Publicador de contenidos

Patinetes eléctricos, equipos de trabajo en la empresa
Cerrar
Artículo
Patinetes eléctricos, equipos de trabajo en la empresa
Mª Carmen Pacheco Pardos
Técnica superior en prevención de riesgos laborales de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL
28/07/2022
Patinetes eléctricos, equipos de trabajo en la empresa

Hoy en día, los patinetes eléctricos están de moda en la movilidad urbana. Se han convertido en un vehículo útil para desplazamientos cortos, dado que resultan relativamente económicos, tanto por su coste inicial como por su mantenimiento.


UN REPASO POR SU HISTORIA

Nos pueden parecer un invento reciente, pero sus orígenes datan del año 1915 en los Estados Unidos. La compañía Krupp, dedicada al armamento, fabricó el primer patinete eléctrico, denominado Autoped, el cual ya contaba con bocina, luces delanteras y traseras, una pequeña caja de herramientas y un motor para impulsar el vehículo que permitía alcanzar una velocidad de 35 km/h. Este modelo inicial no dista mucho del actual, ya que también era plegable para facilitar su almacenamiento.
 

Florence Norman por las calles de Londres en 1916
(Foto de Daily Mail)

Inicialmente fue un vehículo para usuarios particulares, especialmente empleado por mujeres que necesitaban un medio de transporte para desplazarse de forma independiente. Muy pronto se vio su utilidad y se convirtió también en un vehículo laboral: una compañía de correos lo utilizó para que su personal empleado se desplazara de forma más rápida. Fue usado igualmente por la policía, al permitirles ir más rápidos por las calles y plazas de la ciudad, persiguiendo a los delincuentes, quienes también lo aprovecharon para evitar ser atrapados.

En Europa se comenzó a fabricar en 1919, cuando la empresa fabricante obtuvo el permiso para producir el Autoped y se extendió su uso. Sin embargo, este vehículo cayó progresivamente en desuso a nivel mundial por su alto coste.

A lo largo del siglo pasado, tuvo diferentes altibajos, pero la invención de las baterías de litio en 1991 contribuyó a que, en 1996, la compañía Peugeot se convirtiera en la primera marca en volver a producir en masa los nuevos patinetes eléctricos, los Scoot'Elec.

A partir de 2001, fueron varias empresas las que comenzaron a crear nuevos modelos, hasta que hoy en día se ha extendido su uso, al ser un medio económico, ecológico y eficiente para las vías urbanas.


VEHÍCULO DE MOVILIDAD PERSONAL

Debido a la proliferación de este medio de transporte, se ha visto la necesidad de regular su circulación para evitar accidentes. De este modo, el pasado 10 de noviembre de 2020 se publicó el Real Decreto 970/2020, por el que se modificaba el Reglamento General de Circulación y el Reglamento General de Vehículos en materia de medidas urbanas de tráfico, y los patinetes eléctricos pasaron a ser considerados vehículos y a estar regulados por las normas de tráfico:

«Vehículo de movilidad personal: Vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza y propulsado exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre 6 y 25 km/h. Solo pueden estar equipados con un asiento o sillín si están dotados de sistema de autoequilibrado. Se excluyen de esta definición los Vehículos sin sistema de autoequilibrado y con sillín, los vehículos concebidos para competición, los vehículos para personas con movilidad reducida y los vehículos con una tensión de trabajo mayor a 100 VCC o 240 VAC, así como aquellos incluidos dentro del ámbito del Reglamento (UE) n.º 168/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de enero de 2013».

A partir de entonces, se ha ido incorporando nueva reglamentación para este tipo de vehículos, como la publicada en enero de 2022, por la Dirección General de Tráfico, que aprobó el Manual de características de los vehículos de movilidad personal (Resolución de 12 de enero de 2022), una nueva regulación donde se establece que los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) que se comercialicen a partir del 22 de enero de 2024, tanto para el transporte personal como para el transporte de mercancías u otros servicios, requerirán, para poder circular, del "certificado de circulación que garantice el cumplimiento de los requisitos técnicos exigibles por la normativa nacional e internacional recogidos en su manual de características, así como su identificación". Los vehículos vendidos hasta dicha fecha podrán circular hasta el 22 de enero del año 2027, aunque no dispongan de certificado.

El 22 de marzo de 2022 también entró en vigor la Ley 18/2021, por la que se modifica el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, en materia del permiso y licencia de conducción por puntos.

Por todo ello, se hace necesario que los usuarios de dichos vehículos conozcan la normativa de aplicación y deban estar al tanto de las modificaciones tanto a nivel nacional, como las adaptaciones en las ordenanzas locales, para poder circular por nuestras calles y carreteras.


EL PATINETE COMO EQUIPO DE TRABAJO

Al tratarse de un medio de transporte barato, rápido y sostenible, numerosas empresas han ido incorporando el patinete eléctrico como vehículo para el desplazamiento en repartos a domicilio o, simplemente, como medio de transporte en sus propias instalaciones.

De ahí que sea también en un equipo más de trabajo, siendo necesario aplicar la normativa específica sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo que establece el Real Decreto 1215/1997.

En la actualización de la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los equipos de trabajo, del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), mencionan expresamente los patinetes eléctricos para recordarnos la obligación de cumplir con la normativa indicada:

"Por otro lado, y debido a los avances tecnológicos de los últimos años, se están incorporando al mundo laboral una serie de equipos de trabajo tales como las máquinas que incorporan inteligencia artificial (machine learning), los vehículos de guiado automático (AGV), las aeronaves no tripuladas (UAV, por ejemplo, drones), los patinetes eléctricos (hoverboard, segway, etc.), los robots colaborativos, etc. en relación con los que se está desarrollando normativa específica, pero que, en cualquier caso y cuando sean utilizados en el trabajo, deberán cumplir también lo establecido en el presente real decreto".

Así, "el empresario adoptará las medidas necesarias para que los equipos de trabajo que se pongan a disposición de los trabajadores sean adecuados al trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados al mismo, de forma que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores al utilizar dichos equipos de trabajo" (art. 3 RD 1215/1997).

Toda empresa que disponga de estos equipos de trabajo para los desplazamientos, deberá contemplarlos en la evaluación de riesgos por puesto de trabajo, dando formación e información específica a los usuarios de dichos equipos, además de proporcionar los equipos de protección individual que sean reglamentarios o que se especifiquen en la evaluación de riesgos. Tampoco se debe olvidar la necesidad de realizar el mantenimiento preventivo, teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante, y adaptar dichos equipos según establezca la normativa vigente, tanto de prevención como de tráfico. Por último, será necesario cumplir con la obligación, cuando proceda, de disponer de los certificados para la circulación y la identificación de los VMP de empresa.
 

Licencia de Creative Commons

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Artículo
Patinetes eléctricos, equipos de trabajo en la empresa
Mª Carmen Pacheco Pardos
Técnica superior en prevención de riesgos laborales de la División de Servicios de Prevención de MC MUTUAL

Imagen imprimir

Hoy en día, los patinetes eléctricos están de moda en la movilidad urbana. Se han convertido en un vehículo útil para desplazamientos cortos, dado que resultan relativamente económicos, tanto por su coste inicial como por su mantenimiento.


UN REPASO POR SU HISTORIA

Nos pueden parecer un invento reciente, pero sus orígenes datan del año 1915 en los Estados Unidos. La compañía Krupp, dedicada al armamento, fabricó el primer patinete eléctrico, denominado Autoped, el cual ya contaba con bocina, luces delanteras y traseras, una pequeña caja de herramientas y un motor para impulsar el vehículo que permitía alcanzar una velocidad de 35 km/h. Este modelo inicial no dista mucho del actual, ya que también era plegable para facilitar su almacenamiento.
 

Florence Norman por las calles de Londres en 1916
(Foto de Daily Mail)

Inicialmente fue un vehículo para usuarios particulares, especialmente empleado por mujeres que necesitaban un medio de transporte para desplazarse de forma independiente. Muy pronto se vio su utilidad y se convirtió también en un vehículo laboral: una compañía de correos lo utilizó para que su personal empleado se desplazara de forma más rápida. Fue usado igualmente por la policía, al permitirles ir más rápidos por las calles y plazas de la ciudad, persiguiendo a los delincuentes, quienes también lo aprovecharon para evitar ser atrapados.

En Europa se comenzó a fabricar en 1919, cuando la empresa fabricante obtuvo el permiso para producir el Autoped y se extendió su uso. Sin embargo, este vehículo cayó progresivamente en desuso a nivel mundial por su alto coste.

A lo largo del siglo pasado, tuvo diferentes altibajos, pero la invención de las baterías de litio en 1991 contribuyó a que, en 1996, la compañía Peugeot se convirtiera en la primera marca en volver a producir en masa los nuevos patinetes eléctricos, los Scoot'Elec.

A partir de 2001, fueron varias empresas las que comenzaron a crear nuevos modelos, hasta que hoy en día se ha extendido su uso, al ser un medio económico, ecológico y eficiente para las vías urbanas.


VEHÍCULO DE MOVILIDAD PERSONAL

Debido a la proliferación de este medio de transporte, se ha visto la necesidad de regular su circulación para evitar accidentes. De este modo, el pasado 10 de noviembre de 2020 se publicó el Real Decreto 970/2020, por el que se modificaba el Reglamento General de Circulación y el Reglamento General de Vehículos en materia de medidas urbanas de tráfico, y los patinetes eléctricos pasaron a ser considerados vehículos y a estar regulados por las normas de tráfico:

«Vehículo de movilidad personal: Vehículo de una o más ruedas dotado de una única plaza y propulsado exclusivamente por motores eléctricos que pueden proporcionar al vehículo una velocidad máxima por diseño comprendida entre 6 y 25 km/h. Solo pueden estar equipados con un asiento o sillín si están dotados de sistema de autoequilibrado. Se excluyen de esta definición los Vehículos sin sistema de autoequilibrado y con sillín, los vehículos concebidos para competición, los vehículos para personas con movilidad reducida y los vehículos con una tensión de trabajo mayor a 100 VCC o 240 VAC, así como aquellos incluidos dentro del ámbito del Reglamento (UE) n.º 168/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de enero de 2013».

A partir de entonces, se ha ido incorporando nueva reglamentación para este tipo de vehículos, como la publicada en enero de 2022, por la Dirección General de Tráfico, que aprobó el Manual de características de los vehículos de movilidad personal (Resolución de 12 de enero de 2022), una nueva regulación donde se establece que los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) que se comercialicen a partir del 22 de enero de 2024, tanto para el transporte personal como para el transporte de mercancías u otros servicios, requerirán, para poder circular, del "certificado de circulación que garantice el cumplimiento de los requisitos técnicos exigibles por la normativa nacional e internacional recogidos en su manual de características, así como su identificación". Los vehículos vendidos hasta dicha fecha podrán circular hasta el 22 de enero del año 2027, aunque no dispongan de certificado.

El 22 de marzo de 2022 también entró en vigor la Ley 18/2021, por la que se modifica el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por el Real Decreto Legislativo 6/2015, de 30 de octubre, en materia del permiso y licencia de conducción por puntos.

Por todo ello, se hace necesario que los usuarios de dichos vehículos conozcan la normativa de aplicación y deban estar al tanto de las modificaciones tanto a nivel nacional, como las adaptaciones en las ordenanzas locales, para poder circular por nuestras calles y carreteras.


EL PATINETE COMO EQUIPO DE TRABAJO

Al tratarse de un medio de transporte barato, rápido y sostenible, numerosas empresas han ido incorporando el patinete eléctrico como vehículo para el desplazamiento en repartos a domicilio o, simplemente, como medio de transporte en sus propias instalaciones.

De ahí que sea también en un equipo más de trabajo, siendo necesario aplicar la normativa específica sobre las disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo que establece el Real Decreto 1215/1997.

En la actualización de la Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la utilización de los equipos de trabajo, del Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (INSST), mencionan expresamente los patinetes eléctricos para recordarnos la obligación de cumplir con la normativa indicada:

"Por otro lado, y debido a los avances tecnológicos de los últimos años, se están incorporando al mundo laboral una serie de equipos de trabajo tales como las máquinas que incorporan inteligencia artificial (machine learning), los vehículos de guiado automático (AGV), las aeronaves no tripuladas (UAV, por ejemplo, drones), los patinetes eléctricos (hoverboard, segway, etc.), los robots colaborativos, etc. en relación con los que se está desarrollando normativa específica, pero que, en cualquier caso y cuando sean utilizados en el trabajo, deberán cumplir también lo establecido en el presente real decreto".

Así, "el empresario adoptará las medidas necesarias para que los equipos de trabajo que se pongan a disposición de los trabajadores sean adecuados al trabajo que deba realizarse y convenientemente adaptados al mismo, de forma que garanticen la seguridad y salud de los trabajadores al utilizar dichos equipos de trabajo" (art. 3 RD 1215/1997).

Toda empresa que disponga de estos equipos de trabajo para los desplazamientos, deberá contemplarlos en la evaluación de riesgos por puesto de trabajo, dando formación e información específica a los usuarios de dichos equipos, además de proporcionar los equipos de protección individual que sean reglamentarios o que se especifiquen en la evaluación de riesgos. Tampoco se debe olvidar la necesidad de realizar el mantenimiento preventivo, teniendo en cuenta las instrucciones del fabricante, y adaptar dichos equipos según establezca la normativa vigente, tanto de prevención como de tráfico. Por último, será necesario cumplir con la obligación, cuando proceda, de disponer de los certificados para la circulación y la identificación de los VMP de empresa.
 

Licencia de Creative Commons