Publicador de contenidos

Mejora la salud de tus arterias. Cuídate con corazón
Cerrar
Artículo
Mejora la salud de tus arterias. Cuídate con corazón
Rosa Pérez Trenas
Técnica superior en prevención de riesgos laborales. Enfermera especialista en enfermería del trabajo
08/04/2021
Mejora la salud de tus arterias. Cuídate con corazón

La enfermedad cardiovascular (ECV) es la primera causa de muerte en el mundo y la primera causa de mortalidad laboral 'en jornada' (alrededor de un 40%) de la población trabajadora española. A nivel general, un 30% de los fallecimientos anuales en España se producen como consecuencia de alguna de estas patologías. Es una enfermedad que avanza de forma silenciosa, dando apenas signos de alarma. A medida que la población va envejeciendo (a partir de los 45 años) se incrementa el riesgo de padecerla, aunque cada vez hay una exposición más temprana a sus factores de riesgo.

La enfermedad cardiovascular se asocia a ateroesclerosis o enfermedad de los vasos sanguíneos, que se produce por el exceso de colesterol en sangre. Este se deposita e inflama las paredes de las arterias, reduciendo su diámetro y dificultando el flujo sanguíneo, afectando a las arterias del corazón y del resto del organismo, principalmente el cerebro, los riñones y los miembros inferiores.

Al no tener síntomas pensamos que estamos sanos pero, a veces, el primer síntoma del problema cardiovascular es un ataque cardiaco. Hemos de reflexionar que cuando aparecen los síntomas el daño ya está hecho, por lo que es sumamente importante dar a conocer los factores de riesgo cardiovascular (FRCV) y tomar medidas para reducir este riesgo.


PERO, ¿QUÉ ES EL RIESGO CARDIOVASCULAR?

Se califica como riesgo cardiovascular a la probabilidad de enfermar o morir por una enfermedad cardiovascular como:

  • El infarto de miocardio (cardiopatía coronaria)
  • La angina de pecho
  • El accidente cerebrovascular (trombosis, embolia y hemorragia cerebral)

El infarto de miocardio es la causa principal de mortalidad en los hombres y la enfermedad cerebrovascular en las mujeres.


Factores de riesgo

Para reducir este riesgo, es preciso corregir los FRCV modificables con una serie de recomendaciones básicas recogidas en las políticas de promoción de la salud, mejorando los estilos de vida y realizando controles periódicos de salud.

Los principales FRCV son:

  • Colesterol elevado
  • Hipertensión arterial (HTA)
  • Diabetes
  • Tabaquismo
  • Obesidad y sobrepeso
  • Inactividad física (sedentarismo)

Si controlamos uno o más FRCV, es posible añadir meses y posiblemente años a nuestra vida.

Hay otros factores de riesgo no modificables como son la edad (las personas mayores tienen un mayor riesgo de sufrir ECV), el género (menor riesgo de cardiopatía isquémica en mujeres premenopáusicas) y tener antecedentes familiares de ECV prematura.

Analizado desde la perspectiva de género, aunque hay una falsa percepción de que la enfermedad cardiovascular es cosa de hombres, los datos de mortalidad reflejan que la mujer muere más por esta causa. En general, los ataques cardiacos son más graves en las mujeres que en los hombres. Después de sufrirlo, y durante el primer año posterior, las mujeres tienen una posibilidad un 50% mayor de fallecer que los hombres, y en los siguientes seis años después de un ataque cardíaco las mujeres tienen una probabilidad casi dos veces mayor de sufrir un segundo ataque.

En cuanto a los antecedentes familiares, las enfermedades del corazón acostumbran a ser hereditarias. Si familiares de primer grado sufrieron una complicación cardiaca o circulatoria antes de los 55 años, se tiene un mayor riesgo cardiovascular que otra persona sin esos antecedentes. Otros factores de riesgo como la HTA, diabetes u obesidad también pueden transmitirse de forma intergeneracional.


¿CÓMO PODEMOS PREVENIR LA ECV?


Prevención primaria

Es de vital importancia actuar sobre el individuo ya en edades tempranas, potenciando la educación sobre el autocuidado de la salud tanto en las aulas como en el entorno familiar mediante actuaciones de promoción de la salud.

Si se controlaran el mayor número de FRCV adoptando y manteniendo hábitos de vida saludable a edades tempranas, sería posible reducir la incidencia de la ECV en la edad adulta.

Estamos hablando de prevención primaria, que incide en la eliminación de aquellos factores de riesgo que puedan causar lesiones antes de que estas se produzcan.​ Se interviene antes de que se produzca la enfermedad, siendo su principal objetivo el frenar o retardar la aparición de la misma.

Tener una dieta saludable (dieta mediterránea), hacer ejercicio físico de forma regular, mantener un peso adecuado, no fuma, y controlar y tratar otros FRCV como la hipertensión arterial o la diabetes, nos permitirá reducir de forma significativa la incidencia de las ECV.


Prevención secundaria

El siguiente paso lo constituye la prevención secundaria o detección temprana de la enfermedad para evitar su progresión.


Prevención terciaria

Por último estaría la prevención terciaria, que afronta la enfermedad una vez se ha manifestado. En todo caso, es conocido que la Organización Mundial de la Salud (OMS) manifiesta que gran parte de la morbimortalidad por ECV se podría evitar actuando sobre los FRCV mediante la promoción de estilos de vida cardiosaludables.

 

 


PROMOCIÓN DE LA SALUD

Además de en edades tempranas, es importante mantener un estilo de vida saludable a lo largo de toda nuestra vida.

Las empresas pueden contribuir a ello mediante la promoción de la salud en el entorno laboral. Promoción de la salud es un concepto promovido por la OMS que se define como "la capacitación de la población para aumentar el control sobre su propia salud y mejorarla". La prevención de la enfermedad recoge las acciones destinadas, no solamente a prevenir la aparición de la enfermedad, como sería la reducción de los factores de riesgo, sino también a detener su avance y disminuir sus efectos una vez establecida. Debemos tener presente el papel relevante que ocupa la prevención y la promoción de la salud para tratar de controlar aquellos factores de riesgo vinculados a los estilos de vida, como promover actividad física, dejar de fumar y mantener una alimentación saludable. Si se eliminaran las conductas de riesgo, podríamos conseguir evitar hasta en un 80% la enfermedad cardiovascular.

Desde MC MUTUAL queremos colaborar en la divulgación y promoción de la salud y hemos elaborado diversos recursos específicos (carteles, folletos y vídeos) que, además, forman parte de la campaña para la prevención del riesgo cardiovascular "Cuídate con corazón", que publicaremos muy pronto. El objetivo de la campaña es dar soporte a las empresas mutualistas para implantar programas de salud que permitan a los trabajadores conocer su riesgo cardiovascular y actuar en consecuencia, de forma que se puedan reducir los eventos cardiovasculares mortales y no mortales.

Asimismo, el próximo 15 de abril tendrá lugar el webinario "Gestión del riesgo cardiovascular en la empresa", que tratará sobre el impacto laboral de la enfermedad cardiovascular, aquellos factores de riesgo modificables, las intervenciones de carácter conductual frente a los mismos y los diferentes recursos que ofrece MC MUTUAL.


VIGILANCIA DE LA SALUD Y CONTROLES DE SALUD

Es importante realizar controles médicos de los parámetros implicados en los FRCV, como tensión arterial, valores de colesterol, medidas antropométricas IMC (índice de masa corporal) y perímetro abdominal, ECG (electrocardiograma), etc. Por ello, es recomendable la realización del examen de salud laboral con la periodicidad establecida, ya que es una excelente oportunidad para detectar alteraciones implicadas en la enfermedad cardiovascular y facilita la adopción de medidas para su corrección, en caso de que fuera preciso.

Aquellas alteraciones detectadas en el examen de salud serán derivadas a asistencia primaria para que establezcan los controles y tratamiento específico para corregir los FRCV encontrados, evitando su progresión antes de que se produzca un daño, en muchos casos, irreversible.

Evaluar el riesgo cardiovascular se ha convertido en el procedimiento más avalado para decidir actuaciones de prevención primaria en pacientes que aún no han desarrollado enfermedad cardiovascular. Para ello, en nuestro país se utiliza la tabla SCORE en sujetos de 40 a 65 años, que estima el riesgo de muerte cardiovascular (muerte coronaria, enfermedad cerebrovascular, etc.) en un término de 10 años. Esta valoración considera un riesgo alto cuando la probabilidad de muerte cardiovascular a los 10 años es mayor o igual al 5%. Recomendamos, por ello, incluirlo en las determinaciones del reconocimiento médico.


CONCLUSIÓN

Tenemos mucho que hacer en la prevención de estas enfermedades que pueden costarnos la vida o la incapacidad permanente derivada de padecer una crisis cardiaca o cerebrovascular. Cuídate con corazón, adopta hábitos de vida saludables (dieta variada y equilibrada, ejercicio físico de intensidad moderada de forma regular, controles médicos de forma periódica) y cambia tu futuro.

 

Licencia de Creative Commons

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado