Publicador de contenidos

Colección casos prácticos MC. Radiaciones infrarrojas y ultravioleta en la fundición de metales férreos
Cerrar
Artículo
Colección casos prácticos MC
Radiaciones infrarrojas y ultravioleta en la fundición de metales férreos
Redacción
MC MUTUAL
14/09/2021
Colección casos prácticos MC. Radiaciones infrarrojas y ultravioleta en la fundición de metales férreos

DESCRIPCIÓN

Una empresa que se dedica a la fundición y el colado de metales férreos tiene dudas sobre el posible riesgo de exposición a radiaciones infrarrojas y ultravioleta. ¿Cuáles son los efectos sobre la exposición? ¿Cuál es el valor límite para este tipo de radiaciones y qué medidas de protección se pueden aplicar?


ANÁLISIS

Cada objeto, debido a su temperatura, emite radiaciones electromagnéticas. Esta radiación se denomina también radiación térmica o radiación calorífica.

Para fundir metales férreos, es decir, materiales cuyo principal componente es el hierro, pero que contienen también otros metales (aleaciones), se requiere una temperatura que asciende a unos 1.600 °C. La temperatura durante el proceso de colado (el vertido del material fundido desde en un molde) es un poco más baja y oscila alrededor de 1.300 °C1. A estas temperaturas se emiten principalmente radiaciones infrarrojas (IR) (± 98.5%), un poco de radiaciones visibles (±1%) y casi nada de radiaciones ultravioleta (UV) (± 10-3 %).

La gran parte de las radiaciones IR que se emiten a estas temperaturas corresponden a las IR-A (750 – 1400 nm) e IR-B (1400 – 3000 nm), y relativamente poco a las IR-C (1400 nm -1 mm)2.

Por este motivo, se puede descartar que exista el riesgo por la exposición a las radiaciones ultravioleta y podemos enfocarnos al posible riesgo por exposición a las radiaciones infrarrojas (IR) de tipo A y tipo B.


Efectos sobre la salud de las radiaciones IR

La energía que transportan las radiaciones IR y que inciden en los tejidos se convierte en calor y pueden así provocar lesiones térmicas (véase Tabla 1). La capacidad de penetración de estas radiaciones disminuye con el aumento de su longitud de onda, variando de algunos milímetros en el caso de la radiación IR-A, menos de 1 mm para la radiación IR-B y una penetración mínima (± 1 µm) para las longitudes de onda cercanas a 3 µm. La radiación IR-C no llega más allá de la capa superior de las células muertas de la piel, también llamado estrato córneo3.

El órgano más sensible ante las lesiones térmicas producidas por las radiaciones IR son los ojos. Pueden producirse lesiones en la retina, córnea y cristalino del ojo. Una exposición prolongada puede provocar cataratas (opacidades del cristalino)3.

El otro órgano que puede verse afectado por las radiaciones IR es la piel. Según el tipo de radiaciones IR y su intensidad pueden provocar quemaduras o calentamiento local. Una exposición prolongada a los rayos IR en la piel, sin llegar a quemarse, puede causar manchas de color marrón rojizo (pigmentación). Sin embargo, no se cree que la radiación IR esté implicada en la iniciación del cáncer de piel. En el caso de que una gran parte del cuerpo esté expuesta a las radiaciones IR, puede conllevar un aumento de la temperatura corporal y, consecuentemente, al estrés térmico3.
 


Tabla 1. Efectos sobre la salud por tipo de radiación IR


Evaluación de la exposición

Mediante el Real Decreto 486/2010, se han establecido los valores límite de exposición para las radiaciones ópticas artificiales, incluyendo las radiaciones IR y que están descritas en más detalle en la Guía Técnica de Radiaciones Ópticas artificiales4.

En el caso del riesgo del aumento de la temperatura corporal, se aplican los criterios establecidos para el estrés térmico utilizando por ejemplo el método WBGT, puesto que para el estrés por calor se deben evaluar también otros factores como la temperatura de aire y la humedad relativa.

Para la prevención de quemaduras de la piel, se ha establecido el valor límite de exposición de corta duración (< 10 segundos). Dicho valor límite define la energía total máxima que puede incidir sobre una determinada superficie de la piel.

No existe un valor de referencia único para proteger contra los efectos adversos en los ojos, sino que existen varios valores límite de exposición. Estos varían según las dimensiones de la fuente de emisión en relación con la distancia entre la fuente y el ojo y el tiempo de exposición. En la Guía Técnica se describen en detalle estos valores límite.

La determinación del nivel de la exposición es compleja y requiere el uso de un equipo de medición especializado. La norma UNE-EN 14255 – 2 describe las directrices para efectuar las mediciones5.

En cuanto a las medidas de protección, se deberían aplicar aquellas medidas para protegerse contra el estrés térmico (limitar período de exposición, aumentar distancia con la fuente, hidratación, etc.) y, si fuera necesario, el uso de ropa de protección contra el calor conforme la UNE - EN ISO 116126.

En cuanto a la protección ocular, se pueden utilizar gafas o pantallas de protección con filtros frente a la radiación IR. La norma UNE-EN 171 detalla las especificaciones que deben tener estos tipos de filtros7. La protección ocular debe estar marcada con la clase de protección, que consiste en 2 números: el primero hace referencia al tipo de radiación frente al que protege (código de protección) y el segundo indica el grado de protección. En el caso de radiaciones IR, el código de protección es '4' y tiene grados de protección que varían de 1.2 a 10. Considerando las temperaturas de la fundición, un valor de protección de '7' sería el adecuado.


Si tienes más preguntas sobre este caso, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario de contacto.


Licencia de Creative Commons

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

Referencias

Icono referencia 5. UNE-EN 14255 - 2. Medición y evaluación de exposiciones de las personas a la radiación óptica incoherente. Parte 2: Radiación visible e infrarroja emitida por fuentes artificiales en el lugar de trabajo.
Icono referencia 6. UNE-EN ISO 11612: 2015. Ropa de protección. Ropa de protección contra el calor y la llama. Requisitos mínimos de rendimiento.
Icono referencia 7. UNE-EN 171:2002. Protección individual de los ojos. Filtros para el infrarrojo. Especificaciones del coeficiente de transmisión (transmitancia) y uso recomendado.

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado