Publicador de continguts

ASPACE Badajoz, una entitat que té cura per tenir cura
Tancar
Cas d'èxit
ASPACE Badajoz, una entitat que té cura per tenir cura
Redacció
MC MUTUAL
30/03/2021
ASPACE Badajoz, una entitat que té cura per tenir cura

(en castellà)

Para la Asociación de Personas con Parálisis Cerebral y discapacidades afines de la Provincia de Badajoz (ASPACEBA), cuidar de la salud de los trabajadores y trabajadoras es un punto primordial. La asociación pacense ha realizado un plan de mejora de su gestión preventiva que ha consistido en un estudio de los riesgos asociados a cada puesto de trabajo y una formación específica. Muchas de las lesiones se producen por sobreesfuerzos o mala manipulación de los usuarios, que presentan grandes necesidades de apoyo. Se han realizado sesiones formativas sobre la correcta manipulación de estas personas y se han adquirido equipos de protección y grúas para facilitar este trabajo.

Con la llegada de la COVID-19, la entidad estableció estrictos protocolos de higiene y seguridad. El servicio de residencia, destinado a personas con un grado de discapacidad superior al 75%, ha permanecido abierto en todo momento y se han establecido nuevas rutinas de trabajo, algunas de las cuales, como asegura la entidad, han llegado para quedarse.

La entidad fue premiada en la XIX edición de los Premios "Antonio Baró" a la Prevención de Riesgos Laborales. Carlos Batalla García, director gerente de ASPACE Badajoz, nos explica qué ha significado la obtención de este reconocimiento y detalla los aspectos clave de la gestión de la prevención y la promoción de la salud en la empresa.
 

Carlos Batalla García

Del accésit en la edición 2018 a ser premiados este año, ¿en qué sentido os incentivó el reconocimiento a seguir mejorando en la gestión de la prevención?

Nuestra entidad siempre ha estado comprometida con la actividad preventiva. Somos personas que atendemos a personas, por eso tenemos que cuidarnos para cuidar. El reconocimiento nos confirma que vamos en el camino co­rrecto, y nos incentiva a seguir.


¿Cómo promovéis la participación y la incentivación de los trabajadores en materia de prevención?

A través de nuestro Comité de Empresa. Dentro del Comité hay trabajadores delegados en prevención. Además, siem­pre escuchamos las sugerencias y propuestas de mejora, pues ello redundará después en una mejor atención a nues­tros usuarios y usuarias, que es nuestro objetivo. Creo que tenemos implantada una "cultura de prevención".


¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 en la em­presa? ¿Qué medidas habéis tomado en materia de prevención y cuáles de ellas han venido para quedarse?

La población que atendemos son personas con discapaci­dad muy sensibles a la COVID-19. Son personas con grandes necesidades de apoyo y con unas patologías previas que las hacen muy vulnerables a este virus.

Por ello, desde el principio nos pusimos a trabajar en pro­tocolos de atención que procuraran que la prestación de nuestros servicios se hiciera de la forma más segura posible, para nuestros usuarios y usuarias y para nuestros trabaja­dores.

Nuestro servicio de residencia ha estado abierto durante todo este tiempo. A raíz de la pandemia, hemos acumulado mucha experiencia en el uso de medidas de protección y en la implantación de protocolos de higiene y desinfección. En definitiva, hemos aprendido a trabajar de otra manera. Sin duda, algunas de estas medidas las mantendremos, ya que a muchos de nuestros usuarios la gripe común o una simple gastroenteritis pueden traerles también fatales con­secuencias.


El colectivo de personas con parálisis cerebral y discapaci­dades afines es un colectivo especialmente vulnerable ante la COVID-19. ¿Cómo habéis gestionado la apertura del centro después del confinamiento?

Como decía, el servicio residencial ha permanecido abierto. Hemos contado con la ayuda del SES (Servicio Extremeño de Salud), quien realizó test rápidos primero y pruebas PCR después a todos los trabajadores y usuarios que se reincor­poraban al servicio tras vacaciones, o ingresos hospitalarios.

Por lo que respecta al resto de servicios (servicios diurnos -Centro de Día y Centro Ocupacional- y servicios de trata­mientos ambulatorios -Atención Temprana y Habilitación Funcional-), han estado prestándose de manera telemática durante el confinamiento y se han ido reabriendo de ma­nera escalonada, paulatina y progresiva, contando también con el SES para realizar pruebas PCR, controlando aforos y cumpliendo con las normas establecidas, restricciones y protocolos.


¿Qué consejos darías a aquellas empresas que quieran conseguir un nivel de integración de la prevención como el vuestro?

Que crean en ello. La prevención es una "filosofía de traba­jo". No podemos pensar en la prevención como una carga o como un "impuesto" más que hay que pagar, sino que es algo que debe implantarse en las entidades por convenci­miento de que va a ayudar sin duda al cumplimiento de los objetivos.


El 8 de noviembre se cumplen 25 años de la Ley de Pre­vención de Riesgos Laborales. ¿Cómo consideras que ha evo­lucionado la cultura preventiva en Extremadura a lo largo de estos años?

Pues de mirarlo con cierto recelo, como algo que nos venía impuesto, a implantarlo en las entidades como una firme apuesta por el cuidado de la salud de los trabajadores, que repercute después de forma positiva en el producto fabri­cado o el servicio prestado.

 

Licencia de Creative Commons

 

Documents relacionats

No hi ha documents relacionats

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Caso de éxito
ASPACE Badajoz, una entitat que té cura per tenir cura
Redacció
MC MUTUAL

Per a l'Associació de Persones amb Paràlisi Cerebral i discapacitats afins de la Província de Badajoz, tenir cura de la salut dels treballadors i treballadores és un punt primordial.
Imagen impresion

(en castellà)

Para la Asociación de Personas con Parálisis Cerebral y discapacidades afines de la Provincia de Badajoz (ASPACEBA), cuidar de la salud de los trabajadores y trabajadoras es un punto primordial. La asociación pacense ha realizado un plan de mejora de su gestión preventiva que ha consistido en un estudio de los riesgos asociados a cada puesto de trabajo y una formación específica. Muchas de las lesiones se producen por sobreesfuerzos o mala manipulación de los usuarios, que presentan grandes necesidades de apoyo. Se han realizado sesiones formativas sobre la correcta manipulación de estas personas y se han adquirido equipos de protección y grúas para facilitar este trabajo.

Con la llegada de la COVID-19, la entidad estableció estrictos protocolos de higiene y seguridad. El servicio de residencia, destinado a personas con un grado de discapacidad superior al 75%, ha permanecido abierto en todo momento y se han establecido nuevas rutinas de trabajo, algunas de las cuales, como asegura la entidad, han llegado para quedarse.

La entidad fue premiada en la XIX edición de los Premios "Antonio Baró" a la Prevención de Riesgos Laborales. Carlos Batalla García, director gerente de ASPACE Badajoz, nos explica qué ha significado la obtención de este reconocimiento y detalla los aspectos clave de la gestión de la prevención y la promoción de la salud en la empresa.
 

Carlos Batalla García

Del accésit en la edición 2018 a ser premiados este año, ¿en qué sentido os incentivó el reconocimiento a seguir mejorando en la gestión de la prevención?

Nuestra entidad siempre ha estado comprometida con la actividad preventiva. Somos personas que atendemos a personas, por eso tenemos que cuidarnos para cuidar. El reconocimiento nos confirma que vamos en el camino co­rrecto, y nos incentiva a seguir.


¿Cómo promovéis la participación y la incentivación de los trabajadores en materia de prevención?

A través de nuestro Comité de Empresa. Dentro del Comité hay trabajadores delegados en prevención. Además, siem­pre escuchamos las sugerencias y propuestas de mejora, pues ello redundará después en una mejor atención a nues­tros usuarios y usuarias, que es nuestro objetivo. Creo que tenemos implantada una "cultura de prevención".


¿Cómo ha afectado la pandemia de la COVID-19 en la em­presa? ¿Qué medidas habéis tomado en materia de prevención y cuáles de ellas han venido para quedarse?

La población que atendemos son personas con discapaci­dad muy sensibles a la COVID-19. Son personas con grandes necesidades de apoyo y con unas patologías previas que las hacen muy vulnerables a este virus.

Por ello, desde el principio nos pusimos a trabajar en pro­tocolos de atención que procuraran que la prestación de nuestros servicios se hiciera de la forma más segura posible, para nuestros usuarios y usuarias y para nuestros trabaja­dores.

Nuestro servicio de residencia ha estado abierto durante todo este tiempo. A raíz de la pandemia, hemos acumulado mucha experiencia en el uso de medidas de protección y en la implantación de protocolos de higiene y desinfección. En definitiva, hemos aprendido a trabajar de otra manera. Sin duda, algunas de estas medidas las mantendremos, ya que a muchos de nuestros usuarios la gripe común o una simple gastroenteritis pueden traerles también fatales con­secuencias.


El colectivo de personas con parálisis cerebral y discapaci­dades afines es un colectivo especialmente vulnerable ante la COVID-19. ¿Cómo habéis gestionado la apertura del centro después del confinamiento?

Como decía, el servicio residencial ha permanecido abierto. Hemos contado con la ayuda del SES (Servicio Extremeño de Salud), quien realizó test rápidos primero y pruebas PCR después a todos los trabajadores y usuarios que se reincor­poraban al servicio tras vacaciones, o ingresos hospitalarios.

Por lo que respecta al resto de servicios (servicios diurnos -Centro de Día y Centro Ocupacional- y servicios de trata­mientos ambulatorios -Atención Temprana y Habilitación Funcional-), han estado prestándose de manera telemática durante el confinamiento y se han ido reabriendo de ma­nera escalonada, paulatina y progresiva, contando también con el SES para realizar pruebas PCR, controlando aforos y cumpliendo con las normas establecidas, restricciones y protocolos.


¿Qué consejos darías a aquellas empresas que quieran conseguir un nivel de integración de la prevención como el vuestro?

Que crean en ello. La prevención es una "filosofía de traba­jo". No podemos pensar en la prevención como una carga o como un "impuesto" más que hay que pagar, sino que es algo que debe implantarse en las entidades por convenci­miento de que va a ayudar sin duda al cumplimiento de los objetivos.


El 8 de noviembre se cumplen 25 años de la Ley de Pre­vención de Riesgos Laborales. ¿Cómo consideras que ha evo­lucionado la cultura preventiva en Extremadura a lo largo de estos años?

Pues de mirarlo con cierto recelo, como algo que nos venía impuesto, a implantarlo en las entidades como una firme apuesta por el cuidado de la salud de los trabajadores, que repercute después de forma positiva en el producto fabri­cado o el servicio prestado.

 

Licencia de Creative Commons