Publicador de contenidos

Norma ISO 45001: Historia de más de 20 años de desencuentros entre la ISO y la OIT
Cerrar
Artículo
Norma ISO 45001: Historia de más de 20 años de desencuentros entre la ISO y la OIT
Emilio Castejón Vilella
Ingeniero industrial. Técnico superior en PRL
23/10/2018
Norma ISO 45001: Historia de más de 20 años de desencuentros entre la ISO y la OIT

1996, PRIMEROS PASOS HACIA UN SISTEMA DE GESTIÓN DE LA SST

En setiembre de 1996, la ISO organizó en su sede de Ginebra un taller de trabajo sobre la conveniencia de que dicha organización normalizara la gestión de la SST. Asistieron más de trescientos delegados y una aplastante mayoría de los participantes se manifestó en contra de que la ISO se implicara en una norma sobre sistemas de gestión en SST, al menos en ese momento.

A la vista de la posición mayoritaria el presidente anunció que, debido a las dudas acerca de la pertinencia de que la ISO ampliara su marco de funciones normalizadoras al campo de la SST, el Consejo de Gestión Técnica de la ISO decidiría en última instancia si se iniciaban o no los trabajos preliminares con vistas a la elaboración de dichas normas2.

El Consejo de Gestión Técnica de la ISO se reunió los días 27 y 28 de enero de 1997 y decidió interrumpir todas las actividades en torno a la normalización de un sistema de gestión en SST, aunque al mismo tiempo solicitó a todos los miembros de la organización que informaran sobre los desarrollos a nivel nacional y regional al Secretariado de la ISO, que actuaría como intermediario para informar a algunos países que habían manifestado necesidades en este sentido3.


DIRECTRICES DE LA OIT

A la luz de esta decisión, en 1998 la Subdirección de Seguridad y Salud en el Trabajo de la OIT, en cooperación con la Asociación Internacional de Higiene Ocupacional (IOHA), comenzó a ocuparse en la identificación de los elementos clave de los sistemas de gestión de SST existentes, con vistas a la elaboración de unas directrices sobre gestión de la SST.

El proyecto final de documento de la OIT se presentó para comentarios a los mandantes de dicha organización en enero de 2001. Las directrices de la OIT sobre sistemas de gestión de la SST fueron adoptadas en una reunión tripartita de expertos en abril de 2001. El Consejo de Administración de la organización aprobó la publicación de las directrices en junio de 2001, y éstas se publicaron en diciembre de 20014.


NACE OSHAS 18001

A finales de 1999, la British Standards Institution (BSI), un organismo miembro de la ISO, lanzó una propuesta oficial para el establecimiento de un nuevo campo de actividad técnica en gestión de la SST con miras a desarrollar un estándar ISO. Esta iniciativa competitiva de la ISO para el trabajo en curso de la OIT encontró una fuerte oposición internacional y una campaña para detener el trabajo de la primera, lo que condujo al fracaso de la propuesta de BSI a favor de la OIT.

En 1999, numerosas organizaciones con claros intereses en los temas de la certificación crearon OHSAS 18001, hecho que sucedió al margen de la ISO. OHSAS 18001 es una norma técnica privada elaborada por la BSI, aunque aceptada internacionalmente. En 2007 se actualizó la versión anterior de OHSAS-18001, dando lugar a OHSAS 18001:2007, que es la edición vigente de esta norma5.

Ese mismo año, el Consejo de Administración de la OIT solicitó a la ISO que se abstuviera de desarrollar una norma internacional sobre SST6.


CAMINO DEFINITIVO HACIA LA ISO 45001

A principios del año 2013 comenzó otro intento de la ISO para elaborar una norma internacional sobre la SST, intento promovido por la BSI, principal valedora del proyecto. La BSI presentó formalmente una propuesta a los órganos directivos de la ISO, después de verificar que en más de 127 países se estaba utilizando alguno de los sistemas existentes, OHSAS18001 o el de la OIT.

El 12 de marzo de 2013, la ISO solicitó formalmente a sus miembros que votaran sobre una propuesta para comenzar la normalización en el campo de la SST. Con la propuesta, la ISO transmitió información sobre la opinión de la OIT manifestada en 2007 y, sin embargo, afirmó que solo los miembros de la ISO podían decidir si ésta debería buscar un nuevo campo de actividad7.

A pesar de ello, en marzo de 2013 el Consejo de Administración de la OIT decidió que, si ambas orga-nizaciones llegaban a un entendimiento que incluyera los elementos que consideraba necesarios, dicho entendimiento o acuerdo podría concluirse a título experimental. El Consejo de Administración también dio su autorización para que, de concluirse dicho acuerdo, la oficina pudiera utilizarlo en las actividades específicas de colaboración entre la OIT y la ISO en el ámbito de los sistemas de gestión de la SST.

El 13 de junio de 2013, el Consejo de Gestión Técnica de la ISO dio su apoyo para concluir un acuerdo entre la OIT y la ISO que incluyera los elementos requeridos en la decisión del Consejo de Administración del mes de marzo. El 6 de agosto de 2013 se firmó un documento8 entre la ISO y la OIT en el que se establecía que “la Secretaría Central de la ISO comunicará a la OIT todas las propuestas de nuevos ámbitos de trabajo que no formen parte de las labores de un comité existente que pudiera abordar ámbitos de la OIT”, así como que “la OIT podrá solicitar y obtener automáticamente la condición de enlace a efectos de participar en las reuniones de los comités técnicos y de los comités de proyecto de la ISO, existentes o recién creados (con inclusión de sus grupos de trabajo o estructuras similares), que aborden cuestiones relacionadas con ámbitos de la OIT”.

En su reunión de junio de 2013, además de respaldar el acuerdo entre la ISO y la OIT, el Consejo de Gestión Técnica de la ISO aprobó el establecimiento de un nuevo Comité de Proyecto, el ISO/PC 283, Sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo – Requisitos, que contaría con el apoyo del BSI.

Los trabajos del Comité han tenido un desarrollo extremadamente lento debido a las discrepancias sobre el contenido de la norma, lo que ha obligado a más votaciones y revisiones de lo que es habitual, reflejando su conflictivo origen y la insistencia de la OIT en algunas cuestiones “sociales” habitualmente ausentes en otras normas supuestamente parecidas, como las ISO 9001 y 14001.


NORMA ISO 45001. APORTACIONES Y DISCREPANCIAS DE LA OIT

El documento GB.331/INS/109, fechado el 25 de octubre de 2017, realiza un amplio examen de la aplicación de los acuerdos suscritos entre la OIT y la ISO, en particular sobre “la participación efectiva de la OIT en el proceso de elaboración de la norma ISO 45001 (Comité de Proyecto ISO/PC 283)” y “se evalúan los resultados, así como el proceso de colaboración llevado a cabo en el marco del acuerdo de 2013 para elaborar la norma ISO 45001”.

Según el documento, “la futura norma internacional establece el papel preeminente de la participación y la consulta de los trabajadores en un sistema de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, y reconoce la función conexa de los representantes de los trabajadores. Sin embargo, desafortunadamente no exige otras salvaguardias básicas en materia de seguridad y salud en el trabajo, entre otras, que la dirección de la organización confiera a los trabajadores la potestad de alejarse de situaciones de peligro inminente y grave para su seguridad o salud sin temor a represalias; que el equipo de protección personal necesario para proteger a los trabajadores de los peligros se les proporcione sin ningún costo para ellos; que se imparta formación a los trabajadores en materia de seguridad y salud sin ningún costo para ellos y, en la medida de lo posible, durante las horas de trabajo; y que los controles permitan a los trabajadores acceder a la información documentada relativa al sistema de gestión de la organización”.

Por ello, “la norma ISO 45001 permitirá... la certificación de organizaciones que no proporcionan a los trabajadores dichas protecciones, a menos que éstas ya existan en la legislación y la práctica nacionales, incluidos los convenios colectivos”.

La OIT considera que realizó un esfuerzo considerable en la redacción de la norma, a pesar de lo cual entiende que su impacto en los resultados no fue el adecuado: “la participación de la OIT en su calidad de organización de enlace en virtud del acuerdo de 2013 le ha procurado limitada influencia, habida cuenta de que la OIT no desempeñó una función de liderazgo en las deliberaciones del Comité de Proyecto y que la ISO no estaba obligada a recabar el respaldo de la OIT antes de proceder a la votación de las diversas versiones del proyecto de la norma”.

Las discrepancias se extienden también hacia la actitud de la ISO respecto de las normas internacio-nales de trabajo: “aunque el párrafo cuatro del acuerdo afirma que ‘las normas de la ISO relacionadas con ámbitos que forman parte del mandato de la OIT (en adelante, ámbitos de la OIT) deberían respetar y apoyar las disposiciones de las normas internacionales del trabajo y las acciones conexas de la OIT’, la ISO ha adoptado la posición de que la formulación de este párrafo sólo exige la consideración sistemática de las normas internacionales del trabajo, pero que no estipula que el texto propuesto de las normas de la ISO deba atenerse a las normas internacionales del trabajo en caso de conflicto entre ellas”.


RUPTURA DE ACUERDOS ISO-OIT

A la luz de estas y otras consideraciones expuestas en el documento, en noviembre de 2017 el Consejo de Administración de OIT adoptó la siguiente decisión10:

“320. A la luz de los resultados de la aplicación a título experimental por la OIT del Acuerdo suscrito en 2013 entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización Internacional de Normalización (ISO), el Consejo de Administración:

a) autorizó al Director General a publicar una posición de principio de la OIT respecto de la norma ISO 45001 sobre los sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo a fin de precisar el funcionamiento de las normas internacionales del trabajo y otras iniciativas de la OIT pertinentes para los sistemas de gestión de la seguridad y la salud en el trabajo, así como las respectivas funciones de la OIT y la ISO en este ámbito, y

b) solicitó al Director General que rescindiera el Acuerdo suscrito entre la OIT y la ISO en 2013, se abstuviera de seguir colaborando con la ISO hasta nuevo aviso y, previa consulta con la Mesa del Consejo de Administración, emitiera una declaración pública en la que explicara los motivos de la rescisión.”

Previamente la ISO había rescindido un acuerdo firmado en el año 2005 con la OIT sobre la participación de ésta en los trabajos de revisión de la norma ISO 26000 sobre responsabilidad social, por lo que el Consejo de Administración de la OIT adoptó en la misma sesión otra decisión al respecto:

“321. Con respecto a la participación de la OIT en un futuro comité técnico de la ISO sobre la responsa-bilidad social o la revisión de la norma ISO 26000, el Consejo de Administración:

a) lamentó tomar nota de la decisión de la ISO de rescindir unilateralmente, con efecto a partir del 3 de enero de 2018, el Memorando de Entendimiento suscrito entre la OIT y la ISO en 2005 para la normalización de la responsabilidad social.”

La ruptura quedó certificada mediante la carta enviada por la OIT a la ISO el 18 de diciembre de 201711 en la que comunicaba la rescisión del acuerdo de 2013 a la que nos hemos referido en el primer párrafo de este artículo.

Esperemos que se reconcilien.

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado