Publicador de continguts

1215, el PIN dels tècnics en prevenció
Tancar
Article
1215, el PIN dels tècnics en prevenció
Jesús Guasch
Tècnic superior en prevenció de riscos laborals. Enginyer industrial
03/05/2022
1215, el PIN dels tècnics en prevenció

(en castellà)

El pasado mes de noviembre, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST) publicó una nueva edición de la "Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los equipos de trabajo", atendiendo a la disposición final primera del Real Decreto 1215/1997, por la que además de elaborar una guía técnica, la mantendrá actualizada.

Prueba del alcance que suponen los equipos de trabajo en la seguridad y salud laboral, además de las 210 páginas de la guía técnica, es el apartado de fuentes de información, donde se recopilan los documentos citados: cerca de 30 reales decretos, más de 250 normas UNE y otras 10 guías técnicas y alrededor de 100 NTP del INSST.

El objeto de este artículo es detallar los cambios de esta actualización, aprovechando para esbozar algunos de los aspectos que contribuyen a la prevención de accidentes con equipos de trabajo.


ANTECEDENTES

La primera guía técnica del Real Decreto 1215/1997 fue publicada en abril del año 2000, actualizada en noviembre de 2011 por la entrada en vigor del Real Decreto 2177/2004, que modifica el Real Decreto 1215/1997 en materia de trabajos temporales en altura, añadiendo un cuarto punto al Anexo II (con algún ajuste en el articulado para la coherencia del conjunto):

  • Disposiciones relativas a la utilización de los equipos de trabajos temporales en altura

Estos equipos de trabajos temporales en altura incluyen, además de unas disposiciones generales, disposiciones específicas sobre la utilización de escaleras de mano, la utilización de andamios y las técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas.

Esta tercera edición, publicada en septiembre de 2021, no se debe a cambios normativos en el Real Decreto 1215/1997, sino, como se describe en su introducción, para "…incorporar los cambios normativos que han tenido lugar a lo largo de estos últimos años, que afectan a la comercialización y utilización de los equipos de trabajo, se aclaran algunas cuestiones que se han planteado en relación con los usos prohibidos y no previstos de los equipos de trabajo, el cumplimiento de las disposiciones generales del Anexo I y la formación requerida para la utilización".


ESTRUCTURA

El objetivo de las guías técnicas es facilitar la aplicación de los reales decretos que desarrollan, proporcionando criterios e información técnica para la evaluación y prevención de riesgos, si bien no son de carácter vinculante.

Para ello, interrumpen el articulado allí donde consideran para incluir comentarios más y menos extensos, hacen lo propio con los apartados de los anexos e incorporan una serie de apéndices que profundizan en los aspectos más técnicos. En el caso de esta guía técnica, son 13 los apéndices que el INSST ofrece, junto a una extensa bibliografía.

En general, todos los reales decretos en el ámbito de la Ley de prevención de riesgos laborales (LPRL) tienen una estructura similar, con fondo azul en el siguiente diagrama:
 

estructura de los reales decretos


Los bloques centrales son la base para evitar los daños a la salud, siendo el bloque con trama específico para los equipos de trabajo.

También específicos son los dos anexos. El primero trata del diseño y la fabricación de los equipos de trabajo para eliminar los riesgos o minimizarlos en el origen, dirigido principalmente a fabricantes (artículo 41 de la Ley 31/1995), mientras que el segundo trata de su utilización para minimizar y controlar los riesgos residuales, dirigido a los empresarios.

El orden de los anexos coincide, apostaría que premeditadamente, con la jerarquía de controles que priorizan las medidas preventivas según su eficacia:
 

Orden de los anexos de los reales decretos


El Anexo I establece los criterios para que la seguridad esté integrada en el equipo de trabajo desde el origen, seguridad intrínseca, de aplicación a los sistemas de mando, las extracciones localizadas, los resguardos y dispositivos de protección, la señalización, etc.

Por su parte, el Anexo II establece los criterios de utilización, como la adecuación al entorno, el uso recomendado por el fabricante, la presencia de recursos preventivos, la formación e información, el mantenimiento, las comprobaciones, los procedimientos, la protección individual, etc.

A su vez, ambos anexos abren con los aspectos generales, aplicables a todos los equipos de trabajo, para luego centrarse en equipos de trabajo que presentan riesgos graves y característicos:
 

Aspectos generales de los anexos de los reales decretos
Para finalizar, los apéndices incluyen aspectos normativos, documentales y metodológicos, junto con criterios e información técnica complementaria, referenciados a lo largo de toda la guía.
 

CAMBIOS EN LA GUÍA TÉCNICA

Desarrollando el párrafo transcrito anteriormente, uno de los cambios más significativos está relacionado con el plazo, ya finalizado, para la adaptación de los equipos de trabajo a los requisitos del Anexo I, que elimina el Apéndice E relativo al periodo transitorio.

Se trata del impacto de uno de los comentarios al artículo 3 que se repite en la observación preliminar del Anexo I, por el que se pone en duda que equipos con Marcado CE cumplan con dicho anexo, dados los accidentes que todavía suceden.

Por ello, la guía técnica refuerza la responsabilidad del empresario para garantizar que los equipos adquiridos sean conformes al Anexo I, incluso en el caso más favorable, esto es equipos con Marcado CE que además se utilizan según el uso previsto por el fabricante, actuando en consecuencia cuando no sea así. Para ello, el empresario debe realizar la evaluación de riesgos, según se describe en el Apéndice 4.

En este sentido, es interesante releer el comentario al artículo 3, que también aclara cuestiones referentes tanto a los usos prohibidos como a los usos no previstos por el fabricante.

Por otro lado, destaca el cambio de perspectiva para tratar dos prácticas demasiado habituales, como son la elevación y el traslado de trabajadores en equipos de trabajo no diseñados para ello:

  • La primera práctica, apartado 3 del Anexo II, es la elevación de trabajadores con equipos de trabajo no previstos para ello, donde la nueva guía es más contundente en su estilo de redacción y traslada la parte más didáctica a dos recientes NTP (955 y 956). Además, en el Apéndice 10 se incluye este aclarador esquema:

  • La segunda práctica, apartados 2 del Anexo I y del Anexo II, es el traslado de trabajadores en equipos no diseñados específicamente para ello, que ni se considera en la nueva guía técnica. No así en la anterior, que aceptaba la ocurrencia y proponía medidas preventivas para evitar accidentes, derivadas de la evaluación de riesgos.

Cada edición se ajusta a su tiempo, si bien ciertas prácticas perduran más de lo aconsejable. ¿Cómo erradicarlas?

También se concreta mejor, para que no haya lugar a dudas, la formación necesaria para la dirección del montaje, desmontaje o modificación sustancial de los andamios, así como la necesaria para su ejecución y su inspección, apartado 4 del Anexo II.

Respecto los apéndices, hay cambios más y menos relevantes. Como se ha comentado, se elimina el Apéndice E, lo que también supone la actualización de los Apéndices A y B por los actuales Apéndices 1 y 2, que tratan de esclarecer cuestiones sobre la legislación aplicable a las máquinas en relación con su primera comercialización y/o puesta en servicio y la legislación específica aplicable a determinados equipos de trabajo, tanto para su utilización como para su comercialización.

Se eliminan el Apéndice F y el Apéndice G a favor del nuevo Apéndice 4, donde también se trasladan los anteriores comentarios a las observaciones preliminares de ambos anexos.

Además, se incorpora un nuevo Apéndice 3 para aclarar cuándo es necesario el Marcado CE y cuándo el equipo de trabajo puede ser certificado.

Por otro lado, se amplía el alcance de los Apéndices 5 y 13 (anteriores D y M):

  • El Apéndice 5 se centra en desarrollar el contenido que debe tener el manual de instrucciones de un equipo en uso que no dispone del mismo, mientras que el anterior enumeraba el contenido del manual elaborado por el fabricante.
  • El Apéndice 13 añade la formación relativa a andamios y técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas, además de la referente a conductores de equipos de trabajo automotores, que trataba en exclusiva el anterior apéndice. También incluye referencias a los contenidos, duración y periodicidad de estas formaciones.

Por último, tanto en los apéndices como en los anexos, se referencian multitud de recursos (documentación, app, calculadores, bases de datos) que el INSST ha desarrollado a lo largo de estos años, citados a lo largo de la guía y que se aprovechan para simplificar ciertos comentarios que ahora se apoyan en ellos.

A modo de ejemplo, se cita la NTP 1098 referente a órganos de accionamiento, la NTP 1117 de consignación de máquinas, la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos derivados de la exposición a campos electromagnéticos en los lugares de trabajo, la app de cortinas fotoeléctricas o la base de datos de vibraciones.

Del mismo modo, se actualizan normas UNE, como la Norma UNE-EN ISO 12100, que establece los principios para la evaluación y reducción del riesgo, en lugar de la anterior Norma UNE-EN ISO 14121-1, normativas, como el Real Decreto 144/2016 referente a atmósferas explosivas que deroga el Real Decreto 400/1996 o convenios colectivos, como el Convenio General del Sector de la Construcción, así como imágenes y diagramas.


CONCLUSIÓN

Esta nueva edición de la guía técnica saca provecho de todo el contenido anterior y lo adapta a la nueva realidad, reforzando aspectos que el paso del tiempo ha probado necesarios, como detectar que veinte años después existen en el mercado equipos de trabajo que siguen sin cumplir con el Anexo I o que determinadas prácticas nada recomendables perduran en el tiempo.

Más cuando la técnica no se detiene y aparecen nuevos equipos de trabajo más flexibles, autónomos y conectados, como los llamados robots colaborativos, añadidos en el comentario al artículo 2 referente a las definiciones, que deben cumplir con ambos anexos y donde son de especial importancia los sistemas de mando para las funciones de seguridad, desarrollados en el Apéndice 6 y para los que se recomienda la visualización de esta colección de videos NAPO.


CORRESPONDENCIA APÉNDICES

  • Apéndice 1 modifica el Apéndice A.
  • Apéndice 2 modifica el Apéndice B.
  • Apéndice 3 nuevo.
  • Apéndice 4 agrupa y modifica los Apéndices F y G.
  • Apéndice 5 modifica el Apéndice D.
  • Apéndice 6 similar al Apéndice H.
  • Apéndice 7 similar al Apéndice J.
  • Apéndice 8 similar al Apéndice C.
  • Apéndice 9 similar al Apéndice P.
  • Apéndice 10 modifica el Apéndice N.
  • Apéndice 11 similar al Apéndice K.
  • Apéndice 12 similar al Apéndice L.
  • Apéndice 13 modifica el Apéndice M.
  • Apéndice E desaparece.


Licencia de Creative Commons

Documents relacionats

No hi ha documents relacionats

Referències

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado