Publicador de contenidos

Prevenir el consumo de alcohol desde el ámbito laboral es posible
Cerrar
Artículo
Prevenir el consumo de alcohol desde el ámbito laboral es posible
Avatar autor Sonia Alonso
Enfermera especialista en enfermería del trabajo y técnica superior en prevención de riesgos laborales de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL
09/11/2021
Prevenir el consumo de alcohol desde el ámbito laboral es posible

España es el tercer país productor de vino del mundo, con una producción que supera los 40 millones de hectolitros, y se sitúa entre los 10 países del mundo donde más vino se consume.

Sobre la frecuencia de consumo de bebidas con alcohol, es el segundo país de la Unión Europea (UE) que las toma con más frecuencia. Según la European Health Interview Survey (EHIS), el 13 % de los españoles consume diariamente bebidas con alcohol, un porcentaje superado solo por Portugal, donde el 20,7 % de sus habitantes las consume cada día. La media en la UE es de un 8,4 %.

El alcohol es la sustancia adictiva más consumida, el 93 % de la población de 15 a 64 años lo ha consumido alguna vez en su vida, según los datos de la Encuesta sobre alcohol y otras drogas en España (EDADES) 2019/2020.  Y si nos referimos en concreto al ámbito laboral, el 81 % de la población trabajadora ha consumido alcohol en los últimos 12 meses, según los datos de la Encuesta 2019/2020 sobre consumo de sustancias psicoactivas en el ámbito laboral en España.

Por otro lado, el Informe 2020. Alcohol, tabaco y drogas ilegales en España del Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones también pone de manifiesto que el alcohol sigue siendo la sustancia psicoactiva más consumida. Según este informe, el 75,2 % ha consumido alcohol en los últimos 12 meses, el 62,7 % en los últimos 30 días y el 7,4 % diariamente en los últimos 30 días.

El consumo de alcohol tiene consecuencias sobre la salud, tanto en el ámbito laboral como en la sociedad en general. Además, no solamente tienen consecuencias negativas aquellos consumos relacionados con la dependencia al alcohol, también hay que tener en cuenta el consumo que consideramos habitual, el que siempre ha estado ahí.


IMPACTO DEL ALCOHOL SOBRE LA SALUD

El consumo de alcohol representa una carga importante de enfermedad y muerte. Según la OMS, cada año se producen 3 millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, lo que representa un 5,3 % de todas las defunciones.

Según el informe Mortalidad atribuible al alcohol en España, 2001-2017. Metodología y resultados, publicado por el Ministerio de Sanidad en 2020, se estima que para este periodo se le atribuyen al alcohol 15.489 muertes de personas residentes en España igual o mayores a 15 años. De estas, un 73,8 % ocurrieron en hombres y un 55,7 % fueron prematuras, es decir, ocurrieron antes de los 75 años. Es decir, el 4 % (5,4 % en hombres y 2,3 % en mujeres) de las muertes en residentes en España de personas de 15 o más años son contribución del alcohol.

El riesgo de mortalidad aumenta considerablemente con la edad, tanto en hombres como en mujeres.

El riesgo de mortalidad en los consumidores de alcohol es más elevado que en la población general, especialmente entre las personas con un consumo excesivo regular o con trastorno por alcohol, 3 de cada 4 muertes relacionadas con el alcohol se deben a lo anterior.

Las principales causas de mortalidad relacionadas con el consumo de alcohol son el cáncer, las enfermedades digestivas y las enfermedades circulatorias.

También es el factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos. Está asociado con el riesgo de desarrollar importantes enfermedades no transmisibles, como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, así como también traumatismos derivados de la violencia y los accidentes de tránsito. Además, está relacionado con el riesgo de presentar trastornos mentales y comportamentales, incluido el alcoholismo.

Por lo que respecta a la relación entre el alcohol y el cáncer, no existe un nivel seguro de consumo.

Las alteraciones de salud relacionadas con el consumo de alcohol guardan relación con la frecuencia y el tipo de consumo, y también con los años durante los que se ha consumido.


REPERCUSIONES DEL CONSUMO DE ALCOHOL EN E L ÁMBITO LABORAL

El consumo de alcohol tiene un impacto negativo sobre el trabajo. En el 35 % de los accidentes laborales que se producen está presente el alcohol. Pero no solo los trabajadores que consumen alcohol tienen 3 veces más probabilidad de tener un accidente, sino que además, cuando este se produce, es más grave. Las bajas por enfermedad de estos trabajadores dependientes del alcohol tienen un coste 3 veces mayor a las del resto de los empleados.

En resumen, el consumo de alcohol en el trabajo aumenta la probabilidad de que se produzcan accidentes, contribuye a un mayor absentismo y presentismo, conlleva una reducción de la productividad y puede tener repercusiones sobre la rentabilidad de la empresa. Además, puede ser el origen de relaciones conflictivas entre compañeros, influir negativamente en el clima laboral y, por último, llegar a deteriorar la imagen corporativa de la empresa.

Tal y como acabamos de ver, parece imprescindible llevar a cabo programas que prevengan y reduzcan los consumos de alcohol , ya que su implementación aporta múltiples beneficios tanto para la empresa como para el trabajador.


PREVENIR EL CONSUMO DE ALCOHOL DESDE AL ÁMBITO LABORAL

Los lugares de trabajo son considerados como un espacio propicio y prioritario para la promoción de la salud por múltiples motivos, por ejemplo porque los trabajadores pasan en ellos la mitad de las horas del día y algunos, especialmente los más jóvenes, no tienen contacto de forma habitual con el sistema sanitario. Además, la afinidad entre compañeros puede contribuir a instaurar comportamientos saludables. Por ello, la empresa es el escenario idóneo para desarrollar programas de promoción de la salud desde la perspectiva de empresa saludable.

Al igual que es posible promocionar la salud de los trabajadores en aspectos relativos a la salud cardiovascular, la alimentación, la actividad física o el tabaco, entre otros, también es posible y factible cuando se trata del alcohol.

Sí que es cierto que puede resultar algo más complejo debido a las implicaciones sociales y laborales que conlleva su consumo, así como por el estigma social que existe hacía aquellas personas con abuso y dependencia al alcohol. Pero hay que tener en cuenta que estos programas no solo van dirigidos a los trabajadores con abuso o dependencia al alcohol, sino que sus destinatarios son todo el conjunto de trabajadores, independientemente del tipo de consumo que realizan.

La única y principal finalidad de estos programas es la de prevenir el consumo para poder garantizar puestos de trabajo libres de alcohol. Su finalidad nunca debe ser sancionadora y punitiva, todo lo contrario, se debe ayudar y apoyar en los casos que sea necesario. Porque el ámbito laboral no solo es un excelente escenario para promocionar la salud, sino que también actúa como un factor positivo en la rehabilitación de las personas con problemas de consumo. Permitir que estas personas puedan seguir trabajando y les sea factible el poder compaginar el trabajo con la asistencia a programas para superar su dependencia y adicción, constituye un factor de éxito.

A la hora de implantar estos programas, como ocurre con cualquier otro programa de promoción de la salud en el trabajo, es necesario conocer la opinión y el sentir de los trabajadores en relación con este tema.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que las actuaciones que se realicen, relativas a la prevención del consumo de alcohol, se deben contextualizar en un marco de actuación dentro de la organización, siendo indispensable que previamente la empresa se haya posicionado respecto al consumo de alcohol. De ahí la importancia de la existencia de una política preventiva sobre su consumo.

La política es un documento interno y específico para cada empresa. Puede ser parte de una política general o ser un documento independiente, lo que sí que es necesario es que esté escrita, acordada y firmada por la empresa y los representantes de los trabajadores, así como que exista una implicación por parte de todos los estamentos de la empresa. Una vez esté aprobada, se pondrá en conocimiento de todos los trabajadores.

Las actuaciones a desarrollar dependerán de los recursos tanto económicos como humanos con los que pueda contar la empresa. De forma general, podemos clasificar en tres niveles las actuaciones a llevar a cabo:

  • Básico. Engloba actividades de sensibilización de los trabajadores respecto a los aspectos negativos del alcohol, la importancia de reducir el consumo y cómo llevarlo a cabo. Esta sensibilización se puede realizar, por ejemplo, a través de carteles, folletos o material audiovisual.
  • Intermedio. Engloba actividades de intervención y formación de habilidades.
  • Global o integral. Se puede vehiculizar a través de un Programa de Ayuda al Empleado (PAE).


Recursos de MC MUTUAL

Para poder llevar a cabo la sensibilización de los trabajadores, desde MC MUTUAL ponemos a vuestra disposición diferentes materiales:

Además, si eres empresa mutualista podrás inscribir a los trabajadores en el curso online "Prevención del consumo de alcohol" disponible en nuestro campus.

Por último, para conmemorar el Día Mundial sin Alcohol, el lunes 15 de noviembre vamos a realizar el webinario "Gestión del consumo de alcohol y drogas en las organizaciones", al que puedes inscribirte aquí.

Desde MC MUTUAL, animamos a todas las empresas a contribuir en la reducción del consumo de alcohol y a ayudar a los trabajadores con abuso o dependencia. Estamos a disposición de nuestras empresas mutualistas para asesorarlas sobre las cuestiones que se puedan plantear relativas a la implantación de estos programas. De esta forma, además de poder obtener todos los beneficios que se han comentado relativos a su implantación, la empresa se convertirá en un agente social más en la lucha contra el estigma de las personas con problemas de consumo y podrá contribuir a facilitar su recuperación.

Las personas somos seres sociales y, como tal, es esencial el factor protector sobre las conductas adictivas del entorno laboral como parte de nuestro entorno social.


Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado