Publicador de contenidos

Riesgos de la exposición al plomo
Cerrar
Noticia
Riesgos de la exposición al plomo
Redacción 27/01/2022
Roadmap on carcinogens comparte información sobre el plomo, un metal al que están expuestos 1,5 millones de trabajadores de la UE.
Riesgos de la exposición al plomo

En la Unión Europea (UE) se estima que 1,5 millones de trabajadores están potencialmente expuestos al plomo y a compuestos inorgánicos de plomo. La vía más común de exposición laboral al plomo es la inhalación de humo de plomo o polvo cargado de plomo en el aire, y la absorción de plomo a través del sistema respiratorio.

La exposición al plomo se asocia a un mayor riesgo de cáncer de pulmón, estómago y vejiga urinaria. Las pruebas epidemiológicas más sólidas se refieren al cáncer de pulmón y de estómago, que se asocian sistemáticamente, aunque de forma débil, a las ocupaciones e industrias donde existe exposición al plomo. El plomo está clasificado como carcinógeno del Grupo 2B por la International Agency for Research on Cancer (IARC), lo que significa que es probablemente cancerígeno para los seres humanos.


¿Qué es el plomo?

El plomo es un metal pesado natural de color gris azulado que se encuentra en pequeñas cantidades en la corteza terrestre. Puede utilizarse como metal puro, combinado con otro metal para formar una aleación, o en forma de compuesto químico.

Uno de los principales usos del plomo es para los baterías de almacenamiento de ácido-plomo de los automóviles, un tipo de batería eléctrica recargable que utiliza una aleación de plomo casi pura. El plomo también puede utilizarse en la producción de municiones, productos metálicos (soldaduras y tuberías) y dispositivos para proteger los rayos X. Debido a la preocupación por la salud, en los últimos años se ha reducido drásticamente la presencia de plomo en pinturas y productos cerámicos, calafateado y soldadura de tuberías.


¿Dónde ocurren los riesgos?

Los humos de plomo se producen durante el procesamiento de metales, cuando estos se calientan o se sueldan. El polvo de plomo se produce cuando se corta metal o cuando se lija o elimina la pintura con plomo con una pistola de calor. Los humos y el polvo de plomo no tienen olor, por lo que a menudo no está claro que haya exposición.

Aunque el uso está disminuyendo, el plomo sigue siendo utilizado en muchas industrias, como la construcción, la minería y la manufactura. En cada una de estas industrias, los trabajadores corren el riesgo de estar expuestos al plomo, al respirarlo, ingerirlo o entrar en contacto con él.


¿Cuáles son los síntomas que produce?

El plomo pasa a la sangre a través de los pulmones, donde puede dañar muchos de los sistemas orgánicos del cuerpo. Una exposición elevada de corta duración a plomo puede conllevar dolor abdominal, dolor de cabeza y cansancio. La exposición prolongada al plomo puede provocar dolor abdominal, depresión, náuseas, enfermedades cardíacas, enfermedades renales y problemas de fertilidad.

Se desconocen los mecanismos precisos por los que el plomo causa cáncer. Los compuestos de plomo no parecen causar daños genéticos directamente, pero podrían hacerlo a través de varios mecanismos indirectos, como la inhibición de la síntesis y reparación del ADN, el daño oxidativo y la interacción con las proteínas de unión al ADN y las proteínas supresoras de tumores.


¿Qué se puede hacer para prevenir la exposición?

  • Realizar las mediciones de exposición adecuadas de forma continua para saber cuándo deben tomarse medidas.
  • Investigar si los trabajadores informan de primeros síntomas (los trabajadores deben conocer los efectos potenciales de la exposición.)
  • La forma más eficaz de prevenir la exposición es mediante la sustitución por productos sin plomo o con un contenido más bajo de este. Cuando los productos que contienen plomo no se puedan reemplazar, será necesario formar a los trabajadores sobre los peligros y las prácticas laborales seguras.
  • Deben utilizarse los controles técnicos adecuados para garantizar que el área de trabajo esté bien ventilada.
  • Solo se debe comer y/o beber en áreas donde no se manipulen o procesen productos que contengan plomo.
  • Los trabajadores deben contar con un equipo de protección individual (EPI) adecuado, como gafas, protección respiratoria adecuada, overoles y guantes. En algunos casos, puede ser necesario un equipo respiratorio con aportación de aire. Los EPI solo deben usarse como último recurso, después de introducir las posibles soluciones técnicas.
  • Como en cualquier otro tipo de exposición, tener en cuenta la perspectiva de género, ya que el plomo puede afectar de forma diferente a mujeres. El plomo se acumula en el hueso, donde queda retenido, pero en el caso de las mujeres, durante el embarazo y la menopausia, se suelen dar situaciones de hipocalcemia y osteoporosis que movilizan el calcio de los huesos. Incluso, en caso de embarazo, puede atravesar la placenta y afectar al feto.

Consulta buenas prácticas sobre plomo


Fuente | Roadmap on carcinogens

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado