Publicador de continguts

La incontinència urinària, la malaltia invisible a la feina
Tancar
Article
La incontinència urinària, la malaltia invisible a la feina
Avatar autor Vanessa Puig Aventín
Tècnica superior en PRL i fisioterapeuta del Departament de Formació i Sensibilització en PRL d'MC MUTUAL
21/06/2022
La incontinència urinària, la malaltia invisible a la feina

(en castellà)

La incontinencia urinaria (IU) es la pérdida involuntaria de orina. Es una enfermedad muy frecuente, especialmente en el sexo femenino, afectando a 1 de cada 3 mujeres. Se estima que esta cifra podría incluso ser mayor debido a que es una enfermedad infradiagnosticada e infratratada. Muchas personas que presentan IU no consultan a ningún profesional sanitario por vergüenza y, en ocasiones, cuando lo hacen, se encuentran con profesionales poco formados que interpretan la IU como un trastorno leve, normal, y minimizan el impacto sobre la salud.

La IU afecta en gran medida a la calidad de vida, ya que produce aislamiento, depresión y limita el día a día de las personas. La IU puede, incluso, llegar a ser reconocida como una discapacidad del 20-24 %, cuando las personas necesiten el uso continuado de pañales (Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía).


Los factores de riesgo de la IU más frecuentes son:

  • El sexo: en la franja de menores de 60 años, las mujeres tienen aproximadamente 4 veces más probabilidad de tener IU que los hombres.
  • La edad: la IU se presenta en todas las edades, si bien avanza progresivamente con la edad.
  • Menopausia e hipoestrogenismo.
  • Algunas enfermedades como la tos crónica, las infecciones de orina recurrentes, algunas enfermedades neurológicas, la obesidad, etc.
  • Antecedentes obstétricos: el parto vaginal, la episiotomía, el parto instrumentado, etc.
  • Factores de riesgo derivados de la práctica deportiva: los deportes de impacto, la halterofilia o las pruebas de resistencia pueden aumentar el riesgo de IU o agravarla.
  • Factores de riesgo de origen laboral: En general, todas las actividades que aumenten la presión intraabdominal son consideradas de riesgo. El mayor riesgo lo encontramos en aquellas profesiones donde se realiza bipedestación prolongada, especialmente cuando se deben realizar tareas frecuentes de manipulación manual de cargas. También son consideradas profesiones de riesgo aquellas donde se utiliza la voz de forma intensiva (cantantes, actores, profesores…) o los músicos de instrumento de viento.


IMPACTO LABORAL DE LA IU

Existen pocos estudios que analicen el impacto laboral de la IU, comparado incluso con otras patologías menos prevalentes, pero los que hay muestran su impacto negativo. Según el "Libro Blanco de la Carga Socioeconómica de la Incontinencia Urinaria en España", sabemos que las personas afectadas presentan mayores tasas de absentismo laboral en comparación con la población sin esta afectación. También tienen una mayor probabilidad de cambiar de empleo, jubilarse anticipadamente y de perder su empleo en comparación con la población sin IU.


PREVENCIÓN DE LA INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO

Uno de los tipos más frecuentes de IU es la incontinencia urinaria de esfuerzo, donde la pérdida de orina se produce durante la actividad física o al realizar un esfuerzo. Cualquier actividad que genere una presión sobre el abdomen, si no se canaliza de forma adecuada, genera un impacto continuando que va debilitando el suelo pélvico.

Existen 2 mecanismos lesionales del suelo pélvico:

  • Por traumatismo: Los más frecuentes son la pérdida de la integridad o funcionalidad de los tejidos como consecuencia de los procesos obstétricos (episiotomía, parto instrumentado, desgarro, etc.).
  • Por sobreesfuerzo: Una sobrecarga continuada sobre la zona puede debilitar o lesionar los tejidos.

El suelo pélvico está formado por un conjunto de huesos y ligamentos que dan soporte y fijación a los órganos pélvicos. La prevención de lesiones del suelo pélvico por sobreesfuerzo, como en cualquier otra región anatómica, se basa en lograr que la carga física soportada no sobrepase la capacidad de los tejidos. Por tanto, la prevención de la IU de esfuerzo por sobreesfuerzo se realiza de forma análoga a la prevención de una lumbalgia o cualquier otro trastorno musculoesquelético.


VISIBILIZANDO LA INCONTINENCIA URINARIA EN EL TRABAJO

Aquello que no preguntamos, no sabemos si existe. Los protocolos de vigilancia de la salud se realizan con el fin de detectar problemas de salud derivados de los riesgos específicos del puesto de trabajo. En el protocolo de vigilancia sanitaria específica de manipulación manual de cargas se pregunta si hay o no dolor en la espalda, brazos, etc. Con la misma finalidad, se podría incluir alguna pregunta para detectar la IU, respetando el derecho a la confidencialidad, intimidad y dignidad de la persona.

Durante el embarazo y posparto aumenta el riesgo de IU, por lo que las mujeres en esta etapa se deben considerar como especialmente sensibles en relación con el riesgo de IU, especialmente cuando las tareas del puesto de trabajo implican un aumento de la presión intraabdominal.

Es importante facilitar el libre acceso al baño y evitar comentarios sobre su frecuencia de uso. Estar pendiente en el trabajo de si se producen pérdidas de orina puede provocar falta de concentración o incluso errores. Algunas situaciones especialmente críticas pueden ser las reuniones interminables, cuando el ritmo de producción no permite ir al váter siempre que sea necesario, los viajes de trabajo, etc.

No deberíamos tampoco olvidarnos del suelo pélvico cuando planifiquemos sesiones de formación y sensibilización. Entre otras acciones, se pueden incorporar ejercicios de tonificación del suelo pélvico en las sesiones de escuela de espalda, dar información específica y enseñar técnicas para disminuir la presión en el suelo pélvico en las formaciones de manipulación manual de cargas.

Sabemos que aunque no se hable mucho sobre el tema, la IU es una patología muy frecuente y con un gran impacto sobre la salud, además de repercutir negativamente en el trabajo. Una prevención efectiva de la IU implica un abordaje multifocal, y el ámbito de la salud laboral no debería seguir estando al margen.


Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Artículo
La incontinència urinària, la malaltia invisible a la feina
Avatar autorVanessa Puig Aventín
Tècnica superior en PRL i fisioterapeuta del Departament de Formació i Sensibilització en PRL d'MC MUTUAL

Imagen imprimir

(en castellà)

La incontinencia urinaria (IU) es la pérdida involuntaria de orina. Es una enfermedad muy frecuente, especialmente en el sexo femenino, afectando a 1 de cada 3 mujeres. Se estima que esta cifra podría incluso ser mayor debido a que es una enfermedad infradiagnosticada e infratratada. Muchas personas que presentan IU no consultan a ningún profesional sanitario por vergüenza y, en ocasiones, cuando lo hacen, se encuentran con profesionales poco formados que interpretan la IU como un trastorno leve, normal, y minimizan el impacto sobre la salud.

La IU afecta en gran medida a la calidad de vida, ya que produce aislamiento, depresión y limita el día a día de las personas. La IU puede, incluso, llegar a ser reconocida como una discapacidad del 20-24 %, cuando las personas necesiten el uso continuado de pañales (Real Decreto 1971/1999, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de minusvalía).


Los factores de riesgo de la IU más frecuentes son:

  • El sexo: en la franja de menores de 60 años, las mujeres tienen aproximadamente 4 veces más probabilidad de tener IU que los hombres.
  • La edad: la IU se presenta en todas las edades, si bien avanza progresivamente con la edad.
  • Menopausia e hipoestrogenismo.
  • Algunas enfermedades como la tos crónica, las infecciones de orina recurrentes, algunas enfermedades neurológicas, la obesidad, etc.
  • Antecedentes obstétricos: el parto vaginal, la episiotomía, el parto instrumentado, etc.
  • Factores de riesgo derivados de la práctica deportiva: los deportes de impacto, la halterofilia o las pruebas de resistencia pueden aumentar el riesgo de IU o agravarla.
  • Factores de riesgo de origen laboral: En general, todas las actividades que aumenten la presión intraabdominal son consideradas de riesgo. El mayor riesgo lo encontramos en aquellas profesiones donde se realiza bipedestación prolongada, especialmente cuando se deben realizar tareas frecuentes de manipulación manual de cargas. También son consideradas profesiones de riesgo aquellas donde se utiliza la voz de forma intensiva (cantantes, actores, profesores…) o los músicos de instrumento de viento.


IMPACTO LABORAL DE LA IU

Existen pocos estudios que analicen el impacto laboral de la IU, comparado incluso con otras patologías menos prevalentes, pero los que hay muestran su impacto negativo. Según el "Libro Blanco de la Carga Socioeconómica de la Incontinencia Urinaria en España", sabemos que las personas afectadas presentan mayores tasas de absentismo laboral en comparación con la población sin esta afectación. También tienen una mayor probabilidad de cambiar de empleo, jubilarse anticipadamente y de perder su empleo en comparación con la población sin IU.


PREVENCIÓN DE LA INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO

Uno de los tipos más frecuentes de IU es la incontinencia urinaria de esfuerzo, donde la pérdida de orina se produce durante la actividad física o al realizar un esfuerzo. Cualquier actividad que genere una presión sobre el abdomen, si no se canaliza de forma adecuada, genera un impacto continuando que va debilitando el suelo pélvico.

Existen 2 mecanismos lesionales del suelo pélvico:

  • Por traumatismo: Los más frecuentes son la pérdida de la integridad o funcionalidad de los tejidos como consecuencia de los procesos obstétricos (episiotomía, parto instrumentado, desgarro, etc.).
  • Por sobreesfuerzo: Una sobrecarga continuada sobre la zona puede debilitar o lesionar los tejidos.

El suelo pélvico está formado por un conjunto de huesos y ligamentos que dan soporte y fijación a los órganos pélvicos. La prevención de lesiones del suelo pélvico por sobreesfuerzo, como en cualquier otra región anatómica, se basa en lograr que la carga física soportada no sobrepase la capacidad de los tejidos. Por tanto, la prevención de la IU de esfuerzo por sobreesfuerzo se realiza de forma análoga a la prevención de una lumbalgia o cualquier otro trastorno musculoesquelético.


VISIBILIZANDO LA INCONTINENCIA URINARIA EN EL TRABAJO

Aquello que no preguntamos, no sabemos si existe. Los protocolos de vigilancia de la salud se realizan con el fin de detectar problemas de salud derivados de los riesgos específicos del puesto de trabajo. En el protocolo de vigilancia sanitaria específica de manipulación manual de cargas se pregunta si hay o no dolor en la espalda, brazos, etc. Con la misma finalidad, se podría incluir alguna pregunta para detectar la IU, respetando el derecho a la confidencialidad, intimidad y dignidad de la persona.

Durante el embarazo y posparto aumenta el riesgo de IU, por lo que las mujeres en esta etapa se deben considerar como especialmente sensibles en relación con el riesgo de IU, especialmente cuando las tareas del puesto de trabajo implican un aumento de la presión intraabdominal.

Es importante facilitar el libre acceso al baño y evitar comentarios sobre su frecuencia de uso. Estar pendiente en el trabajo de si se producen pérdidas de orina puede provocar falta de concentración o incluso errores. Algunas situaciones especialmente críticas pueden ser las reuniones interminables, cuando el ritmo de producción no permite ir al váter siempre que sea necesario, los viajes de trabajo, etc.

No deberíamos tampoco olvidarnos del suelo pélvico cuando planifiquemos sesiones de formación y sensibilización. Entre otras acciones, se pueden incorporar ejercicios de tonificación del suelo pélvico en las sesiones de escuela de espalda, dar información específica y enseñar técnicas para disminuir la presión en el suelo pélvico en las formaciones de manipulación manual de cargas.

Sabemos que aunque no se hable mucho sobre el tema, la IU es una patología muy frecuente y con un gran impacto sobre la salud, además de repercutir negativamente en el trabajo. Una prevención efectiva de la IU implica un abordaje multifocal, y el ámbito de la salud laboral no debería seguir estando al margen.


Licencia de Creative Commons