Publicador de contenidos

Según un estudio noruego, más de la mitad de los jóvenes con infecciones leves por COVID-19 experimentaron Covid prolongado
Cerrar
Noticia
Según un estudio noruego, más de la mitad de los jóvenes con infecciones leves por COVID-19 experimentaron Covid prolongado
Redacción 01/09/2021
Seis meses después de la infección, más del 50 % de los adultos jóvenes de entre 16 y 30 años aún presentaban síntomas como fatiga, dificultad para respirar y dificultad para concentrarse.
Según un estudio noruego, más de la mitad de los jóvenes con infecciones leves por COVID-19 experimentaron Covid prolongado

Se ha encontrado que las complicaciones a largo plazo después de las infecciones por COVID-19 son comunes en pacientes hospitalizados. Sin embargo, ¿qué pasa con aquellos que solo experimentaron una enfermedad leve y se quedaron en casa para sobrellevarla? Los investigadores del Hospital Universitario Haukeland en Bergen, en Noruega, han seguido a 312 pacientes con COVID-19 durante todo un año, 247 de ellos aislados en casa, mientras que 65 fueron hospitalizados. Los resultados de su estudio se publicaron recientemente en un artículo de Nature Medicine.

Según los investigadores, a los seis meses el 61 % de todos los pacientes tenían síntomas persistentes. Entre los que estaban aislados en el hogar, el 52 % todavía experimentaba varios síntomas después de medio año.

"Una proporción sorprendentemente alta de personas de 16 a 30 años experimentan síntomas seis meses después de la infección, incluso si no estaban lo suficientemente enfermos como para ser hospitalizados", declaró Bjørn Blomberg, primer autor del estudio y médico jefe de Haukeland, en el periódico Aftenposten.

Si los resultados de este estudio también resultan ser ciertos para el resto del mundo, estos son preocupantes. "Muchas personas han muerto a causa de la COVID-19, pero es importante recordar que más de 200 millones de personas lo han tenido y han sobrevivido", afirma Blomberg. "Entonces, si realmente hay una prevalencia tan alta de COVID-19 persistente, estamos frente a un problema global masivo. Potencialmente, estamos hablando de 100 millones de personas que luchan contra estas dolencias", concluye.


Infección leve, pero síntomas duraderos

El síntoma más común que aún se experimenta después de seis meses es la pérdida del gusto y el olfato. El 28 % de los adultos jóvenes con infecciones leves todavía la padecían, mientras que el 21 % de ellos luchaba contra la fatiga y el 13 % todavía experimentaba disnea (dificultad para respirar). El 13 % tenía problemas de concentración y el 11 % también sufría problemas de memoria.

"Nuestros hallazgos sobre que los adultos jóvenes con COVID-19 leve aislados en el hogar están en riesgo de presentar disnea prolongada y síntomas cognitivos resaltan la importancia de las medidas de control de infecciones como la vacunación", concluyen los investigadores en el artículo.


Los niveles altos de anticuerpos pueden dar una pista

¿Por qué estos adultos jóvenes y sanos experimentan dolencias a largo plazo después de sus infecciones leves por Covid? Los investigadores no lo saben, pero tienen algunas teorías. "Parece que una poderosa respuesta inmune a la infección está conectada de alguna manera con la aparición de Covid persistente. Aquellos que tienen niveles más altos de anticuerpos inmediatamente después de una infección aguda, tienen un mayor riesgo de experimentar síntomas de larga duración", declaró Blomberg a Aftenposten. Incluso, entre los pacientes relativamente sanos, los investigadores encuentran una conexión: cuanto más altos son los niveles de anticuerpos, mayor es el riesgo de complicaciones duraderas después de superar la enfermedad.

Blomberg dice que todavía no pueden establecer que esta sea la causa. "Hemos encontrado una correlación, pero no podemos decir que esa sea la causa. Parece tener algo que ver con la enfermedad en sí. Investigaremos más a fondo la posible conexión entre las reacciones inmunes y los síntomas de larga duración", afirma.

Los hallazgos del estudio noruego contradicen de alguna manera los hallazgos anteriores. En un estudio danés publicado en The Lancet, los investigadores concluyeron que había pocas complicaciones en las personas que tenían COVID-19 sin ser hospitalizadas. Otros estudios han encontrado que aquellos que tienen infecciones graves por COVID-19 tienen más probabilidades de experimentar síntomas duraderos.

El estudio de Haukeland, en cambio, encuentra que aquellos que tenían infecciones leves tienen un alto riesgo de Covid prolongado. Según Blomberg, hasta ahora pocos estudios han analizado a las personas con síntomas leves, se han centrado más bien en las personas que han sido hospitalizadas y en las que han tenido complicaciones graves por COVID-19. El estudio incluye al 82 % de todos los que dieron positivo por COVID-19 en Bergen durante la primera ola de la pandemia en Noruega, es decir, desde finales de febrero hasta abril de 2020.

Blomberg dice que pocos otros estudios tienen el mismo nivel de visión general de sus pacientes que el estudio de Haukeland. "Otros han estudiado mirando los registros de pacientes y los registros de prescripciones, o han reclutado personas a través de los medios de comunicación o aplicaciones. Esto hace que sea difícil saber con certeza cuántos han experimentado realmente dolencias y la población total de personas que han estado enfermas", declara Blomberg. "Uno de los puntos fuertes de nuestro estudio es que tenemos una buena visión general de casi todos los que han estado enfermos, y los hemos seguido durante todo este proceso personalmente con consultas periódicas", concluye.

Fuente | Sciencenorway

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado