Publicador de contenidos

Un 25% de los médicos ha estado de baja por motivos relacionados con la COVID-19
Cerrar
Noticia
Un 25% de los médicos ha estado de baja por motivos relacionados con la COVID-19
Redacción 26/04/2021
Un estudio presentado por la Organización Médica Colegial (OMC) concluye que el estado de salud de los médicos españoles ha empeorado notablemente durante la pandemia.
Un 25% de los médicos ha estado de baja por motivos relacionados con la COVID-19

El estado de salud de los médicos españoles ha empeorado notablemente durante la pandemia, llegándose a alcanzar prevalencias muy elevadas de malestar y deterioro físico, mental y emocional que pese a ligeras mejoras, nunca llegan a recuperarse. Así se desprende del estudio Repercusiones de la COVID-19 sobre la salud y el ejercicio de la profesión de los médicos de España, realizado por la Fundación Galatea, la Organización Médica Colegial (OMC), el Colegio de Médicos de Barcelona y Mutual Médica y las profesoras Núria Mas, de IESE Business School, y Judit Vall, del Institut d’Economia de Barcelona (IEB-UB), y que ha contado con la participación de 4.515 médicos españoles.

El objetivo del estudio es evaluar el impacto de la pandemia sobre la salud física y mental de los profesionales en tres momentos: antes de la pandemia, durante la primera ola (marzo-abril) y el último trimestre de 2020. Según los datos ofrecidos, una cuarta parte de los médicos (25,5%) ha estado de baja en algún momento desde el inicio de la pandemia por motivos relacionados con esta (han sido positivos o presentaron sintomatología), un 2% ha sido hospitalizado y el 8% ha vivido la muerte de algún compañero de trabajo por esta causa.

De acuerdo con el estudio, los profesionales duermen menos y peor (un 27% duerme menos de 6 horas, por el 14% que lo hacía antes de la pandemia), y tienen peor salud percibida (un 23% considera que su salud es mala o regular). Asimismo, 6 de cada 10 presentan algún indicador de fatiga, dolor o estrés y la misma proporción sufre síndrome de burnout (estrés crónico). En consecuencia, se registra un incremento del consumo de tranquilizantes e hipnóticos: del 18,6% al 29,4%.

También cabe destacar que las energías de los médicos están al límite, tal y como muestran diversos indicadores: el 51% afirma sentirse “sobrepasado” y menos preparado física y emocionalmente ante nuevas olas, ya que se van enfrentando a ellas sin haber podido recuperarse de las anteriores. Cabe reseñar que un tercio de los profesionales han tenido que enfrentarse a dilemas éticos, ante los cuales la mejor manera de gestionarlos acostumbra a ser en equipo (61%).

Por todo ello, el 20% se ha planteado adelantar la jubilación cuando llegue el momento y hasta el 34% ha llegado a barajar la idea de abandonar la profesión, aunque reconocen que no lo harán.

No obstante, los profesionales se han sentido masivamente apoyados por sus compañeros y equipos en los peores momentos de la crisis (83%) y también por los pacientes (82%), pero solo uno de cada tres médicos ha percibido el apoyo de su organización, y de los gerentes y directivos de sus centros de trabajo.


Otros aspectos analizados

Entre otros aspectos analizados en el estudio, cabe señalar que los hábitos de vida han empeorado: aumenta (aunque los porcentajes son relativamente bajos) la proporción de profesionales que consumen bastante o mucho alcohol (del 4% al 7%) y disminuye del 50% al 28% la práctica habitual de actividad física.

Tomás Cobo, presidente de la Organización Médica Colegial, asegura que estos datos ponen de relieve “el tremendo esfuerzo realizado por la profesión y la necesidad de cuidar al que cuida desde todas las instancias posibles”. Cobo recuerda también que los médicos “se han dejado la salud en esta pandemia, incluso algunos de ellos la vida, en concreto 116 compañeros que han fallecido en el ejercicio de su profesión por Covid-19”.

Son pocos los médicos que acuden a servicios de apoyo a la salud mental para hacer frente al malestar emocional y al agotamiento mental. El 13% de profesionales encuestados reconocen que necesitan ayuda, aunque no están recurriendo a este tipo de servicios y, de hecho, afirman que tienen previsto hacerlo en algún momento. Si a este porcentaje se añade el de profesionales que sí que han acudido o están acudiendo a este tipo de recursos, el resultado es que una cuarta parte de los médicos y médicas españoles (24,9%) son usuarios reales o potenciales de servicios de apoyo a la salud mental. Las mujeres y los jóvenes son los que en mayor medida han recurrido a estos servicios .

Otra conclusión muy significativa del estudio es que, en general, los médicos echan de menos y creen que deberían recibir formación para mejorar las competencias emocionales (88%), para un ejercicio saludable (50%) y para la gestión de conflictos (48%).

Acceder al estudio

Fuente | CGCOM y Diariofarma

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado