Publicador de contenidos

Consejos para prevenir la fatiga visual
Cerrar
Artículo
Consejos para prevenir la fatiga visual
Avatar autor Elena Caballero
Técnica PRL y Jefa del Departamento de Formación y Sensibilización de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL
29/03/2022
Consejos para prevenir la fatiga visual

El Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España indica que aproximadamente un 75 % de los usuarios de ordenador padecen el denominado síndrome de fatiga visual.

A través del sentido de la vista percibimos el 90 % de la información de nuestro entorno. Es mediante este sentido que interactuamos de forma ágil con personas y elementos de nuestro alrededor y, de un tiempo a esta parte, también ha aumentado la interacción con dispositivos electrónicos.

Desde la época de los años 80 los ordenadores se implantaron de forma masiva, y cada vez son más los usuarios que utilizan estos equipos como herramienta de trabajo, así como también en su hogar. Además de los ordenadores, cada vez nos movemos en un mundo más interactivo gracias a las tablets, smartphones y otros dispositivos, donde nuestros ojos son una pieza clave. Así, es cada vez más habitual encontrar usuarios que trabajan todo el día delante del monitor, consultan su smartphone en el transporte público, mientras van de camino a casa, donde una vez allí consultan su ordenador personal, para finalizar el día delante del televisor. Es fácil que, debido a esta sobreexposición, tengamos síntomas de fatiga visual, como son visión borrosa, halos luminosos, picor y molestia ocular, fotofobia o cefaleas, entre otros.

Los ordenadores, las tablets y los smartphones tienen unas demandas visuales similares, ya que todos cuentan con pantallas que se iluminan. Esto supone un cierto inconveniente para los ojos del usuario ya que, normalmente, mantener la mirada fija en una fuente de luz directa provoca fatiga visual. Los e-book, por el contrario, utilizan tinta electrónica, lo que significa que sus pantallas no están iluminadas, sino que ofrecen una imagen que debe ser iluminada desde fuera, como ocurre con el papel. Por lo tanto, al igual que con un libro impreso, el nivel de luz ambiental resulta clave para una visión cómoda. En cualquier caso, la lectura de un libro electrónico, un ordenador o un libro en papel, independientemente de si la pantalla está retroiluminada o no, va a suponer una demanda visual, por lo que es recomendable tener en cuenta algunos consejos para conservar nuestro sentido de la vista.

Además del dispositivo, hay otros aspectos que cobran una especial importancia y que repercuten directamente para mantener una higiene visual correcta: la distancia de lectura, la ubicación del dispositivo, las condiciones de iluminación y los descansos visuales.


RECOMENDACIONES PARA UNA HIGIENE VISUAL

Las recomendaciones de ergonomía visual no son únicamente para usuarios que manifiestan fatiga, sino también para aquellos que, siendo asintomáticos, quieran prevenirla.


A la hora de leer

Es importante mantener una distancia de lectura adecuada. Cuando se trata de documentos o libros convencionales, la lectura es más confortable para los ojos cuando es sobre un plano ligeramente inclinado (15-20º), y la separación ideal es aproximadamente de 30-40 cm. Además, si apoyamos los antebrazos sobre el plano de trabajo o una superficie, evitaremos la fatiga muscular en la zona cervical y los hombros. Por eso, la posición ideal para leer o trabajar sobre documentos es sentado (evitando leer acostado o inclinado sobre el costado) y con un buen apoyo de los pies en el suelo.


Uso de ordenadores

Es recomendable dejar espacio libre suficiente para colocar el monitor a la distancia mínima recomendada, es decir, más de 40 cm. La pantalla deberá estar frente a nosotros, de forma que la parte superior quede a la altura de los ojos o ligeramente por debajo y pueda ser visualizada dentro del espacio comprendido entre la línea de visión horizontal y la trazada a 60º bajo la horizontal. Se aconseja también inclinar ligeramente la pantalla (acercando la parte inferior hacia nosotros) para adecuarla a nuestro campo visual. Si al colocar la pantalla sobre la CPU queda demasiado elevada, mejor colocarla directamente sobre la mesa o sobre un soporte con la altura adecuada. Algunas pantallas planas disponen también de regulación en altura.

Por otro lado, en los monitores de ordenador, a diferencia de los dispositivos de tinta electrónica, la imagen no es fija y se refresca o actualiza cada cierto tiempo, produciendo un parpadeo muchas veces inapreciable para el ojo. Es conveniente comprobar que esta velocidad de refresco es la más alta que permita el equipo para que tenga un menor impacto en la visión, así como también es conveniente configurar los parámetros del monitor de contraste, brillo y ajustes de color.


Delante del televisor

la distancia debe ser igual o superior al doble de la diagonal de la pantalla. Es aconsejable mirar la pantalla con luz ambiental y nunca con la luz apagada, y evitar ver la televisión tumbados para no penalizar a ninguno de los dos ojos.


Tablets o smartphones

Cuando utilizamos tablets o smartphones, debemos procurar mantener una posición erguida de espalda y zona cervical, utilizarlos a una distancia mínima de 30 cm y, siempre que sea posible, buscaremos puntos de apoyo para descansar los brazos, evitando sujetar el dispositivo en el aire. También será recomendable cambiar de postura regularmente y estirar para fomentar la recuperación muscular.


Iluminación

La iluminación es muy importante para evitar un sobreesfuerzo visual. Esta debe ser suficiente para el tipo de tarea que realice el usuario y, siempre que sea posible, es preferible una combinación de luz natural y artificial.

El exceso de luz se puede evitar apantallando las luminarias y disponiendo las ventanas con cortinas, nunca situadas delante o detrás del usuario, ya que son fuente de deslumbramientos o reflejos sobre la pantalla que pueden provocar disconfort visual, así como posturas forzadas al intentar evitarlos. Cuando hay déficit de iluminación, es recomendable trabajar con la luz del techo y otra directamente sobre el plano de trabajo, sin incidir directamente en los ojos, sin deslumbrar cuando miramos al monitor o televisor, y evitando las sombras al escribir o leer.

En todos los casos, para evitar la fatiga visual que supone el tener que enfocar a distancias cortas se recomienda que, regularmente, se dirija la vista durante unos segundos a puntos lo más alejados posible.


Ejercicios oculares

También existen algunos ejercicios oculares para favorecer la relajación de la musculatura ocular, como se puede observar en el esquema de la figura 1.

Figura 1. Ejercicios oculares

 


EN GENERAL

Además de seguir los consejos descritos anteriormente, adoptar unos hábitos saludables también contribuye a preservar nuestra salud visual:

  • Seguir una alimentación sana. Las vitaminas A, C y E, minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina y los ácidos omega 3, son esenciales para la retina y para retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares. Estas sustancias se encuentran en las verduras, frutas, pescado azul, mariscos y frutos secos.
  • Evitar frotarse los ojos. Ante la aparición de molestias como enrojecimiento, dolor y lagrimeo por reflejo es aconsejable el uso de lágrimas artificiales, tanto en estas ocasiones como en situaciones ambientales adversas (calefacción, aire acondicionado, humo, etc.). Debemos evitar frotarnos los ojos, ya que existe el riesgo de llevar bacterias a estos o dañar la superficie ocular.
  • Proteger los ojos del sol. La radiación ultravioleta (UV) produce alteraciones agudas y crónicas en todas las estructuras del ojo. Es imprescindible protegerlos, incluso en los días nublados, utilizando gafas de sol homologadas con protección garantizada (filtro contra los UV). 
  • Hacer deporte y ejercicio al aire libre beneficia y proporciona descanso a los ojos. No obstante, cuando sea necesario es preciso practicar deporte con las gafas adecuadas. Esto no solo protegerá los globos oculares de la radiación solar, sino también de posibles traumatismos y del daño causado por factores ambientales como el viento, el polvo y la arena.
  • Visitar al oftalmólogo periódicamente, normalmente una vez al año o en el momento en que aparezca fatiga, dolores de cabeza, visión borrosa, falta de concentración o cualquier otro síntoma relacionado con la visión. La degeneración macular y el glaucoma, entre otras patologías, tienen mejor pronóstico si son detectadas y tratadas precozmente. Los errores refractivos no corregidos conllevan un esfuerzo visual con dificultad para enfocar, fatiga ocular y cefaleas.


Licencia de Creative Commons

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

Referencias

No hay referencias

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado