Publicador de contenidos

Menos implantación y más brecha de género: un informe revela la diferencia entre teletrabajar en España y en la UE durante la pandemia
Cerrar
Noticia
Menos implantación y más brecha de género: un informe revela la diferencia entre teletrabajar en España y en la UE durante la pandemia
Redacción 25/06/2021
El informe destaca que, durante 2020, los españoles teletrabajaron menos que franceses, alemanes o italianos y que el país presenta una mayor brecha de género que la media europea en cuanto al trabajo en remoto.
Menos implantación y más brecha de género: un informe revela la diferencia entre teletrabajar en España y en la UE durante la pandemia

Desde el inicio de la pandemia, los trabajadores que no han visto su actividad paralizada por el coronavirus o no han sido incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) se han dividido en 2 grupos: los que han tenido que adaptar su puesto de trabajo a las nuevas medidas de seguridad para mantener su actividad presencial y los que han podido trasladar su oficina a su casa para teletrabajar hasta que la situación sanitaria mejorase.

Así, el número de trabajadores en remoto se ha disparado en España, pasando de apenas 1 de cada 20 en 2019 a casi 1 de cada 3 a mediados de 2020, según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, lo que supuso poner a prueba la capacidad de conciliación entre la vida familiar y la personal ante el incremento de la jornada de trabajo y de la desigualdad laboral, lo que motivó que el Gobierno aprobase en septiembre la Ley de Trabajo a Distancia para regular sus condiciones.


España, a la cola de Europa en teletrabajo habitual y esporádico

Sin embargo, las últimas cifras oficiales reflejan que, aunque el porcentaje de ocupados españoles que trabajan habitualmente desde su cada se ha más que duplicado, pasando de un 4,8% antes de la pandemia a un 10,9% durante el año pasado, la implantación del teletrabajo en España sigue por detrás de la media europea y de los resultados de las otras 3 grandes economías comunitarias: Alemania, Francia e Italia, entre otras.

Esa es una de las conclusiones del Dossier de indicadores del teletrabajo y del trabajo en movilidad en España y la UE, presentado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), un organismo público dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, en el que se destaca cómo han seguido persistiendo las diferencias en este terreno entre España y sus principales socios europeos y cómo se ha mantenido la brecha de género por encima del promedio comunitario.

"En 2020, los españoles trabajaron menos desde casa que los europeos, el 10,9% de los españoles frente al 12,3% de los europeos", reza el informe, realizado con datos del servicio estadístico comunitario Eurostat, entre los que destaca que, además de las diferencias entre el porcentaje de quiénes teletrabajan habitualmente, España también va por detrás en cuanto a trabajo esporádico en remoto y supera en casi 6 puntos la media europea de quienes nunca han trabajado desde casa.

Como muestra el gráfico anterior, un 4,2% de españoles teletrabajaron esporádicamente en 2020, menos de la mitad que la media comunitaria del 8,7%. Mientras, los que nunca han trasladado su empleo a su domicilio suponen un 84,9% de los ocupados en España y un promedio del 79% en los 27 países miembros de la UE.


Brecha generacional y de género en el trabajo en remoto

Del mismo modo, la información extraída refleja una brecha persistente entre trabajadores y trabajadoras. "Atendiendo al género, tanto en España como en Europa, las mujeres trabajaron desde casa más que los hombres, pero la distancia de género es mayor en España", resalta el dosier, que señala además que los hombres son mayoría en el teletrabajo esporádico y, especialmente, entre el colectivo que no ha trabajado en remoto durante el año pasado.

"La adopción del trabajo desde casa tiene un claro sesgo femenino. En la mayor parte de los Estados miembros son más las mujeres que hombres los que trabajan desde casa", según el informe del ONTSI, que desvela que solo 4 socios comunitarios escapan a esta tendencia, con más hombres trabajando en remoto en Países Bajos, Alemania, Suecia y Letonia, con márgenes de entre medio punto porcentual y 2 puntos.

Mientras, Malta es el país comunitario en el que existe una mayor brecha de género respecto a la implantación del trabajo en remoto entre las mujeres, con casi 6 puntos más de teletrabajadoras respecto al porcentaje masculino, seguida de Francia y Grecia, ambas con 3,6 puntos más de mujeres que hombres trabajando desde casa, frente a los 2,2 puntos de diferencia en España o a la media europea, de 1,7 puntos porcentuales.

Del mismo modo, también se observan diferencias analizando el impacto del teletrabajo por franjas de edad. Así, el ONTSI afirma que el tramo con mayor incidencia del empleo en remoto es de 25 a 49 años, con un 11,6%, 1,4 puntos menos que la media de la UE. El porcentaje más bajo se da entre los menores de 24 años, tanto en teletrabajo habitual, con un 5,2%, como en el esporádico (1,4%).

De este modo, más de 9 de cada 10 jóvenes españoles con empleo han seguido yendo a trabajar a la oficina durante el año pasado. Además, el patrón de mayor teletrabajo femenino se mantiene entre los trabajadores de 15 a 24 años, con un 6,2% de ocupadas trabajando en remoto de forma general, y un 1,9% haciéndolo de vez en cuando, frente al 4,4% y el 1,1%, respectivamente, de varones jóvenes en la misma situación.


A medio camino entre el modelo finlandés y el búlgaro

Las diferencias por países se evidencian aún más en el siguiente mapa, que refleja el porcentaje total de ocupados que teletrabajaron de forma habitual en 2020, en el que destacan los altos niveles de Finlandia, que lidera el ránking con un 25,1%, Luxemburgo, Irlanda, Austria y Países Bajos están todos ellos por encima del 17%. Bélgica, Dinamarca, Francia, Malta, Alemania, Portugal, Estonia e Italia oscilan entre el 12% y el 17%, frente al 10,9% de España.

De hecho, Italia y España son los países por debajo de la media europea con valores de teletrabajo habitual más altos, superando a la mayoría de socios del este de la UE, como Polonia, Eslovenia, República Checa o Hungría, del sur, como Grecia o Chipre, y a países supuestamente más digitalizados que el nuestro, como Suecia, Lituania o Letonia, con Bulgaria y Rumanía situándose a la cola de la implantación del teletrabajo entre los 27 con un 1,2% y un 2,5%, respectivamente.


Fuente | Business Insider

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado