Publicador de continguts

Atalaya Riotinto Minera, una empresa que promou la formació, la participació i el desenvolupament personal
Tancar
Cas d'èxit
Atalaya Riotinto Minera, una empresa que promou la formació, la participació i el desenvolupament personal
Redacció
MC MUTUAL
10/08/2021
Atalaya Riotinto Minera, una empresa que promou la formació, la participació i el desenvolupament personal

(en castellà)

El proyecto Riotinto es la reapertura de la histórica mina de Riontinto mediante la implementación de un proyecto que incorpora las últimas innovaciones tecnológicas, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI. Para Atalaya Mining, las personas son su principal activo, por lo que fomentan un clima laboral igualitario promoviendo la formación, la participación y el desarrollo personal.

La seguridad del equipo es prioritaria, y por ello toda la plantilla recibe formación continua en prevención. Algunas de las acciones que la entidad ha impulsado, son la constitución de una brigada de primera intervención formada por trabajadores voluntarios que se están capacitando con los mejores profesionales de rescate o la habilitación de zonas de descanso para embarazadas. Además, se han realizado mediciones higiénicas para la determinación de riesgo pulvígeno y de ruido de exposición a agentes químicos, entre otros.

Como consecuencia de la irrupción de la COVID-19, Atalaya creó un comité de seguimiento que implantó en tiempo récord un protocolo de actuación que incluía la realización de tests PCR a toda la plantilla.

La entidad fue premiada en la XIX edición de los Premios "Antonio Baró" a la Prevención de Riesgos Laborales. La responsable del Servicio de Prevención, Isabel Zamora Francisco, nos explica qué ha significado la obtención de este reconocimiento y detalla los aspectos clave de la gestión de la prevención y la promoción de la salud en la empresa.

 

¿Qué significa la prevención de riesgos laborales para Atalaya Riotinto Minera?

Ante todo, es compromiso con el trabajo bien hecho. Esto implica producir concentrado de cobre con una política activa de "cero daños". Atalaya Riotinto Minera procesa 15 millones de toneladas de mineral al año, gracias a una tecnología punta que integra la seguridad en todas las fases del proceso.

En Atalaya el esfuerzo en seguridad es de todos. La mejora tecnológica y de los sistemas de gestión, y una dirección involucrada al 100 % en la prevención, facilitan que el trabajo incorpore valores que van más allá de la mera ejecución de la tarea.


¿En qué consisten los premios Santa Bárbara, dirigidos a trabajadores y trabajadoras?

Los mineros celebramos Santa Bárbara, patrona de la profesión, cada 4 de diciembre. Desde hace 7 años aprovechamos la festividad para convocar un concurso de propuestas que ayuden a mejorar la seguridad y fomenten la cultura preventiva. Participan empleados y colaboradores, que aportan ideas muy interesantes. Todas nos sirven para mejorar, así que todos los participantes reciben un obsequio. La propuesta ganadora, además, recibe un cheque con dinero.

Las mejores de 2019 ya son una realidad: una rampa de acceso a oficinas que facilita, por ejemplo, el reparto de paquetería mediante carro; y la colocación de gálibos en los nuevos racks de la instalación.


En referencia a los turnos de noche, habéis realizado un aná­lisis y evaluación de riesgos laborales. ¿En qué ha consisti­do?

La mina y la planta de Riotinto no paran. Es imprescindible establecer turnos de trabajo, que hemos evaluado cuidadosamente en dos vías: por un lado, una evaluación de riesgos por turnicidad; y por otro, una evaluación de factores psicosociales, en la que participó el 80 % de la plantilla, con el método CoPSoQ-istas21. Estuvo coordinada por un grupo de trabajo que incluye la dirección facultativa, recursos humanos, prevención y delegados de prevención.


¿Qué iniciativas habéis llevado a cabo para mejorar el bien­estar y la salud de los trabajadores y trabajadoras?

En 2019 implantamos varias mejoras. Por ejemplo, habilitamos un lugar de descanso para las empleadas embarazadas en caso de que necesiten reposo durante la jornada laboral. Tradicionalmente, nuestro sector ha tenido pocas mujeres, aunque esto está cambiando. En Atalaya, somos ya un 34 % del personal técnico y administrativo. Sin embargo, tenemos aún muy pocas en tareas de mantenimiento o como operadoras en el proceso.


La compañía avanza año tras año en la excelencia preven­tiva. ¿Nos puedes adelantar alguna nueva iniciativa o pro­yecto en materia de prevención y promoción de la salud?

No nos podemos quedar en reducir la siniestralidad, sino que tenemos que promover un cambio profundo de la cultura preventiva en todos los niveles. En 2020 implantamos "Liderazgo en campo", un programa en el que los técnicos, en grupos de cuatro, realizan inspecciones de seguridad una vez al mes. Evalúan los lugares de trabajo (talleres, mina, almacén, laboratorio, etc.) y realizan observaciones preventivas sobre comportamientos de seguridad de los operadores en sus tareas habituales.

Es decir, se hace seguridad por personas que no son técnicos de prevención y por técnicos que no desarrollan su trabajo en el área visitada. Es un camino para integrar de manera profunda la seguridad, además de llegar a conocer toda la instalación. Estamos muy felices con esta iniciativa, y convencidos de que ayudará a mejorar y a promover la participación de todos en la seguridad.


El 8 de noviembre se cumplen 25 años de la Ley de Pre­vención de Riesgos Laborales. ¿Cómo consideras que ha evo­lucionado la cultura preventiva en el sector de la minería a lo largo de estos años?

El cambio es sustancial. Cuando llegó la Ley de PRL solo pensábamos en evitar sanciones. Parecía imposible usar masivamente, no un casco, sino unas gafas o un protector auditivo. Y ni hablar de procedimentar actividades teniendo en cuenta las condiciones reales en las que se realizaba el trabajo.

Hoy priorizamos la seguridad como parte integral de la ética empresarial. Desde luego, la minería moderna está en esa línea. Un sector poco conocido que ha cambiado significativamente: la tecnología es parte de la operación, todo debe estar planificado y, sobre todo, mecanizado para que funcione. Con un personal altamente especializado y cualificado. Los equipos, además de capacidad y rendimiento, ofrecen ergonomía, confort y seguridad.

25 años después, hoy hablamos de ética y de buenas prácticas. Y, en definitiva, de rechazo del riesgo, o lo que es lo mismo, baja o nula tolerancia al riesgo.

Documents relacionats

No hi ha documents relacionats

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Caso de éxito
Atalaya Riotinto Minera, una empresa que promou la formació, la participació i el desenvolupament personal
Redacció
MC MUTUAL

Imagen impresion

(en castellà)

El proyecto Riotinto es la reapertura de la histórica mina de Riontinto mediante la implementación de un proyecto que incorpora las últimas innovaciones tecnológicas, así como los conceptos de seguridad y sostenibilidad ambiental propios de la minería del siglo XXI. Para Atalaya Mining, las personas son su principal activo, por lo que fomentan un clima laboral igualitario promoviendo la formación, la participación y el desarrollo personal.

La seguridad del equipo es prioritaria, y por ello toda la plantilla recibe formación continua en prevención. Algunas de las acciones que la entidad ha impulsado, son la constitución de una brigada de primera intervención formada por trabajadores voluntarios que se están capacitando con los mejores profesionales de rescate o la habilitación de zonas de descanso para embarazadas. Además, se han realizado mediciones higiénicas para la determinación de riesgo pulvígeno y de ruido de exposición a agentes químicos, entre otros.

Como consecuencia de la irrupción de la COVID-19, Atalaya creó un comité de seguimiento que implantó en tiempo récord un protocolo de actuación que incluía la realización de tests PCR a toda la plantilla.

La entidad fue premiada en la XIX edición de los Premios "Antonio Baró" a la Prevención de Riesgos Laborales. La responsable del Servicio de Prevención, Isabel Zamora Francisco, nos explica qué ha significado la obtención de este reconocimiento y detalla los aspectos clave de la gestión de la prevención y la promoción de la salud en la empresa.

 

¿Qué significa la prevención de riesgos laborales para Atalaya Riotinto Minera?

Ante todo, es compromiso con el trabajo bien hecho. Esto implica producir concentrado de cobre con una política activa de "cero daños". Atalaya Riotinto Minera procesa 15 millones de toneladas de mineral al año, gracias a una tecnología punta que integra la seguridad en todas las fases del proceso.

En Atalaya el esfuerzo en seguridad es de todos. La mejora tecnológica y de los sistemas de gestión, y una dirección involucrada al 100 % en la prevención, facilitan que el trabajo incorpore valores que van más allá de la mera ejecución de la tarea.


¿En qué consisten los premios Santa Bárbara, dirigidos a trabajadores y trabajadoras?

Los mineros celebramos Santa Bárbara, patrona de la profesión, cada 4 de diciembre. Desde hace 7 años aprovechamos la festividad para convocar un concurso de propuestas que ayuden a mejorar la seguridad y fomenten la cultura preventiva. Participan empleados y colaboradores, que aportan ideas muy interesantes. Todas nos sirven para mejorar, así que todos los participantes reciben un obsequio. La propuesta ganadora, además, recibe un cheque con dinero.

Las mejores de 2019 ya son una realidad: una rampa de acceso a oficinas que facilita, por ejemplo, el reparto de paquetería mediante carro; y la colocación de gálibos en los nuevos racks de la instalación.


En referencia a los turnos de noche, habéis realizado un aná­lisis y evaluación de riesgos laborales. ¿En qué ha consisti­do?

La mina y la planta de Riotinto no paran. Es imprescindible establecer turnos de trabajo, que hemos evaluado cuidadosamente en dos vías: por un lado, una evaluación de riesgos por turnicidad; y por otro, una evaluación de factores psicosociales, en la que participó el 80 % de la plantilla, con el método CoPSoQ-istas21. Estuvo coordinada por un grupo de trabajo que incluye la dirección facultativa, recursos humanos, prevención y delegados de prevención.


¿Qué iniciativas habéis llevado a cabo para mejorar el bien­estar y la salud de los trabajadores y trabajadoras?

En 2019 implantamos varias mejoras. Por ejemplo, habilitamos un lugar de descanso para las empleadas embarazadas en caso de que necesiten reposo durante la jornada laboral. Tradicionalmente, nuestro sector ha tenido pocas mujeres, aunque esto está cambiando. En Atalaya, somos ya un 34 % del personal técnico y administrativo. Sin embargo, tenemos aún muy pocas en tareas de mantenimiento o como operadoras en el proceso.


La compañía avanza año tras año en la excelencia preven­tiva. ¿Nos puedes adelantar alguna nueva iniciativa o pro­yecto en materia de prevención y promoción de la salud?

No nos podemos quedar en reducir la siniestralidad, sino que tenemos que promover un cambio profundo de la cultura preventiva en todos los niveles. En 2020 implantamos "Liderazgo en campo", un programa en el que los técnicos, en grupos de cuatro, realizan inspecciones de seguridad una vez al mes. Evalúan los lugares de trabajo (talleres, mina, almacén, laboratorio, etc.) y realizan observaciones preventivas sobre comportamientos de seguridad de los operadores en sus tareas habituales.

Es decir, se hace seguridad por personas que no son técnicos de prevención y por técnicos que no desarrollan su trabajo en el área visitada. Es un camino para integrar de manera profunda la seguridad, además de llegar a conocer toda la instalación. Estamos muy felices con esta iniciativa, y convencidos de que ayudará a mejorar y a promover la participación de todos en la seguridad.


El 8 de noviembre se cumplen 25 años de la Ley de Pre­vención de Riesgos Laborales. ¿Cómo consideras que ha evo­lucionado la cultura preventiva en el sector de la minería a lo largo de estos años?

El cambio es sustancial. Cuando llegó la Ley de PRL solo pensábamos en evitar sanciones. Parecía imposible usar masivamente, no un casco, sino unas gafas o un protector auditivo. Y ni hablar de procedimentar actividades teniendo en cuenta las condiciones reales en las que se realizaba el trabajo.

Hoy priorizamos la seguridad como parte integral de la ética empresarial. Desde luego, la minería moderna está en esa línea. Un sector poco conocido que ha cambiado significativamente: la tecnología es parte de la operación, todo debe estar planificado y, sobre todo, mecanizado para que funcione. Con un personal altamente especializado y cualificado. Los equipos, además de capacidad y rendimiento, ofrecen ergonomía, confort y seguridad.

25 años después, hoy hablamos de ética y de buenas prácticas. Y, en definitiva, de rechazo del riesgo, o lo que es lo mismo, baja o nula tolerancia al riesgo.