Publicador de contenidos

Impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras
Cerrar
Noticia
Impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras
Redacción 10/06/2022
Salud Laboral de Navarra organiza una jornada para concienciar a las empresas sobre el impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras. Las conclusiones de la campaña de visitas a empresas "Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas", enmarcada en el proyecto Life NAdapta, destacan la importancia de identificar y prevenir los riesgos provocados por estrés térmico.
Impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras

La incidencia que el cambio climático tiene en la salud de las personas y la necesidad de contemplar medidas preventivas en el ámbito del trabajo fueron los ejes de la jornada Cambio climático en Navarra y su impacto en la salud laboral, organizada por el Servicio de Salud Laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) y que se realizó el pasado 2 de junio en la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

El encuentro, dirigido a profesionales de la prevención, empresas con mayor riesgo de exposición a temperaturas extremas y organizaciones sindicales, sirvió de foro para conocer las conclusiones de la campaña de visitas a empresas Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas, enmarcada en las actuaciones desarrolladas en el área de salud del proyecto LIFE NAdapta sobre la estrategia de adaptación de Navarra al cambio climático.

En el transcurso de la jornada, se presentó el documento Orientaciones para la vigilancia de la salud de la población trabajadora expuesta a altas temperaturas, una guía elaborada por personal técnico y sanitario del ISPLN que pretende ofrecer información práctica a los servicios preventivos para la realización de una correcta vigilancia de la salud a las personas con mayor riesgo de exposición.

Según los datos registrados, de los 111 casos de patologías asociadas al calor, atendidas en los centros sanitarios de Navarra en los dos últimos años, 31 estaban relacionados directamente con la actividad laboral, de los cuales 22 fueron golpes de calor.


Campaña de visitas a empresas

La jornada abrió con la intervención de Peio Oria, delegado territorial de AEMET en Navarra, que contextualizó la realidad del cambio climático y sus repercusiones y consecuencias en diferentes ámbitos. Estrella Miqueleiz, coordinadora del área de salud del proyecto LIFE NAdapta, explicó brevemente las líneas generales de trabajo que desde el ISPLN se están realizando en el marco del proyecto, y entre las que se encuentra la de vigilancia de las condiciones de trabajo y consecuencias del cambio climático, y temperaturas extremas en la salud de los trabajadores. Este eje ha tenido como actuación principal la campaña Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas, desarrollada entre los años 2019 y 2021.

El objetivo prioritario de esta iniciativa ha sido conocer cómo se identifica, evalúa y gestiona el riesgo de disconfort y de estrés térmico en el ámbito laboral, ya sea por exposición a calor o a frío. Para ello, personal técnico del ISPLN ha visitado un total de 245 empresas, seleccionadas entre aquellas que desarrollan su actividad en exteriores, por su elevado riesgo potencial de exposición a estrés térmico y altas temperaturas y teniendo en cuenta, además, que estuviesen representadas las tres zonas isoclimáticas de Navarra.

Según se desprende de los resultados, que fueron presentados por Amelia Aguilar, técnica de prevención del Servicio de Salud Laboral, el 84,6 % de las empresas visitadas identifica el riesgo de exposición a temperaturas extremas y, además, un 24 % lo hace correctamente como estrés térmico. Sin embargo, el 53,4 % de las empresas con potencial riesgo no refleja en su planificación medidas preventivas al respecto.

Por lo que se refiere a la gestión en materia preventiva, un 89 % de las empresas visitadas tenía contratada la vigilancia de la salud. En un 13,4 % no se realizaron reconocimientos médicos laborales. Por último, en un 35,4 % de las empresas visitadas se reconoce la existencia de personal vulnerable (edad avanzada, patologías, embarazadas, etc.).

Como conclusiones principales se destacó que, en general, "el estrés térmico se identifica de manera incorrecta y no se evalúa con metodologías específicas". Esto supone una infravaloración del riesgo que hace que las medidas planificadas resulten insuficientes o incorrectas y que, realmente, "exista un riesgo para la salud de la población trabajadora expuesta".

La campaña ha evidenciado también la existencia de personal con mayor grado de vulnerabilidad a la exposición a temperaturas elevadas, en su mayoría pertenecientes a los siguientes grupos: edad avanzada, personas que sufren patologías y aquellas que toman determinada medicación. El hecho de que estas personas no sean identificadas correctamente supone, en la práctica, que no se planifiquen medidas preventivas específicas para ellas.  

Teniendo en cuenta lo anterior y como primera medida, personal técnico y sanitario del Servicio de Salud Laboral ha elaborado la guía Orientaciones para la vigilancia de la salud de la población expuesta a altas temperaturas. Según señaló Nieves Sagües, médica especialista en medicina del trabajo y una de las personas que ha participado en su elaboración, "se trata de un documento práctico, de ayuda a los servicios de prevención para la realización de una correcta vigilancia de la salud de la población trabajadora expuesta a altas temperaturas y, dentro de este grupo, a las personas con una especial vulnerabilidad, para así poder proponer medidas preventivas".


Proyecto LIFE NAdapta

El proyecto LIFE NAdapta tiene como objetivo la adaptación de Navarra a los efectos del cambio climático. Está liderado por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, y en él participan, además del Departamento de Salud, las empresas públicas GAN-NIK, INTIA, NASUVINSA-Lursarea y NILSA, así como la Universidad Pública de Navarra. El proyecto concreta 53 medidas para desarrollar en seis áreas estratégicas diferentes: agua, bosques, agricultura, salud, infraestructuras y planificación territorial, y monitorización.

El ISPLN es el responsable de la coordinación y del desarrollo y ejecución de las acciones comprendidas dentro del área de salud y trabaja en los diferentes sistemas de información y registro de las principales consecuencias del cambio climático en este ámbito: eventos climáticos extremos, calidad del aire, riesgos emergentes y vectores transmisores de enfermedades, así como en la evaluación del impacto de estos factores en la salud de la población.

La información obtenida se difunde tanto a profesionales, personas trabajadoras, como a la población general, con el objetivo de contribuir a evitar o atenuar los riesgos para la salud asociados a la emergencia climática.

Por lo que al ámbito específico de salud laboral se refiere, además de la campaña de visitas, se han desarrollado de forma paralela otro tipo de actuaciones. Entre ellas destaca el seguimiento de los accidentes de trabajo declarados en el sistema de Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados (DELTA), asociados al calor y/o estrés térmico, así como de otras enfermedades que puedan tener relación con las consecuencias del cambio climático.

Por otra parte, durante el periodo estival se analizan también las atenciones prestadas en los dispositivos asistenciales de Urgencias del SNS-O, con la finalidad de detectar los casos que puedan tener un origen laboral de patologías derivadas de exposición a calor y/o estrés térmico, para solicitar su declaración como accidente de trabajo cuando corresponda.


Fuente | navarra.es

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Bienvenid@ a tu portal de prevención y salud laboral
Noticia
Impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras
Redacción -
Salud Laboral de Navarra organiza una jornada para concienciar a las empresas sobre el impacto del cambio climático en la salud de las personas trabajadoras. Las conclusiones de la campaña de visitas a empresas "Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas", enmarcada en el proyecto Life NAdapta, destacan la importancia de identificar y prevenir los riesgos provocados por estrés térmico.
Imagen impresion

La incidencia que el cambio climático tiene en la salud de las personas y la necesidad de contemplar medidas preventivas en el ámbito del trabajo fueron los ejes de la jornada Cambio climático en Navarra y su impacto en la salud laboral, organizada por el Servicio de Salud Laboral del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) y que se realizó el pasado 2 de junio en la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

El encuentro, dirigido a profesionales de la prevención, empresas con mayor riesgo de exposición a temperaturas extremas y organizaciones sindicales, sirvió de foro para conocer las conclusiones de la campaña de visitas a empresas Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas, enmarcada en las actuaciones desarrolladas en el área de salud del proyecto LIFE NAdapta sobre la estrategia de adaptación de Navarra al cambio climático.

En el transcurso de la jornada, se presentó el documento Orientaciones para la vigilancia de la salud de la población trabajadora expuesta a altas temperaturas, una guía elaborada por personal técnico y sanitario del ISPLN que pretende ofrecer información práctica a los servicios preventivos para la realización de una correcta vigilancia de la salud a las personas con mayor riesgo de exposición.

Según los datos registrados, de los 111 casos de patologías asociadas al calor, atendidas en los centros sanitarios de Navarra en los dos últimos años, 31 estaban relacionados directamente con la actividad laboral, de los cuales 22 fueron golpes de calor.


Campaña de visitas a empresas

La jornada abrió con la intervención de Peio Oria, delegado territorial de AEMET en Navarra, que contextualizó la realidad del cambio climático y sus repercusiones y consecuencias en diferentes ámbitos. Estrella Miqueleiz, coordinadora del área de salud del proyecto LIFE NAdapta, explicó brevemente las líneas generales de trabajo que desde el ISPLN se están realizando en el marco del proyecto, y entre las que se encuentra la de vigilancia de las condiciones de trabajo y consecuencias del cambio climático, y temperaturas extremas en la salud de los trabajadores. Este eje ha tenido como actuación principal la campaña Exposición de la población trabajadora a las temperaturas extremas, desarrollada entre los años 2019 y 2021.

El objetivo prioritario de esta iniciativa ha sido conocer cómo se identifica, evalúa y gestiona el riesgo de disconfort y de estrés térmico en el ámbito laboral, ya sea por exposición a calor o a frío. Para ello, personal técnico del ISPLN ha visitado un total de 245 empresas, seleccionadas entre aquellas que desarrollan su actividad en exteriores, por su elevado riesgo potencial de exposición a estrés térmico y altas temperaturas y teniendo en cuenta, además, que estuviesen representadas las tres zonas isoclimáticas de Navarra.

Según se desprende de los resultados, que fueron presentados por Amelia Aguilar, técnica de prevención del Servicio de Salud Laboral, el 84,6 % de las empresas visitadas identifica el riesgo de exposición a temperaturas extremas y, además, un 24 % lo hace correctamente como estrés térmico. Sin embargo, el 53,4 % de las empresas con potencial riesgo no refleja en su planificación medidas preventivas al respecto.

Por lo que se refiere a la gestión en materia preventiva, un 89 % de las empresas visitadas tenía contratada la vigilancia de la salud. En un 13,4 % no se realizaron reconocimientos médicos laborales. Por último, en un 35,4 % de las empresas visitadas se reconoce la existencia de personal vulnerable (edad avanzada, patologías, embarazadas, etc.).

Como conclusiones principales se destacó que, en general, "el estrés térmico se identifica de manera incorrecta y no se evalúa con metodologías específicas". Esto supone una infravaloración del riesgo que hace que las medidas planificadas resulten insuficientes o incorrectas y que, realmente, "exista un riesgo para la salud de la población trabajadora expuesta".

La campaña ha evidenciado también la existencia de personal con mayor grado de vulnerabilidad a la exposición a temperaturas elevadas, en su mayoría pertenecientes a los siguientes grupos: edad avanzada, personas que sufren patologías y aquellas que toman determinada medicación. El hecho de que estas personas no sean identificadas correctamente supone, en la práctica, que no se planifiquen medidas preventivas específicas para ellas.  

Teniendo en cuenta lo anterior y como primera medida, personal técnico y sanitario del Servicio de Salud Laboral ha elaborado la guía Orientaciones para la vigilancia de la salud de la población expuesta a altas temperaturas. Según señaló Nieves Sagües, médica especialista en medicina del trabajo y una de las personas que ha participado en su elaboración, "se trata de un documento práctico, de ayuda a los servicios de prevención para la realización de una correcta vigilancia de la salud de la población trabajadora expuesta a altas temperaturas y, dentro de este grupo, a las personas con una especial vulnerabilidad, para así poder proponer medidas preventivas".


Proyecto LIFE NAdapta

El proyecto LIFE NAdapta tiene como objetivo la adaptación de Navarra a los efectos del cambio climático. Está liderado por el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, y en él participan, además del Departamento de Salud, las empresas públicas GAN-NIK, INTIA, NASUVINSA-Lursarea y NILSA, así como la Universidad Pública de Navarra. El proyecto concreta 53 medidas para desarrollar en seis áreas estratégicas diferentes: agua, bosques, agricultura, salud, infraestructuras y planificación territorial, y monitorización.

El ISPLN es el responsable de la coordinación y del desarrollo y ejecución de las acciones comprendidas dentro del área de salud y trabaja en los diferentes sistemas de información y registro de las principales consecuencias del cambio climático en este ámbito: eventos climáticos extremos, calidad del aire, riesgos emergentes y vectores transmisores de enfermedades, así como en la evaluación del impacto de estos factores en la salud de la población.

La información obtenida se difunde tanto a profesionales, personas trabajadoras, como a la población general, con el objetivo de contribuir a evitar o atenuar los riesgos para la salud asociados a la emergencia climática.

Por lo que al ámbito específico de salud laboral se refiere, además de la campaña de visitas, se han desarrollado de forma paralela otro tipo de actuaciones. Entre ellas destaca el seguimiento de los accidentes de trabajo declarados en el sistema de Declaración Electrónica de Trabajadores Accidentados (DELTA), asociados al calor y/o estrés térmico, así como de otras enfermedades que puedan tener relación con las consecuencias del cambio climático.

Por otra parte, durante el periodo estival se analizan también las atenciones prestadas en los dispositivos asistenciales de Urgencias del SNS-O, con la finalidad de detectar los casos que puedan tener un origen laboral de patologías derivadas de exposición a calor y/o estrés térmico, para solicitar su declaración como accidente de trabajo cuando corresponda.


Fuente | navarra.es