Publicador de contenidos

COVID-19. Nuevas cepas, viejas medidas y nuevos estudios
Cerrar
Noticia
COVID-19. Nuevas cepas, viejas medidas y nuevos estudios
Redacción 02/12/2021
A la espera de la siguiente ola, que ya ha empezado a azotar las principales ciudades europeas, surgen estudios sobre las nuevas cepas y la eficacia de la distancia de seguridad, así como nuevas directrices relativas a la de vacunación.
COVID-19. Nuevas cepas, viejas medidas y nuevos estudios

Nuevas cepas

Crece la preocupación por una nueva cepa del virus detectada la semana pasada e identificada por primera vez en África. Se caracteriza, al parecer, por una alta capacidad de mutación y potencial para evadir la inmunidad previa e incrementar su transmisibilidad. Los científicos y autoridades sanitarias de Sudáfrica han confirmado la detección de esta nueva variante del SARS-CoV-2, identificada inicialmente como B.1.1.529 y bautizada como ómicron.

A pesar de la alarma, al ser declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una variedad 'preocupante', el hecho de que tenga muchas mutaciones no es automáticamente algo malo, falta conocer qué cambios provocan. Hasta la fecha no se han informado síntomas inusuales y todavía no hay datos claros sobre su impacto en la vida real. Por lo tanto, no se puede saber con certeza si se propaga más rápido, si hace que las vacunas o los medicamentos sean menos efectivos o si conduce a una enfermedad más grave. Actualmente, son sospechas pendientes de confirmar.


Distancia y otras medidas

Mientras tanto, seguimos aprendiendo sobre el virus, analizando e intentando mejorar las medidas preventivas recomendadas, que se han ido adaptando a la situación epidemiológica del momento. De ahí que siguen surgiendo nuevos estudios para analizar la efectividad del distanciamiento físico. En este caso, un estudio llevado a cabo por ingenieros de la Universidad de Cambridge señala que la distancia de dos metros frente a la COVID-19 no garantiza la protección frente al contagio, ya que, a partir de las simulaciones realizadas, una persona con coronavirus y sin mascarilla puede infectar a otra situada a dos metros, incluso al aire libre. La distancia a la que las gotitas emitidas pueden llegar al toser depende de su tamaño, pero también de las condiciones del entorno, de cómo tose la persona, la cantidad de virus que contienen las gotas, etc. Los responsables del estudio recomiendan considerar esta gran variabilidad de condicionantes a la hora de establecer medidas de seguridad.

El estudio anterior va en la línea de que cada vez se da más importancia a mantener una correcta ventilación de los lugares cerrados, al haberse demostrado que la transmisión del virus a través de los aerosoles es de especial relevancia. Y nos emplaza irremediablemente a revisar nuestras medidas preventivas en cuanto a la ventilación y el uso de mascarilla, fomentado su uso en espacios cerrados y especialmente si están mal ventilados.


Vacunación

No podemos obviar hablar de la vacunación como medida preventiva prioritaria. Actualmente, la cobertura vacunal en España es muy alta, alcanzando un 89,2 % de la población diana (de 12 años o más) que tiene la pauta vacunal completa. Se prevé que el porcentaje de población vacunada aumente en los próximos meses a raíz de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha respaldado la extensión de la actual licencia europea de las farmacéuticas Pfizer y BioNTech para el uso de su vacuna contra la COVID-19 en niños de entre 5 y 11 años.

Además, para mejorar la inmunidad de la población vacunada ya se incluyó en la estrategia de vacunación la administración de la tercera dosis en los colectivos de edad más avanzada y, a fecha de 23 de noviembre, la Comisión de Salud Pública aprobó la administración a las personas entre 60 y 69 años y al personal sanitario y sociosanitario de una dosis de recuerdo de la vacuna frente a la COVID-19.

Con esta misma finalidad existe la recomendación de administrar una dosis de recuerdo a las personas que recibieron una dosis de la vacuna de Janssen.

Por todo ello, habrá que confiar en que la llegada de esta nueva ola no tenga un importante impacto negativo, al poder minimizar con la vacunación la trasmisión de la enfermedad y también las formas más graves.

Aunque está claro que la pandemia no ha terminado, hemos ganado algunas batallas, pero no podemos bajar la guardia. Tenemos establecidas unas recomendaciones para prevenir la transmisión de la COVID-19, pero no es suficiente con conocerlas, sino que es necesario llevarlas a cabo y apelar a la autorresponsabilidad de cada uno para que se cumplan. La vacunación y las medidas preventivas por todos conocidas, aunque no son un escudo infranqueable, han demostrado ser una buena defensa.


Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado