Publicador de contenidos

Señalizar o no señalizar, esa es la otra cuestión
Cerrar
Artículo
Señalizar o no señalizar, esa es la otra cuestión
Jesús Guasch
Técnico superior en prevención de riesgos laborales. Ingeniero industrial
18/01/2022
Señalizar o no señalizar, esa es la otra cuestión

INTRODUCCIÓN

La señalización es una forma de codificar un mensaje con cierta información para ser transmitido de forma rápida, inequívoca y universal, siendo imprescindible el acuerdo previo entre mensaje y código por todas las partes. Esta nota aborda las señales en forma de panel que, junto a las señales luminosas y acústicas, verbales y gestuales, se regulan en el Real Decreto 485/1997 y se desarrollan en la Guía Técnica de señalización de seguridad y salud en el trabajo elaborada por el Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (INSST).

El objetivo de la señalización de seguridad es promover una conducta concreta en el momento oportuno, ni demasiado tarde ni demasiado pronto, como pueda ser mantener una distancia de seguridad, utilizar un equipo de protección individual (EPI) o guiar en caso de emergencia, evitando caminos erróneos hacia lugares sin salida.

Este mensaje codificado en ningún caso reduce o elimina el riesgo, por lo que no es una medida preventiva. La señalización debe utilizarse solamente cuando estas medidas, bien sean técnicas, organizativas, de protección colectiva o de protección individual (y en este caso el orden de los factores sí altera el producto), no eliminan o reducen los riesgos identificados a límites razonablemente seguros, donde sigue siendo probable la ocurrencia de daño personal.


SEÑALES

El proceso de codificar un mensaje se divide en tres etapas:


Primera etapa

En la primera etapa, estas señales se dividen en cinco grupos según el tipo de información que contienen (prohibición, advertencia, obligación, lucha contra incendios y salvamento), diferenciándose unas de otras según unos patrones de diseño normalizados, combinando formas y colores.

señalización - prohibición

Prohibición: señal que prohíbe una conducta susceptible de provocar un peligro.

señalización - advertencia

Advertencia: señal que advierte de un peligro o un riesgo.

señalización - obligación

Obligación: señal que prescribe una conducta específica.

señalización - lucha contra incendios

Lucha contra incendios: señal que informa de equipamiento de protección.

señalización - fórmula

Salvamento: señal que informa de salidas de emergencia y primeros auxilios.

 

Segunda etapa

En una segunda etapa, a cada grupo se le asignan un conjunto de pictogramas, también normalizados, que pretenden ser autoexplicativos, buscando la simplicidad y el mínimo detalle posible, acompañados en ocasiones de un breve texto.

También pueden crearse nuevos pictogramas que se adapten mejor a situaciones particulares que, si bien no están específicamente normalizados, respeten los criterios de diseño mencionados, como la señal que acompaña a esta nota con un, hasta ahora, desconocido coronavirus.


Tercera etapa

En la tercera etapa se verifica la correcta interpretación de las mismas por todas las partes, bien sea con información o bien con formación, para que la descodificación sea rápida, inequívoca y universal.

El tamaño dependerá de la distancia a la que deban ser vistas y comprendidas. La norma UNE-1115:1985 relaciona el área mínima de la señal (A) con la distancia máxima (L), ambas en metros, según:



Nota: El tamaño de las señales de lucha contra incendios lo establece la norma UNE 23033-1:1981, en función de la distancia de observación. Puede consultarse también en el Anexo IV de la Guía Técnica.

Las señales deben permanecer mientras persista la situación que las motiva y eliminarse cuando desaparezca dicha situación. Del mismo modo, ciertas señales deben ser visibles ante un corte del suministro eléctrico, a menos que el riesgo desaparezca con el corte del suministro.


QUÉ, CUÁNDO, CÓMO Y DÓNDE

Para ser capaz de promover una conducta segura en las personas, la señalización debe ser coherente y adecuada para contribuir a evitar los daños personales. Por ello, debe analizarse bien el espacio de trabajo, los riesgos existentes y sus ubicaciones, los trabajadores implicados y la extensión a cubrir por cada señal.

El punto de partida es la evaluación de riesgos, de donde se derivan las medidas preventivas para eliminar o reducir los riesgos identificados, así como del análisis de las posibles situaciones de emergencia. Las señales deben usarse cuando existen riesgos residuales significativos y eliminarse cuando estos desaparecen, valorando su idoneidad de nuevo al actualizar la evaluación de riesgos:


señalización - evaluación de riesgos

Una vez identificados los riesgos a señalizar, se debe determinar cuál es la conducta más adecuada (p. ej. una prohibición, una obligación, un recorrido, etc.) y en qué momento debe adoptarse. La señalización no se ubicará siempre donde se encuentra el riesgo o el equipo de protección, valorando la visibilidad, la antelación necesaria, las interferencias con obstáculos, la conjunción de señales, las dimensiones [1] y la información y formación necesarias.

Todo ello puede representarse como sigue:


Respetar estos pasos ayuda a minimizar situaciones como las representadas a continuación, donde, además, cabe tener en cuenta que determinadas señales deben ser observadas e interpretadas en situaciones de gran estrés y en entornos ambientales adversos, como los debidos al fallo del suministro eléctrico o al humo, por ejemplo.

En la primera, la señal pierde parte de su valor al observarse antes el medio de protección que la propia señal que indica su ubicación, como si en lugar de facilitar la localización rápida del extintor confirmara que, una vez localizado, efectivamente, se trata de un extintor. Podrían valorarse alternativas más eficaces.
 

Figura 1. Señalización medio de protección

Figura 1. Señalización medio de protección


En esta otra situación, inspirada en una imagen de la Guía Técnica, puede debatirse cuál es la ubicación más adecuada de las señales de salida de socorro para facilitar la toma de decisiones en caso de evacuación:

 

Figura 2. Señalización evacuación opción 1 Figura 3. Señalización evacuación opción 2
Figura 2. Señalización evacuación opción 1 Figura 3. Señalización evacuación opción 2

 

Y, por último, cabe preguntarse en cada caso si la creatividad potencia o lastra la correcta toma de decisiones:

 

Figura 4. Medio de protección

Figura 4. Medio de protección

 

CONCLUSIÓN

La señalización es de gran relevancia para garantizar la seguridad y salud de las personas, influyendo tanto la evaluación de riesgos como los aspectos relacionados con la comunicación no verbal y la conducta humana, también en situaciones extraordinarias de gran estrés. El análisis conjunto de todo ello permitirá responder al qué, cuándo, cómo y dónde señalizar de forma acertada para minimizar los daños.

En ocasiones, la dificultad que lleva asociada esta señalización acertada de un lugar de trabajo no es reconocida en su justa medida. Para ello, el apartado III de la Guía Técnica facilita un cuestionario orientado a verificar su idoneidad, acompañado de una serie de recomendaciones cuando no sea así.


Licencia de Creative Commons

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

Referencias

No hay referencias

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado