Publicador de contenidos

Y si dejamos de fumar, ¿qué ganamos?
Cerrar
Artículo
Y si dejamos de fumar, ¿qué ganamos?
Sonia Alonso
Enfermera especialista en enfermería del trabajo y técnica superior en prevención de riesgos laborales de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL
31/05/2021
Y si dejamos de fumar, ¿qué ganamos?

El consumo de tabaco está relacionado con la aparición de múltiples enfermedades, y se considera como la causa aislada más importante de morbilidad y mortalidad prevenible.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que cada año fallecen más de 8 millones de personas a causa del tabaco. De estas defunciones, más de 7 millones se deben al consumo directo de tabaco y alrededor de 1,2 millones son consecuencia de la exposición de no fumadores al humo ajeno.

Según datos de la Encuesta Nacional de Salud, del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el 25,6% de los hombres son fumadores a diario, frente al 18,8% de las mujeres. Como nota positiva, cada vez son más las personas interesadas en dejar de fumar: alrededor de un 32% de los fumadores diarios han realizado al menos un intento de abandono en los últimos 12 meses.

Por otro lado, cerca de 52.000 muertes anuales en España son atribuibles al consumo de tabaco: las personas fumadoras fallecen una media de 10 años antes que las no fumadoras. Su consumo, además, está relacionado con una mayor probabilidad de desarrollar hasta 15 diferentes tipos de cáncer, así como enfermedades respiratorias y cardiovasculares. De ahí que la primera y segunda recomendación, de las 12 recomendaciones del Código Europeo contra el Cáncer, sean relativas al tabaco:

  1. No fume. No consuma ningún tipo de tabaco.
  2. Haga que su hogar esté libre de humo. Apoye las políticas libres de humo en su lugar de trabajo.


COMPONENTES DEL TABACO

El tabaco y el humo que se desprende de su combustión es el resultado de más de 4.000 sustancias diferentes, 69 de ellas altamente tóxicas y cancerígenas.

Los principales componentes del tabaco son la nicotina (principal responsable de la dependencia física al tabaco, ya que es una sustancia psicoactiva con alto poder adictivo), monóxido de carbono y sustancias irritantes (cianuro de hidrógeno, amoníaco, acetona, formaldehído, etc.), así como agentes cancerígenos (alquitrán, formaldehído, polonio 210, cadmio, níquel, cloruro de vinilo e hidrocarburos aromáticos policíclicos, etc.).

De todas las sustancias que forman parte de la composición del tabaco, alrededor de 100 tienen la capacidad de ser tóxicas a nivel pulmonar. De entre todas ellas, destacamos las sustancias antioxidantes, el formaldehído, el cadmio, el óxido de nitrógeno y el cianuro.


PRINCIPALES PROBLEMAS DE SALUD RELACIONADOS CON EL CONSUMO DE TABACO

Fumar tiene múltiples efectos negativos para la salud y está relacionado con la aparición de:

  • Cáncer, principalmente de pulmón y de laringe, siendo el tabaco responsable del 80% de ellos. También existe relación con la aparición del cáncer de la cavidad oral, esófago, estómago, vejiga, cuello de útero, colón y leucemias, entre otros.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Es la forma más frecuente y grave de las enfermedades pulmonares relacionadas con el consumo de tabaco. Alrededor del 80-85% de los pacientes que padecen esta enfermedad es por haber sido fumadores, y la desarrollan uno de cada cuatro. La probabilidad de desarrollar esta enfermedad es mayor si el inicio del hábito de fumar tuvo lugar durante la adolescencia o la infancia. El riesgo de EPOC en los fumadores se triplica o cuadruplica respecto a los no fumadores.
  • Otras enfermedades pulmonares. Hay una mayor probabilidad de sufrir infecciones respiratorias como neumonía, tuberculosis o gripe; y de presentar síntomas respiratorios como tos, mucosidad, sibilancias, así como de padecer ataques de asma de forma más frecuente. No solo existe más probabilidad, sino que se presentan de una forma más grave.
  • Enfermedades cardiovasculares (ECV). El consumo de tabaco es el segundo factor causal más importante de estas enfermedades, por detrás de la hipertensión arterial. Entre las principales ECV relacionadas con su consumo, encontramos las enfermedades coronarias (infarto agudo de miocardio), los accidentes cerebrovasculares, la enfermedad vascular periférica y el aneurisma de aorta abdominal. Las personas fumadoras tienen tres veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular que el resto de la población.
  • Otros problemas de salud: odontológicos, gastrointestinales, diabetes, pérdida de audición, alteraciones inmunológicas, demencia y problemas cutáneos, entre otros.

Además, hay que tener en consideración que no existe un nivel de consumo seguro de tabaco, pues hasta las personas consumidoras de un número bajo de cigarrillos tienen más riesgo de desarrollar alguna de las enfermedades relacionadas con el tabaco que aquellas que no consumen. También las personas no fumadoras expuestas a su humo tienen un mayor riesgo de desarrollar alguna de las enfermedades mencionadas que las personas no expuestas.


REPERCUSIONES DEL CONSUMO DE TABACO EN EL ÁMBITO LABORAL

Además de las importantes consecuencias que tiene sobre la salud de las personas, tal y como acabamos de ver, el consumo de tabaco también tiene considerables repercusiones económicas sobre las empresas.

Los trabajadores fumadores presentan una media anual de 4 días más de baja laboral respecto a los no fumadores. Así lo recoge el estudio "Costes derivados del uso de servicios sanitarios y bajas laborales en pacientes fumadores: estudio en una comunidad urbana" publicado por el Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), según el cual, los fumadores tienen una media de 11 días de baja laboral anuales frente a los 7 días de los no fumadores. Este estudio también revela que un trabajador fumador supone un coste adicional de 819,60 euros respecto a un trabajador no fumador, estimándose en 2.253,90 euros el coste anual por incapacidad temporal y pérdida de productividad en fumadores y de 1.434,30 euros en no fumadores.

Por otro lado, según un informe de la Universidad de Nottingham, los fumadores tienen un 33% más de probabilidades de faltar al trabajo que los no fumadores y un 19% más de probabilidad que los exfumadores, ausentándose del trabajo una media de 2,7 días más al año.

Es decir, los trabajadores fumadores, no solo se ausentan más del trabajo, sino que la duración de las bajas también es mayor respecto a los trabajadores no fumadores.

A este impacto económico, consecuencia del absentismo laboral por enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco, hay que sumar la pérdida de productividad por las ausencias de los fumadores durante la jornada laboral para fumar.

Según un estudio realizado en Reino Unido en 2014 por el Centre for Economics and Business Research (CEBR) para la British Heart Foundation (BHF), las personas fumadoras realizan una media de 3,9 pausas al día para fumar de aproximadamente 9,8 minutos cada una.


BENEFICIOS DE DEJAR DE FUMAR

El abandono del consumo de tabaco, además de mejorar la calidad de vida de las personas que dejan de fumar, conlleva numerosos beneficios:

  • Disminuye el riesgo de sufrir enfermedades pulmonares (EPOC, bronquitis, faringitis, etc.), así como enfermedades cardiovasculares.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer, principalmente de pulmón y laringe, así como de cualquier tipo de cáncer relacionado con el consumo de tabaco.
  • Mejora los sentidos del olfato y del gusto.
  • Contribuye a un mejor aspecto, y de la apariencia, debido a que mejora el estado de la piel, y desaparece el olor a tabaco en las manos y en la ropa.
  • Aumenta la capacidad física.
  • Mejora la salud reproductiva.
  • Supone un ahorro económico al dejar de comprar tabaco.


PREVENIR EL CONSUMO DE TABACO DESDE LA PERSPECTIVA DE EMPRESA SALUDABLE

El ámbito laboral es considerado un escenario idóneo y brinda oportunidades únicas para el desarrollo de programas de promoción de la salud. En él, los trabajadores pasan un tercio de las horas del día que, junto a la afinidad entre compañeros y la coincidencia de intereses, favorece la participación y la permanencia en las actividades de promoción de la salud.

Desarrollar programas para ayudar a los trabajadores a dejar de fumar, fomentar el abandono del consumo de tabaco y prevenir su consumo, no solamente mejora la salud de los trabajadores, sino que tiene repercusiones económicas favorables para las empresas.

Entre los principales beneficios destacan:

  • Aumento de la productividad. Cuando un trabajador deja de fumar, aumenta un 4,5% su productividad al cabo de un año y este porcentaje va aumentando hacia valores observados en trabajadores no fumadores, según consta en el artículo del Área de Tabaquismo de la SEPAR antes mencionado.
  • Reducción del absentismo.
  • Mejora de la imagen de la empresa, tanto interna como externamente.


COMO OS PODEMOS AYUDAR DESDE MC MUTUAL

Para poder fomentar hábitos de vida saludable dentro de la empresa, ponemos a disposición de nuestros mutualistas diferentes campañas de promoción de la salud, entre las que se encuentra "Tú puedes: Dejar de fumar". Esta campaña ofrece estrategias para facilitar el abandono del consumo de tabaco a los trabajadores que deseen dejar de fumar. Para ello, os facilitamos diferentes materiales de sensibilización relativos a los beneficios de llevar un estilo de vida saludable a través del abandono del consumo de tabaco. Además, tenéis disponible la guía de implantación de la campaña como herramienta de apoyo para poder llevarla a cabo.


Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado