Publicador de contenidos

Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020
Cerrar
Artículo
Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020
Fernando Ribas de Pina Pérez
Comisión Intervención Laboral Asociación Proyecto Hombre. Educador Social especializado en adicciones
21/10/2021
Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020

El Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), ha presentado la memoria con los datos toxicológicos de conductores y peatones fallecidos en accidentes de tráfico durante el año 2020. Este año, a los datos del propio Instituto, se suman los de cuatro Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses de España.

Hay que tener en cuenta que 2020 ha sido un año en el que la movilidad vial se ha visto reducida como consecuencia de la pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, lo que ha producido un descenso en el número de accidentes de tráfico y, por tanto, de víctimas mortales.

Aun así, los datos de la memoria no dejan de ser preocupantes, no tanto por la cantidad de fallecimientos, sino por la creciente presencia de tóxicos en las personas fallecidas.

En el siguiente gráfico se hace referencia al resultado de las autopsias realizadas a las personas conductoras fallecidas en accidente de tráfico. Como se observa, el 48,7 % dieron positivo en el análisis toxicológico, fuera por alcohol (por encima del marco legal), otras drogas de abuso y psicofármacos, consumidos de forma aislada o combinados.
 

Distribución según el resultado toxicológico
(conductores)
Distribución según el resultado toxicológico

Se considera "positivo" al resultado del análisis que objetive la presencia de cualquier droga de abuso o psicofármaco, sin tener en cuenta la cantidad, o una concentración de alcohol en sangre superior a 0,3 g/L.
Fuente. Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020 (INTCF)


Del total de análisis realizado, un 31,2 % pertenece a positivos en alcohol, un 20,1 % a positivos en drogas ilegales y un 13,4 % a positivos en psicofármacos. Con respecto a los consumos de alcohol, hay que recordar que solo se valoran como tales los iguales o superiores a 0,3 gr/l en sangre. No debemos olvidar que cada vez es mayor el número de países que legisla el consumo 0,0 de alcohol para cualquier tipo de conducción2, así como también crecen los que optan por niveles inferiores al de nuestro país.
 

Conductores - Distribución por tipo de sustancia detectada
(sin tener en cuenta posibles asociaciones)
Conductores - Distribución por tipo de sustancia detectada

*Positivos a alcohol: concentración de alcohol en sangre igual o superior a 0,30 g/L
Fuente. Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020 (INTCF)


Es importante destacar que este análisis no tiene en cuenta las posibles asociaciones de consumo que son muy frecuentes, especialmente con el alcohol. Se trata de combinaciones que normalmente incrementan los efectos de alguna de las sustancias o genera otros distintos de los esperados, aunque lo habitual es que se desconozcan los riesgos de la combinación de sustancias, incluso en una droga tan habitual como el alcohol, sobre la que aún hay personas que piensan que es un euforizante.
 

Evolución conductores positivos según el resultado toxicológico
Evolución conductores positivos según el resultado toxicológico

Fuente. Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020 (INTCF)


Tal y como recogen las conclusiones de la memoria, se detecta un aumento en el consumo de alcohol, drogas ilegales y psicofármacos entre los conductores fallecidos en accidentes de tráfico durante el año 2020. Ese aumento es una constante en las drogas ilegales desde 2012, en los psicofármacos desde 2016 y, en el caso del alcohol, ha tenido un incremento de casi 5 puntos (4'7) en solo dos años.

El alcohol es la sustancia más consumida por los conductores fallecidos y de la que más se abusa, con resultados frecuentes de una tasa de alcoholemia muy alta, igual o superior a 1,2 g/L, lo que supone un grado de intoxicación muy severo. Estos datos ponen en cuestión la eficacia de las campañas preventivas que al respecto se han puesto en marcha los últimos años.

Los datos globales indican que los psicofármacos más consumidos por los conductores fallecidos fueron las benzodiacepinas, seguidas de los antidepresivos y los opioides. Las investigaciones de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE)nos sitúa como el principal consumidor de hipnosedantes del mundo, lo que tiene una repercusión clara en los accidentes de tráfico, la siniestralidad laboral o las muertes por intoxicaciones.

El Ministerio de Sanidad señaló que, en 2020, hubo un consumo de 91,07 dosis diarias de ansiolíticos, hipnóticos y sedantes por cada 1.000 habitantes, lo que supone un incremento del 4,5 % con respecto al año anterior.

El consumo asociado es una práctica habitual, se consumen varias sustancias en la misma franja de tiempo. El mayoritario es el de alcohol y drogas ilegales, ante todo cocaína o cannabis. Le siguen el consumo asociado de cocaína y cannabis.
 

Evolución a lo largo del tiempo de conductores según resultados
Evolución a lo largo del tiempo de conductores según resultados

Fuente. Hallazgos toxicológicos en víctimas mortales de accidentes de tráfico 2020 (INTCF)


El porcentaje de conductores con marcadores toxicológicos positivos (columnas rojas) es el más alto de la última década y lleva una línea ascendente desde 2014. El porcentaje de conductores que fallecen intoxicados con drogas (legales y/o ilegales) es cada vez más alto.


CAMPAÑAS DE CONCIENCIACIÓN EN EL ÁMBITO LABORAL

Podemos pensar que la normalización de ciertos consumos que se está viviendo en la sociedad se traslada sin la mínima prudencia al ámbito de la conducción, con los desastrosos resultados que se evidencian.

Estos datos reclaman acciones que sean eficaces, diseñadas para alcanzar los objetivos de salud y seguridad que se desean. Acciones de prevención que tropiezan frecuentemente con las limitaciones de acciones excesivamente generalistas, que se limitan a campañas televisivas o carteles exteriores.

Tal y como recogen los estudios del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías OEDT4, las acciones con colectivos similares facilitan las estrategias y mensajes más concretos y eficaces, a la vez que más eficientes.

Tanto la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que los espacios de trabajo son el mejor espacio para promocionar la salud entre la población adulta , por la similitud del colectivo, ya que comparten varios espacios de su vida, empresa, zona geográfica, situación laboral, o sector de trabajo, entre otros, como por la posibilidad de movilizar al grupo como variable potenciadora de la mejora en hábitos saludables. Y también porque en el espacio laboral es mucho más fácil mantener una continuidad en las acciones generadoras de salud e incluso generar alternativas o poner normas.

Reducir la disparidad permite incrementar la eficacia de las estrategias y mensajes que se empleen y facilita detectar los mitos que hay que ayudar a aclarar. Además, al intervenir sobre los factores de riesgos frente a determinados consumos también será más fácil ofrecer alternativas y estrategias frente a los posibles consumos.

Desarrollar campañas de salud que no se centren única y exclusivamente en las adicciones incrementa la eficacia de las acciones porque facilitan la disponibilidad de las personas.

No se percibe igual un mensaje sobre el alcohol cuando se habla solo de él que cuando se incorpora a unas pautas generales de salud (alimentación saludable, calidad del sueño, empleo del tiempo libre, seguridad vial, etc.), en esta las diferentes sustancias o conductas entran en un plano más positivo y sitúan la acción en una postura más constructiva y positiva que la anterior, favoreciendo una mayor retención, aprendizaje y cambio conductual.


CONCUSIONES

  • Los conductores fallecidos con resultados toxicológicos positivos fueron hombres en el 95 % de los casos y solo el 5 % correspondió a mujeres.
  • De forma mayoritaria, los conductores con resultados toxicológicos positivos conducían un turismo, o una motocicleta o ciclomotor.
  • La franja de edad mayoritaria de los conductores con resultados toxicológicos positivos fue de 25 a 54 años.
  • El estudio comparativo de los últimos 10 años del número de conductores con resultados toxicológicos positivos muestra una tendencia al alza en el consumo de alcohol, drogas y psicofármacos.
  • La promoción de la salud a través de los espacios de trabajo es una estrategia que incrementa la eficacia y la eficiencia de las acciones desarrolladas.

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado