Publicador de contenidos

La fisioterapia y la terapia ocupacional en la prevención de riesgos laborales
Cerrar
Artículo
La fisioterapia y la terapia ocupacional en la prevención de riesgos laborales
Pilar Moreno
Técnica PRL especialista en ergonomía de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL
25/08/2021
La fisioterapia y la terapia ocupacional en la prevención de riesgos laborales

La fisioterapia y la terapia ocupacional, disciplinas que son primas hermanas, tienen la capacidad de aportar un gran valor añadido a la prevención de riesgos laborales (PRL en adelante), especialmente en lo que respecta a la prevención de los trastornos musculoesqueléticos (TME en adelante), una de las dolencias de origen laboral más habituales en España y en Europa. Yo, personalmente, diplomada en Fisioterapia, abandoné en 2007 el tipo de fisioterapia al que me había dedicado hasta la fecha, el que tiene que ver con las camillas y los equipos de electroterapia para, después de cursar el máster de PRL con sus tres especialidades técnicas, introducirme en el apasionante mundo de la seguridad y la salud en el trabajo, sobre todo a través de la ergonomía y la promoción de la salud. Desde entonces, he conocido a diferentes fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales que un día decidieron seguir este mismo camino.


LA PREVENCIÓN EN ESPAÑA, SIN FISIOTERAPEUTAS/TERAPEUTAS OCUPACIONALES EN EL ÁMBITO LABORAL

Actualmente, las empresas, para el cumplimiento de la Ley 31/95 de PRL, evalúan los riesgos generales y específicos de las instalaciones, equipos y puestos de trabajo con el objetivo de establecer y planificar las correspondientes medidas preventivas. Proporcionan formación general y específica a los trabajadores, coordinan las actuaciones necesarias en caso de emergencia y realizan reconocimientos médicos a los trabajadores según los protocolos establecidos por vigilancia de la Salud, principalmente. A posteriori, es decir, cuando se producen daños como consecuencia de un accidente laboral o de una enfermedad profesional, es cuando, a través de las mutuas, los trabajadores reciben asistencia sanitaria en caso necesario.

Por su lado, en el artículo 18 del RD 39/97 de Servicios de Prevención se exige que los servicios de prevención cuenten para las especialidades técnicas (seguridad, higiene industrial, ergonomía y psicosociología) con técnicos prevencionistas y, para la especialidad de medicina del trabajo, al menos con un médico y un enfermero del trabajo, lo que discretamente abre la puerta a otros profesionales sanitarios.

Valorando la experiencia de países como Noruega, Finlandia y Dinamarca, los cuales reconocen profesionalmente la especialidad de Fisioterapia del Trabajo, los colegios profesionales de fisioterapeutas reivindican frente a las autoridades españolas competentes el reconocimiento de esta especialidad preventiva con el objetivo de dotar a estos profesionales de competencias asistenciales, preventivas y de promoción de la salud, tal y como se detalla a continuación. Este reconocimiento ha demostrado ser de gran importancia, ya que tiene repercusiones en la salud musculoesquelética de los trabajadores y en los costes humanos y económicos que su disfunción genera en trabajadores, empresas y sociedad.


LOS CAMPOS DE ACTUACIÓN DE FISIOTERAPIA Y TERAPIA OCUPACIONES EN EL ÁMBITO LABORAL

La ergonomía en PRL es la especialidad que optimiza el diseño físico y ambiental de los puestos de trabajo para adaptarlos a las características anatómicas, fisiológicas y psicológicas de:

  • Trabajadores sanos.
  • Trabajadores no sanos.
  • Trabajadores especialmente sensibles, como, por ejemplo, aquellos que presentan discapacidades físicas o sensoriales y para los que, a menudo, es indispensable la adaptación de su puesto de trabajo.

La figura del fisioterapeuta y terapeuta ocupacional prevencionista puede realizar el trabajo de campo partiendo con una ventaja respecto a otros profesionales de la prevención, ya que, gracias a su formación de base, disponen de amplios conocimientos de biomecánica y anatomía, así como del comportamiento fisiológico de las estructuras corporales implicadas. Lo realizan a través del análisis de los movimientos y la identificación y evaluación de los riesgos ergonómicos de los puestos de trabajo mediante metodología específica: manipulación de cargas, movimientos repetitivos, posturas forzadas, aplicación de fuerzas y condiciones ambientales. El objetivo final es establecer las medidas preventivas necesarias y su posterior seguimiento, para que los factores de riesgo identificados como banderas rojas no sean susceptibles de causar lesiones.

Además, el margen de una actuación clínica y técnica simultánea dentro de la empresa por parte de un fisioterapeuta o un terapeuta ocupacional tiene un amplio recorrido apenas explorado en nuestro país, lo que hace perder la oportunidad de actuar justo antes y después de que se produzcan los TME. Veamos a qué me refiero:

  • Vigilancia de la salud es la herramienta de la medicina del trabajo dedicada a controlar y a hacer el seguimiento de la repercusión de las condiciones de trabajo sobre la salud de los trabajadores. Sorprende que estas especialidades sanitarias no estén incluidas entre pueden desarrollarla, ya que sus competencias profesionales están especialmente dirigidas a la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de los TME, así como la promoción de la salud física y de la capacidad funcional.
  • Atención precoz frente a sintomatología musculoesquelética. El objetivo consiste en proporcionar tratamiento clínico tan pronto como el trabajador manifieste los primeros síntomas y evitar que la incapacidad se materialice. Paralelamente, en estos casos se hace necesaria una intervención en origen que incluya un análisis de las condiciones de trabajo, para detectar y actuar frente a los factores de riesgo causantes del trastorno.
  • Retorno al trabajo. Tras un largo proceso incapacitante, la reincorporación al puesto de trabajo puede convertirse en una situación de riesgo que provoque la recaída. En estos casos, se hace necesaria una intervención mediante la aplicación de medidas muy específicas que eliminen los posibles obstáculos y así garantizar una readaptación saludable y efectiva. Hablamos de entrenamiento físico, rediseño de las tareas en caso de que el trabajador presente limitaciones, formación-capacitación para la adquisición de buenos hábitos, etc.

Hasta ahora, resulta inusual este puente entre la parte clínico-asistencial y la técnica sin salir de la empresa, si bien el servicio de PRL puede solucionarlo gracias a la figura de un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional prevencionista, el cual es la llave para satisfacer este tipo de intervenciones asistencial y técnicas simultáneas con total competencia.

En el campo de la formación preventiva, existe margen más allá de las generales y las específicas de los riesgos de los puestos de trabajo. A menudo, los trabajadores disponen de unas condiciones óptimas a todos los niveles en su puesto de trabajo y, en general, han recibido la capacitación específica del puesto de trabajo, así como las mencionadas formaciones de PRL. Sin embargo, nadie les ha proporcionado una formación ergonómica para realizar las tareas concretas de su puesto de trabajo. Estamos hablando de informarles de cuáles son los agarres óptimos para cada tarea, cuál es la mejor manera de transportar cada tipo de carga, la secuencia óptima de las diferentes tareas, etc. Este "traje a medida" resulta de gran utilidad para acabar comprometiendo al trabajador en su papel activo en la prevención de sus propios TME, tal y como demuestran los programas BBS (Behavior Based Safety) desarrollados en el campo de la ergonomía, ya que facilitan la adquisición e integración individual de unos correctos y óptimos hábitos posturales.

La promoción de la salud es uno de los últimos conceptos por el que están apostando tanto las administraciones e instituciones públicas relacionadas con la seguridad y salud laboral como las empresas, en el sentido de ir más allá de las obligaciones normativas de PRL. La evidencia nos dice que las intervenciones en promoción de la salud repercuten en la cadena trabajador-cliente- beneficio, de modo que se demuestra la eficacia de las inversiones realizadas. Para ello, el papel del fisioterapeuta y el terapeuta ocupacional prevencionista es un perfil idóneo para diseñar e implementar iniciativas que transmitan y comuniquen los mensajes que permiten alcanzar el bienestar físico, mental y social a partir de un estilo de vida saludable.

Las administraciones públicas competentes se dotan para todas las especialidades de PRL de equipos humanos pluri, multi e interdisciplinares para el desarrollo actuaciones en el ámbito del asesoramiento técnico, la formación, la investigación y la elaboración de normas legales. Sin duda, los fisioterapeutas y terapeutas ocupacionales con formación en PRL y amplio bagaje profesional, son perfiles que enriquecerían con sus aportaciones a estos equipos que trabajan en la especialidad de ergonomía y la promoción de la salud.


NECESIDADES VENIDERAS

Tal y como os he mostrado, en España la fisioterapia y la terapia ocupacional en campo de la PRL y la promoción de la salud están poco desarrolladas en comparación con otros países, a pesar de que sus profesionales son los mejor cualificados para la prevención y el tratamiento de los trastornos musculoesqueléticos de origen laboral que, como antes mencionaba, representan el principal problema de salud entre los trabajadores españoles y europeos. Pasar de tener contratado a un fisioterapeuta externo para la terapia clínica, en el mejor de los casos, a disponer de uno de manera permanente que forme parte del servicio de prevención es el reto que tenemos por delante.

Como comentaba al inicio, yo misma, igual que mis homólogos que decidieron orientar su trayectoria profesional hacia la prevención, nos hemos ido haciendo, construyendo y formando a medida que las necesidades y las oportunidades se han ido presentando.

Actualmente, disponemos de la experiencia necesaria para garantizar que los próximos profesionales que vayan a incorporarse lo hagan, de base, suficientemente preparados. Sin embargo, debemos reclamar la regulación y aprobación de un programa formativo, de manera análoga a la especialidad de enfermería del trabajo y, por tanto, el reconocimiento de la especialidad de fisioterapia del trabajo y de terapia ocupacional en el ámbito laboral.

 

Este artículo fue publicado previamente en la revista Gestión Práctica de Riesgos Laborales (Nº 192, 1 de may. de 2021, Editorial Wolters Kluwer)

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

Referencias

No hay referencias

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado