Publicador de contenidos

Mujeres y hábitos saludables
Cerrar
Artículo
Mujeres y hábitos saludables
Avatar autor Natàlia Gimferrer
Técnica Promoción de la Salud de MC MUTUAL
08/03/2022
Mujeres y hábitos saludables

Una de cada dos mujeres en España siente que su calidad de vida física y mental es mala. Estos resultados se extraen del "Informe sobre la Adherencia de las mujeres adultas en España a hábitos saludables", llevado a cabo por la asociación #LasMujeresNosMovemos en colaboración con expertos de diferentes ámbitos de la salud.

Aunque las mujeres tienen hábitos más saludables y se hacen más controles y revisiones, tienen más problemas de salud. Y es que en materia de salud, hombres y mujeres somos diferentes. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el género es un factor determinante en la salud de una persona y puede influir de manera significativa en su estado físico, psicológico y social, determinando así su nivel de bienestar.

Según la OMS, las mujeres viven al menos 1,4 años más que los hombres y tienen hábitos de vida más saludables. Sin embargo, su salud es peor, sufren más dolores osteomusculares, más enfermedades crónicas y duplican a los hombres en diagnósticos de depresión. Por el contrario, la tasa global de suicidios entre los hombres es un 75 % mayor que en las mujeres. Y en cuanto a las muertes por accidentes automovilísticos, los hombres duplican en número a las mujeres.

Según la Encuesta Europea de Salud en España 2020 (EESE-2020), las mujeres...

  • Tienen menos sobrepeso. Un 44,9 % de hombres frente a un 30,6 % de mujeres.
  • Comen mejor. Un 52,0 % de mujeres y un 41,0 % de hombres consume verduras, ensaladas y hortalizas a diario.
  • Fuman menos. Un 16,4 % de mujeres frente a un 23,3 % de los hombres.
  • Beben menos. Un 56,8 % de mujeres han consumido alcohol en los últimos doce meses frente al porcentaje de hombres, que es del 74,6 %.
  • Se mueven menos. Un 8,4 % de hombres y un 7,0 % de mujeres realiza ejercicio físico diario. Y un 40,3 % de mujeres se declaran sedentarias, frente a un 32,3 % de hombres.


OBJETIVO PRINCIPAL: MAYOR BIENESTAR Y CALIDAD DE VIDA

El primer paso para conservar la salud es llevar a cabo ciertos hábitos saludables. Sin embargo, y debido a las obligaciones cotidianas, muchas mujeres no disponen del tiempo necesario para cuidar sus hábitos de salud.

Hay que tener en cuenta algunos consejos de salud para empezar a cuidarnos desde ya.


Moverse

Un hábito se forma poco a poco, por lo que es importante establecer una meta semanal. La actividad física es una parte fundamental de un estilo de vida saludable. Es una forma de mantener el cuerpo activo, mejorar la circulación, fortalecer los músculos y los huesos, y ayudar a controlar el peso. Por ejemplo, podemos empezar por caminar 1 km a la semana y hacerlo diariamente. Después, podemos ir sumando distancia cada semana e iremos viendo cómo podemos llegar a aumentar la velocidad, incluso trotar un poco, y alcanzar los 10 km a la semana.

Es importante cumplir las recomendaciones. En personas adultas, la OMS recomienda alcanzar los 150 minutos de actividad física a la semana.

Acceder al cartel "A cualquier edad, muévete".


Alimentarse bien

Ya sabemos que la alimentación debe ser equilibrada y es importante incluir frutas, verduras, pescados y carnes, además de cereales, preferiblemente integrales, y las grasas saludables. Aprovechemos los productos de temporada y de proximidad, intentando incorporar variedad y color, y preparemos un plato saludable a diario.


El plato para comer saludable


Hidratarse

La retención de líquidos es uno de los problemas más frecuentes en la mujer. Aparece cuando el organismo se hincha debido a que hay un exceso de líquidos que se queda atrapado entre las células. Aunque parezca contradictorio, beber agua elimina líquidos y, con ellos, las toxinas acumuladas.

Acceder al cartel "El 70% de nuestro cuerpo está formado por agua. Hidrátate bien".


Controlar el hierro

La falta de hierro es una de las carencias nutricionales más destacada en las mujeres. Cuando los niveles de hierro descienden, aparece una larga lista de síntomas y muchos de ellos afectan a las mujeres: cansancio, irritabilidad, fatiga extrema, piel pálida, dolor de cabeza, mareos, etc. Según la OMS, el 30 % de las mujeres del mundo sufren anemia, frente al 12 % de los hombres. Las mujeres necesitan hasta 18 mg de hierro al día para compensar el que se pierde durante la menstruación. Para evitar una falta de hierro, recordemos consumir alimentos clave como carne roja magra, berberechos, chocolate, almejas, lentejas o almendras.


Practicar mindfulness

Tomémonos tiempo para relajarnos y reflexionar: meditar, escribir un diario, leer un libro, escuchar música… Tomarse un tiempo para relajarse y reflexionar es parte importante de la salud femenina. El estrés causado por el trabajo, la familia y las relaciones, así como ciertos factores ambientales, pueden poner en riesgo la salud física y mental. Tomarse tiempo para una misma reduce los niveles de cortisol y ayuda a controlar la ansiedad y la depresión.


Estar alerta a los síntomas del ictus

El ictus es la primera causa de muerte en la mujer de más de 65 años. Es un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. Es importante prestar atención a estos síntomas, que aparecen de repente: debilidad muscular, dificultad de un lado de la cara para hablar, problemas de visión o cuando el brazo y la pierna del mismo lado no tienen fuerza para permanecer elevados.

Acceder al cartel "Cómo reconocer y actuar ante un ictus".


Estar alerta a los síntomas de infarto

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), mueren más mujeres que hombres de enfermedades cardiovasculares. En concreto, 9.000 más. Las mujeres también son vulnerables a la enfermedad cardiovascular, de manera que resulta imprescindible conocer sus síntomas para poder actuar rápido en caso de sufrir un infarto.

Descubrir como avisa el infarto en mujeres en el cartel "Cómo reconocer un posible infarto y cómo actuar".


No olvidar nuestro pecho

Más de un 70 % de las mujeres emplea una talla de sujetador inadecuada, especialmente de la copa. El principal motivo de este desconocimiento reside en la enorme confusión de tallas que hay en el mercado y en la diferencia entre el tallaje europeo y el español. Para elegir la correcta hay que conocer tanto la talla de la copa como la del contorno, ya que el mal uso de los sujetadores puede ser perjudicial para los pechos de las mujeres. No usar la talla correspondiente puede ser causa de molestias, dolores e incluso de endurecimientos que pueden confundirse con tumores. Llevar la talla correcta, no solo es más saludable, sino que realza y estiliza el busto y mejora la postura.

Para asegurarnos de que llevamos una talla correcta:

  • Paso 1: Medir el busto colocando la cinta métrica justo por encima de los pezones.
  • Paso 2: Medir el contorno del cuerpo justo por debajo del pecho.
  • Paso 3: Consultar el cuadro haciendo coincidir las dos medidas y así conocer nuestra talla.

 

Talla sujetador

Fuente: Women'secret


Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado