Publicador de contenidos

La ansiedad en la conducción y la ruptura del tópico de las mujeres
Cerrar
Artículo
La ansiedad en la conducción y la ruptura del tópico de las mujeres
Rosa Mª García Álvarez
Fundación CEA
12/02/2019
La ansiedad en la conducción y la ruptura del tópico de las mujeres

EL PORQUÉ DEL ESTUDIO

La Fundación CEA lleva más de seis años de experiencia en la ayuda a personas con miedo y ansiedad en la conducción (amaxofobia). Tras estos años, La Fundación ha podido comprobar cómo este tipo de fobia es un problema cada vez más extendido entre nuestros conductores y que los factores que la causan son extraordinariamente diversos, por lo que, contrariamente a lo que se piensa, no siempre están directamente relacionados con un estrés postraumático tras un accidente de tráfico.

En España hay estudios sobre la amaxofobia realizados entre los años 2005 y 2012. Los resultados de las encuestas se obtuvieron de la totalidad de conductores, ya que dichos estudios no fueron dirigidos ni realizados únicamente a personas que sufrían miedo a conducir.

Recientemente, la Fundación CEA ha realizado el estudio “Ansiedad en la Conducción – Amaxofobia en los conductores”, cuyos resultados se han obtenido en su totalidad de personas que sufren miedo o ansiedad en la conducción. De esta manera, nos acercamos más, tanto profesional como socialmente, a las personas que necesitan ayuda para poder afrontar esta situación que en ocasiones no sólo les limita, sino que también les paraliza, afectando a todos y cada uno de los ámbitos de sus vidas.


¿QUÉ ES LA AMAXOFOBIA?

La palabra amaxofobia viene de las palabras griegas amaxo (carruaje) y fobos (miedo). Quienes la sufren, no tienen miedo al hecho de conducir, sino a lo que la acción de conducir implica, como por ejemplo circular por autopistas, puentes, salirse de una ruta establecida, etc.

Los problemas relacionados con la conducción se pueden situar dentro de los trastornos de la ansiedad. Se tiende a situar este problema como una fobia específica, dentro de las llamadas de carácter situacional. Sin embargo, la ansiedad alrededor de la conducción puede estar relacionada con diferentes diagnósticos, convirtiéndolo en un problema más complejo que una fobia específica. Por ejemplo, un estado de ansiedad que inicialmente se detecta en espacios cerrados o aglomerados, como podría ser el metro, puede extenderse si no se trata oportunamente a la conducción, llegando a imposibilitar a la persona poder conducir con normalidad.


¿QUIÉN SUFRE AMAXOFOBIA?

La Fundación CEA ha podido saber, a través del estudio, que la amaxofobia es un problema al que tienen que hacer frente más del 28% de los conductores.

Hasta hoy, tanto socialmente como a través de los estudios que se realizaron entre los años 2005 y 2012, se creía que la amaxofobia la sufrían en mayor porcentaje y medida las mujeres, ya que originalmente se relacionaba la conducción al género masculino y se creyó erróneamente que las mujeres no eran tan hábiles al volante. Sin embargo, gracias al resultado del estudio, podemos afirmar que en la actualidad sufren amaxofobia el 55% de las mujeres frente al 45% de los hombres, y que tanto unos como otros reconocen su problemática, a pesar de seguir siendo menos frecuente la asistencia de hombres a los cursos de conducción que se llevan a cabo desde la Fundación CEA para superar el miedo a conducir.

La amaxofobia es un problema que tiende a agravarse con la edad y, en este caso, sí podemos afirmar que se manifiesta más en las mujeres que en los hombres, ya que sabemos que el 65% de las mujeres entre los 40 y los 59 años lo sufren, frente a los hombres, que se ven afectados en un 50% a partir de 60 años.


¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE SUFRIR AMAXOFOBIA?

Las causas que provocan la ansiedad en la conducción o miedo a conducir son muchas y muy variadas, en contra de lo que erróneamente se pensaba hasta ahora:

- La principal causa alcanzada en un 24% de los conductores con amaxofobia es haber sido víctima de un accidente de tráfico en un plazo superior a un año.

- Otra causa relevante que sufren los conductores con amaxofobia es el pánico, que suele manifestarse tras haber padecido un desmayo durante la conducción o bien haber protagonizado un incidente o situación adversa que derivó a un ataque de pánico in situ mientras se conducía.

- La situación adversa principal a la que se enfrentan los conductores con amaxofobia es la forma de conducir de los demás conductores, que en ocasiones puede resultar muy agresiva. En algunos momentos los conductores pueden sentir que no cuentan con la suficiente formación o pericia al volante y eso les produce miedo, al ser conscientes de que no van a ser capaces de solventar este tipo de situaciones.

- Hay una causa que únicamente sufren las mujeres, y es el pánico desarrollado tras ser conductoras acompañadas de un familiar o acompañante autoritario y crítico con la forma de conducción. La conducta autoritaria del acompañante o familiar hace que la persona pierda confianza y autoestima, dando paso al miedo y al pánico.

- El tipo de vía es otra de las causas por las que los conductores sufren amaxofobia, siendo la autovía la más temida, ya sea por la velocidad que se alcanza en la misma, por los cambios bruscos de carril o porque los conductores no respetan las distancias de seguridad, entre otros factores.

- La climatología adversa, como por ejemplo la lluvia, hielo en la calzada o nieve, aumenta significativamente la ansiedad en estos conductores, sobre todo en aquellos que se reconocen como personas sin la suficiente formación en la conducción.


¿LA AMAXOFOBIA SE PUEDE SUPERAR?

El miedo a conducir o amaxofobia se puede superar, pero lo primero y más importante para poder iniciar un proceso de superación es trabajar la regulación de las emociones. Hay que identificar estas emociones a nivel físico y psicológico para poder desarrollar estrategias de afrontamiento adecuadas hasta conseguir de forma gradual el control en sí mismo y en el vehículo.

A la vez que regulamos las emociones, se debe trabajar también la autoestima, que en el caso de las mujeres suele ser más baja que en los hombres, sobre todo en aquellos casos que, como comentábamos anteriormente, han aprendido a conducir bajo las órdenes de un hombre o frecuentan su conducción con familiares o acompañantes que lo fomentan.

También es importante y fundamental contar con la ayuda de un psicólogo y realizar cursos de conducción con instructores especializados en conductores que sufren amaxofobia.


¿QUÉ SE PUEDE HACER SOCIALMENTE?

Nuestra sociedad actual es, en su mayoría, una sociedad descorazonada y despreocupada por los males ajenos. Cuando nos ponemos ante un volante, las personas perdemos la empatía y la solidaridad, nos convertimos en conductores autocráticos y creemos estar en posesión de la verdad y el poder absoluto. Nos limitamos a no ceder el paso, a no respetar la distancia de seguridad cuando consideramos que un coche se ha interpuesto en nuestro camino. Tampoco respetamos las señales de tráfico, poniendo en riesgo, no a nosotros mismos, sino a todo nuestro entorno. En definitiva, un sinfín de innumerables acciones nos convierten en seres irracionales e insensibles.

Por este motivo, la Fundación CEA promueve la concienciación de la solidaridad como factor importante para evitar accidentes, y con ellos heridos y muertes. Debemos aprender a ser solidarios y a no perder los nervios, así como encontrar herramientas que nos ayuden a sobrellevar mejor los tiempos de espera en las caravanas que nos conducen a nuestros diferentes destinos. Debemos aprender a respirar hondo antes de soltar nuestra ira contra otros conductores.

Conducir ha de ser un placer, no una condena. Tomando ciertas medidas, la convivencia entre conductores será mucho mejor para todos.

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado