Publicador de contenidos

Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación
Cerrar
Noticia
Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación
Redacción 28/06/2021
Otros colectivos reclaman un tratamiento similar
Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación

Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación, como ya hacen muy diversos colectivos profesionales sometidos a condiciones laborales de naturaleza excepcionalmente peligrosa, tóxica o insalubre. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones tiene la intención de impulsar la medida en los próximos días, cuando está a punto de acordar con los sindicatos el último paquete de la reforma de pensiones que prevé incentivar el retraso a la jubilación y la penalización de retiro antes de la edad legal.

La decisión del ministerio está perfectamente justificada porque el amianto mata de forma directa a 1.900 personas al año y sigue presente en los colegios, en los que estudian cerca de un millón de niños, en grandes cocheras, naves de almacenaje y en el Metro de Madrid, dónde han estado expuestos al amianto más de 3.500 trabajadores. Solo en Madrid, 59 centros escolares públicos, según reconocía el Ayuntamiento de la capital, tenían este material altamente contaminante y peligroso, con el consiguiente impacto en la salud de alumnos, profesores y personal de los colegios. También está presente en los trajes ignífugos de pilotos y de los bomberos.

Los trabajadores que han estado en contacto con el amianto tendrán la misma posibilidad de adelantar su jubilación sin ningún tipo de sanción que la que tienen bomberos, pilotos, policías locales, artistas, toreros o los miembros de la Ertzaintza, que desempeñan trabajos excepcionalmente penosos, peligrosos, tóxicos o insalubres. Además, en estas profesiones se acusa elevados índices de morbilidad o mortalidad. Para anticipar su retiro deberán acreditar en esas profesiones un mínimo de actividad y que se cumplan con los requisitos generales exigidos.

Algunos pueden incluso salir del mercado laboral mucho antes de los 60. Es el caso de los mineros del carbón, que por su condición laboral especialmente penosa gozan de un régimen de protección excepcional respecto al resto. El Régimen Especial de la Seguridad Social para la Minería del Carbón reconoce una reducción de la edad de acceso a la jubilación de acuerdo con el tiempo que se ha desarrollado la actividad, sin que pueda ser nunca inferior a 52 años. Mientras, los policías locales pueden iniciar su retiro a los 59 años y 36 años cotizados sin sufrir recorte alguno, ya que este colectivo sobrecotizar, junto a las administraciones, para poder pagar su pensión anticipada.

Ante estas opciones de retiro favorecedoras, a las que hay que añadir la de los funcionarios del Régimen de Clases Pasivas,  que pueden jubilarse a los 60 años con el requisito de haber trabajado 30 en la Administración (en el caso del personal de las Cortes, 35), numerosos colectivos profesionales que agrupan a cientos de miles de trabajadores han reivindicado adelantar incluso a los 60 años la jubilación o que no se les penalice por hacerlo de forma anticipada.


Actividades peligrosas

Las enfermeras (cerca de 256.000 en España), más de un millón de transportistas de mercancías y viajeros, los cerca de 1,2 millones de trabajadores de la construcción o los agentes Policía Foral Navarra reclaman dejar sus labores antes de la edad legal de jubilación y defienden que sus profesiones son peligrosas y penosas, y que estar trabajando a determinadas edades supone un riesgo importante para ellos e indirectamente para al resto de los ciudadanos.

Los enfermeros y enfermeras, representados en el Sindicato de Enfermería (Satse), llevan años reivindicando que no se penalice su retiro anticipado y aseguran que ahora, tras su labor en la lucha contra la COVID-19 durante los peores meses de la pandemia, sería un momento oportuno para reconocerles ese derecho. El sindicato asegura que la Ley General de la Seguridad Social prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a la pensión de jubilación pueda ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre, y defienden que el colectivo al que representa sobradamente cumple estos requisitos.

Los efectos negativos del trabajo prolongado de las enfermeras, que tienen que dar respuestas rápidas en situaciones límite, son físicos, psicológicos y emocionales, y desde Satse se asegura que el retiro no supondría un coste mayor a la Seguridad Social porque se prevé una sobrecotización. También saldrían beneficiados, señala, los pacientes, que se verían mejor atendidos por personas de menos edad y con plenas cualidades.


7.000 kilómetros al mes

La edad mínima exigida a los transportistas para cobrar la pensión de jubilación completa es de 65 años, pero para desarrollar su labor deben estar en plena forma y sus sentidos responder como cuando tenían 25. Los camioneros están expuestos de manera constante a accidentes, algunos transportan y cargan mercancías peligrosas, y de media hacen 7.000 kilómetros mensuales y conducen 135 horas al mes. En un año pueden hacer más de 80.000 kilómetros. En 2020 hubo 93 accidentes de camiones que transportaban mercancía peligrosa, murieron 4 personas, y la fatiga, los fallos humanos y el cansancio estuvieron presentes en el 41% de los casos. En 2019, los transportistas sufrieron 27.000 accidentes de trabajo con baja y murieron 209 personas.

Por su parte, la Policía Foral Navarra lleva 12 años reivindicando un retiro anticipado igual que el que disfrutan policías locales y la Ertzaintza (que tiene 8.000 agentes). Considera que la actual situación resulta injusta, desigual y discriminatoria con respecto a los demás Cuerpos, una situación que han calificado de "inaudita". La comisión de personal de Policía Foral, compuesta por los principales sindicatos, anunció hace unos días movilizaciones ante la demora de la aplicación de la medida. "El trabajo policial es el mismo en la Policía Foral que en la Ertzaintza o en la Policía Municipal de Pamplona, sin embargo, el Gobierno no lo reconoce como tal. Adelantar la edad de jubilación es posible gracias a la normativa existente desde 2011 para cualquier colectivo que reúna una serie de requisitos", remarcaron los sindicatos.

Mientras, el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) ha reivindicado en diferentes ocasiones establecer coeficientes reductores y anticipar la edad de jubilación para diferentes actividades expuestas a trabajos peligrosos, tóxicos o penosos, como la fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones en la especialidad de fundición de metales, en la especialidad de construcción de túneles y obras subterráneas, en la actividad de conductor mecánico en el sector de transportes de mercancías por carretera, y para la actividad de trabajos de pocería en la industria del sector de la construcción.

Fuente | La Información

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Bienvenid@ a tu portal de prevención y salud laboral
Noticia
Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación
Redacción -
Otros colectivos reclaman un tratamiento similar
Imagen impresion

Los trabajadores que se han expuesto al amianto podrán anticipar su acceso a la jubilación, como ya hacen muy diversos colectivos profesionales sometidos a condiciones laborales de naturaleza excepcionalmente peligrosa, tóxica o insalubre. El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones tiene la intención de impulsar la medida en los próximos días, cuando está a punto de acordar con los sindicatos el último paquete de la reforma de pensiones que prevé incentivar el retraso a la jubilación y la penalización de retiro antes de la edad legal.

La decisión del ministerio está perfectamente justificada porque el amianto mata de forma directa a 1.900 personas al año y sigue presente en los colegios, en los que estudian cerca de un millón de niños, en grandes cocheras, naves de almacenaje y en el Metro de Madrid, dónde han estado expuestos al amianto más de 3.500 trabajadores. Solo en Madrid, 59 centros escolares públicos, según reconocía el Ayuntamiento de la capital, tenían este material altamente contaminante y peligroso, con el consiguiente impacto en la salud de alumnos, profesores y personal de los colegios. También está presente en los trajes ignífugos de pilotos y de los bomberos.

Los trabajadores que han estado en contacto con el amianto tendrán la misma posibilidad de adelantar su jubilación sin ningún tipo de sanción que la que tienen bomberos, pilotos, policías locales, artistas, toreros o los miembros de la Ertzaintza, que desempeñan trabajos excepcionalmente penosos, peligrosos, tóxicos o insalubres. Además, en estas profesiones se acusa elevados índices de morbilidad o mortalidad. Para anticipar su retiro deberán acreditar en esas profesiones un mínimo de actividad y que se cumplan con los requisitos generales exigidos.

Algunos pueden incluso salir del mercado laboral mucho antes de los 60. Es el caso de los mineros del carbón, que por su condición laboral especialmente penosa gozan de un régimen de protección excepcional respecto al resto. El Régimen Especial de la Seguridad Social para la Minería del Carbón reconoce una reducción de la edad de acceso a la jubilación de acuerdo con el tiempo que se ha desarrollado la actividad, sin que pueda ser nunca inferior a 52 años. Mientras, los policías locales pueden iniciar su retiro a los 59 años y 36 años cotizados sin sufrir recorte alguno, ya que este colectivo sobrecotizar, junto a las administraciones, para poder pagar su pensión anticipada.

Ante estas opciones de retiro favorecedoras, a las que hay que añadir la de los funcionarios del Régimen de Clases Pasivas,  que pueden jubilarse a los 60 años con el requisito de haber trabajado 30 en la Administración (en el caso del personal de las Cortes, 35), numerosos colectivos profesionales que agrupan a cientos de miles de trabajadores han reivindicado adelantar incluso a los 60 años la jubilación o que no se les penalice por hacerlo de forma anticipada.


Actividades peligrosas

Las enfermeras (cerca de 256.000 en España), más de un millón de transportistas de mercancías y viajeros, los cerca de 1,2 millones de trabajadores de la construcción o los agentes Policía Foral Navarra reclaman dejar sus labores antes de la edad legal de jubilación y defienden que sus profesiones son peligrosas y penosas, y que estar trabajando a determinadas edades supone un riesgo importante para ellos e indirectamente para al resto de los ciudadanos.

Los enfermeros y enfermeras, representados en el Sindicato de Enfermería (Satse), llevan años reivindicando que no se penalice su retiro anticipado y aseguran que ahora, tras su labor en la lucha contra la COVID-19 durante los peores meses de la pandemia, sería un momento oportuno para reconocerles ese derecho. El sindicato asegura que la Ley General de la Seguridad Social prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a la pensión de jubilación pueda ser rebajada en aquellos grupos o actividades profesionales cuyos trabajos sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre, y defienden que el colectivo al que representa sobradamente cumple estos requisitos.

Los efectos negativos del trabajo prolongado de las enfermeras, que tienen que dar respuestas rápidas en situaciones límite, son físicos, psicológicos y emocionales, y desde Satse se asegura que el retiro no supondría un coste mayor a la Seguridad Social porque se prevé una sobrecotización. También saldrían beneficiados, señala, los pacientes, que se verían mejor atendidos por personas de menos edad y con plenas cualidades.


7.000 kilómetros al mes

La edad mínima exigida a los transportistas para cobrar la pensión de jubilación completa es de 65 años, pero para desarrollar su labor deben estar en plena forma y sus sentidos responder como cuando tenían 25. Los camioneros están expuestos de manera constante a accidentes, algunos transportan y cargan mercancías peligrosas, y de media hacen 7.000 kilómetros mensuales y conducen 135 horas al mes. En un año pueden hacer más de 80.000 kilómetros. En 2020 hubo 93 accidentes de camiones que transportaban mercancía peligrosa, murieron 4 personas, y la fatiga, los fallos humanos y el cansancio estuvieron presentes en el 41% de los casos. En 2019, los transportistas sufrieron 27.000 accidentes de trabajo con baja y murieron 209 personas.

Por su parte, la Policía Foral Navarra lleva 12 años reivindicando un retiro anticipado igual que el que disfrutan policías locales y la Ertzaintza (que tiene 8.000 agentes). Considera que la actual situación resulta injusta, desigual y discriminatoria con respecto a los demás Cuerpos, una situación que han calificado de "inaudita". La comisión de personal de Policía Foral, compuesta por los principales sindicatos, anunció hace unos días movilizaciones ante la demora de la aplicación de la medida. "El trabajo policial es el mismo en la Policía Foral que en la Ertzaintza o en la Policía Municipal de Pamplona, sin embargo, el Gobierno no lo reconoce como tal. Adelantar la edad de jubilación es posible gracias a la normativa existente desde 2011 para cualquier colectivo que reúna una serie de requisitos", remarcaron los sindicatos.

Mientras, el sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) ha reivindicado en diferentes ocasiones establecer coeficientes reductores y anticipar la edad de jubilación para diferentes actividades expuestas a trabajos peligrosos, tóxicos o penosos, como la fabricación de productos de hierro, acero y ferroaleaciones en la especialidad de fundición de metales, en la especialidad de construcción de túneles y obras subterráneas, en la actividad de conductor mecánico en el sector de transportes de mercancías por carretera, y para la actividad de trabajos de pocería en la industria del sector de la construcción.

Fuente | La Información