Publicador de contenidos

Riesgos de la exposición al cadmio
Cerrar
Noticia
Riesgos de la exposición al cadmio
Redacción 23/06/2022
Roadmap on carcinogens comparte información sobre el cadmio, un metal al que están expuestos 10.000 trabajadores de la UE.
Riesgos de la exposición al cadmio

En la Unión Europea (UE) se estima que 10.000 trabajadores están potencialmente expuestos al cadmio y a sus compuestos, proveniente sobre todo de la fundición y refinación de metales o del aire en plantas industriales que fabrican baterías, recubrimientos o plásticos.

La exposición al cadmio más peligrosa se produce en trabajadores expuestos a polvo o vapores de cadmio, donde calientan compuestos o superficies que contienen este metal, o donde los trabajadores sueldan o cortan con materiales o soldaduras que lo contienen. La vía más común de exposición laboral es la inhalación de polvo y humos, aunque puede haber ingestión incidental de polvo de manos contaminadas.

El cadmio y sus compuestos están clasificados como cancerígenos del Grupo 1 por la International Agency for Research on Cancer (IARC), lo que significa que son cancerígenos para los seres humanos. Causan cáncer de pulmón, pero también se han observado asociaciones con cáncer de riñón y de próstata.


¿Qué es el cadmio?

El cadmio es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre. Tiene propiedades específicas como resistencia a la corrosión, baja temperatura de fusión y alta conductividad térmica y eléctrica, que lo hacen adecuado para una amplia variedad de aplicaciones industriales.

Este metal blanco, plateado, suave e inodoro, se utilizó por primera vez en pigmentos de pintura y como sustituto del estaño. Hoy en día, alrededor de las tres cuartas partes del cadmio se utilizan como componente de electrodo en pilas alcalinas, y el resto se utiliza en pigmentos, revestimientos y como estabilizador de plásticos.


¿Dónde ocurren los riesgos?

Los trabajadores más expuestos al cadmio son los que trabajan en la producción y el refinado de cadmio, la fabricación de baterías de níquel-cadmio (NiCd), la galvanoplastia, la fabricación de pigmentos y las operaciones de soldadura.

Además, los sectores más expuestos a este metal son principalmente la construcción, la fabricación de productos metálicos (especialmente baterías), y las industrias de metales básicos no ferrosos y de fabricación de productos plásticos.


¿Cuáles son los síntomas que produce?

La exposición al cadmio puede causar irritación local de la piel o los ojos. La exposición aguda por inhalación (altos niveles durante un corto período de tiempo) puede provocar síntomas similares a los de la gripe (escalofríos, fiebre y dolor muscular) y puede dañar los pulmones. La exposición crónica (bajo nivel durante un período prolongado) puede provocar enfermedades renales, óseas y pulmonares. Los efectos adversos para la salud primarios y más graves de la exposición a largo plazo al cadmio incluyen disfunción renal, cáncer de pulmón y cáncer de próstata.

El período de latencia entre la exposición y el cáncer relacionado con el cadmio es de aproximadamente 10 años.


¿Qué se puede hacer para prevenir la exposición?

  • Realizar las mediciones de exposición adecuadas frecuentemente para saber cuándo deben tomarse medidas.
  • Formar a los trabajadores sobre los efectos potenciales de la exposición e investigar si estos informan de primeros síntomas
  • La forma más eficaz de prevenir la exposición es mediante la eliminación o sustitución por productos sin cadmio . La sustitución del cadmio por alternativas viables y menos tóxicas es posible en baterías recargables (hidruro metálico de níquel), revestimiento (zinc, aluminio depositado en vapor), pigmentos (sulfuro de cerio) y estabilizadores de plástico.
  • Limitar la duración del tiempo que un trabajador realiza una tarea que implica una exposición potencial a cadmio.
  • Los trabajadores deben contar con un equipo de protección individual (EPI) adecuado, como uso de ropa y protección respiratoria adecuados. Los EPI solo deben usarse como último recurso, después de introducir las posibles soluciones técnicas.

Consulta buenas prácticas con cadmio


Fuente | Roadmap on carcinogens

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Bienvenid@ a tu portal de prevención y salud laboral
Noticia
Riesgos de la exposición al cadmio
Redacción -
Roadmap on carcinogens comparte información sobre el cadmio, un metal al que están expuestos 10.000 trabajadores de la UE.
Imagen impresion

En la Unión Europea (UE) se estima que 10.000 trabajadores están potencialmente expuestos al cadmio y a sus compuestos, proveniente sobre todo de la fundición y refinación de metales o del aire en plantas industriales que fabrican baterías, recubrimientos o plásticos.

La exposición al cadmio más peligrosa se produce en trabajadores expuestos a polvo o vapores de cadmio, donde calientan compuestos o superficies que contienen este metal, o donde los trabajadores sueldan o cortan con materiales o soldaduras que lo contienen. La vía más común de exposición laboral es la inhalación de polvo y humos, aunque puede haber ingestión incidental de polvo de manos contaminadas.

El cadmio y sus compuestos están clasificados como cancerígenos del Grupo 1 por la International Agency for Research on Cancer (IARC), lo que significa que son cancerígenos para los seres humanos. Causan cáncer de pulmón, pero también se han observado asociaciones con cáncer de riñón y de próstata.


¿Qué es el cadmio?

El cadmio es un elemento natural que se encuentra en la corteza terrestre. Tiene propiedades específicas como resistencia a la corrosión, baja temperatura de fusión y alta conductividad térmica y eléctrica, que lo hacen adecuado para una amplia variedad de aplicaciones industriales.

Este metal blanco, plateado, suave e inodoro, se utilizó por primera vez en pigmentos de pintura y como sustituto del estaño. Hoy en día, alrededor de las tres cuartas partes del cadmio se utilizan como componente de electrodo en pilas alcalinas, y el resto se utiliza en pigmentos, revestimientos y como estabilizador de plásticos.


¿Dónde ocurren los riesgos?

Los trabajadores más expuestos al cadmio son los que trabajan en la producción y el refinado de cadmio, la fabricación de baterías de níquel-cadmio (NiCd), la galvanoplastia, la fabricación de pigmentos y las operaciones de soldadura.

Además, los sectores más expuestos a este metal son principalmente la construcción, la fabricación de productos metálicos (especialmente baterías), y las industrias de metales básicos no ferrosos y de fabricación de productos plásticos.


¿Cuáles son los síntomas que produce?

La exposición al cadmio puede causar irritación local de la piel o los ojos. La exposición aguda por inhalación (altos niveles durante un corto período de tiempo) puede provocar síntomas similares a los de la gripe (escalofríos, fiebre y dolor muscular) y puede dañar los pulmones. La exposición crónica (bajo nivel durante un período prolongado) puede provocar enfermedades renales, óseas y pulmonares. Los efectos adversos para la salud primarios y más graves de la exposición a largo plazo al cadmio incluyen disfunción renal, cáncer de pulmón y cáncer de próstata.

El período de latencia entre la exposición y el cáncer relacionado con el cadmio es de aproximadamente 10 años.


¿Qué se puede hacer para prevenir la exposición?

  • Realizar las mediciones de exposición adecuadas frecuentemente para saber cuándo deben tomarse medidas.
  • Formar a los trabajadores sobre los efectos potenciales de la exposición e investigar si estos informan de primeros síntomas
  • La forma más eficaz de prevenir la exposición es mediante la eliminación o sustitución por productos sin cadmio . La sustitución del cadmio por alternativas viables y menos tóxicas es posible en baterías recargables (hidruro metálico de níquel), revestimiento (zinc, aluminio depositado en vapor), pigmentos (sulfuro de cerio) y estabilizadores de plástico.
  • Limitar la duración del tiempo que un trabajador realiza una tarea que implica una exposición potencial a cadmio.
  • Los trabajadores deben contar con un equipo de protección individual (EPI) adecuado, como uso de ropa y protección respiratoria adecuados. Los EPI solo deben usarse como último recurso, después de introducir las posibles soluciones técnicas.

Consulta buenas prácticas con cadmio


Fuente | Roadmap on carcinogens