Publicador de contenidos

Marta Guilà, de MC MUTUAL: "Las formaciones en riesgo biológico ayudaron a los trabajadores de los centros asistenciales a afrontar la pandemia con más seguridad"
Cerrar
Entrevista
Marta Guilà, de MC MUTUAL: "Las formaciones en riesgo biológico ayudaron a los trabajadores de los centros asistenciales a afrontar la pandemia con más seguridad"
11/03/2022
Icono avatar persona entrevistada
Marta Guilà
Departamento de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL

Hablamos con Marta Guilà, del Departamento de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL y una de las responsables del estudio "Ventajas de la formación en riesgo biológico al personal de centro asistencial de una mutua colaboradora con la Seguridad Social".
 

Desde el 2016, el Servicio de Prevención Propio de MC MUTUAL imparte formaciones en riesgo biológico a todo el personal de los centros asistenciales. Con la aparición de la COVID-19, surgió la pregunta de si este tipo de formación previa había ayudado a disminuir el riesgo de contagio, dando seguridad al personal sanitario y aumentando así la calidad asistencial en los centros asistenciales de la mutua.

Para ello, se realizó un estudio mediante una encuesta al personal sanitario y administrativo de los centros asistenciales, y los resultados de los aspectos valorados, plasmados en el documento "Ventajas de la formación en riesgo biológico al personal de centro asistencial de una mutua colaboradora con la Seguridad Social", fueron muy positivos.

El estudio, llevado a cabo por Marta Guilà Mercader, Elsa Eroles Pérez, José Miguel Martínez Martínez, Elena Peregrín Casarejos y Norma Grau Balcells, todos de MC MUTUAL, fue reconocido a finales de noviembre en el XX Congreso SETLA, de la Sociedad Española de Traumatología Laboral, al ganar el premio al mejor póster de enfermería.

Hablamos con Marta Guilà, del Servicio de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL y una de las responsables del estudio, para que nos cuente un poco más sobre cómo y por qué lo realizaron, así como los resultados del mismo.



¿Qué ha significado para vosotros el reconocimiento en el Congreso SETLA?

Mucho. Obtener este premio es un reconocimiento al trabajo y esfuerzo de estos años.


¿Cuál es vuestra función en MC MUTUAL?

Mi compañera Elsa Eroles trabaja en el Departamento de Gestión de Inicio de Contingencia Común, y Elena Pelegrín y yo misma trabajamos en el Servicio de Medicina y Traumatología Ambulatoria. Por su parte, Norma Grau es responsable del Servicio de Enfermería Ambulatoria y Jose Miguel Martínez forma parte del Departamento Análisis y Planificación de Recursos Sanitarios.


¿En qué ha consistido el estudio que habéis llevado a cabo?

El objetivo principal del estudio fue demostrar si las formaciones en riesgo biológico que se realizan anualmente en MC MUTUAL han sido de ayuda al personal de los centros asistenciales y han disminuido la preocupación y la ansiedad durante la pandemia.

Y también nos sirvió para analizar si la formación había aumentado los conocimientos y habilidades en técnicas de lavado de manos del personal sanitario y administrativo, así como la puesta y retirada de EPI en personal sanitario.

Para dar respuesta a los dos objetivos, hicimos cinco preguntas relativas a la calidad de la formación y percepción de preocupación durante la pandemia.


Realizáis formación al personal sanitario anualmente. ¿Por qué precisamente ahora este estudio?

Ahora nosotras ya no realizamos las formaciones, pero como ex-formadoras creemos que estas pueden ser de gran ayuda de cara a afrontar la pandemia, al haber dado al personal más seguridad en muchos sentidos.

Por desgracia, la COVID-19 ha sido el escenario perfecto para poner en práctica todo lo aprendido. Era un momento muy específico que requería una formación también muy específica, por lo que consideramos que era importante poder obtener resultados para valorar si se habían alcanzado todos los objetivos planteados. Y más teniendo en cuenta que unos buenos resultados corroboran la utilidad de las formaciones, las ponen en valor entre los trabajadores y, además, repercuten directamente en la calidad asistencial de nuestros centros.


¿Cuáles han sido las principales ventajas en referencia a la formación que habéis detectado con este estudio?

Ahora todo el mundo lo conoce, pero antes pocas personas sabían realizar un correcto lavado de manos o usar el gel hidroalcohólico correctamente, ni los sanitarios, tampoco ponerse o quitarse de forma adecuada un EPI.

Con las formaciones en los centros asistenciales, al haberse tratado estos ítems específicos, el personal tuvo conocimientos previos para afrontar la pandemia con más seguridad.


¿Cómo planteasteis este tipo de formaciones?

En general, durante la formación se visualizaban unos vídeos y después realizábamos, con todos, una práctica de lavado de manos. Después, solo con los sanitarios, practicábamos la colocación y retirada de EPI.

En referencia a la práctica de lavado de manos, es muy dinámica, divertida y, sobre todo, didáctica. Se pone un colorante transparente en el gel hidroalcohólico que solamente se ve con la luz ultravioleta. El primer paso es llevar a cabo el correcto lavado de manos con el gel para después, con la luz ultravioleta, comprobar si las manos han quedado totalmente teñidas o dónde no se ha llegado. Posteriormente, se realiza un lavado de manos con agua y jabón para retirar el colorante. Al volver a poner las manos en la luz ultravioleta podemos comprobar donde queda colorante, es decir, donde no se ha llegado con agua y jabón.


Para el personal con años de experiencia, ¿consideráis que también es importante que se haga esta u otras formaciones? ¿Por qué?

Evidentemente. El sector sanitario evoluciona muy rápido y se producen avances continuamente. Por eso, siempre es importante ir refrescando conceptos y actualizando los posibles cambios o novedades, así como adaptarse a los nuevos protocolos


Desde la prevención de riesgos laborales (PRL) siempre se aboga por la formación, y con este estudio se avala esta medida como importante y necesaria para aumentar el conocimiento en PRL, pero también para mejorar la actitud de los profesionales. ¿Creéis que somos conscientes de estos efectos de la formación?

Considero que en los centros asistenciales, mientras se reciben las formaciones, el personal no es consciente de lo importantes que pueden llegar a ser, quizás porque creen improbable que puedan encontrarte con casos de riesgo biológico.

Sin embargo, la aparición de la COVID-19 lo cambió todo y, de la noche a la mañana, se tuvo que poner en práctica todo lo que habían aprendido. Este hecho demostró que haber realizado estas formaciones les aportó los conocimientos necesarios para afrontar la pandemia en el ámbito laboral con más seguridad, tanto en el aspecto físico como mental. El estudio lo corrobora.


Licencia de Creative Commons

Icono avatar persona entrevistada
Marta Guilà
Departamento de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL

Hablamos con Marta Guilà, del Departamento de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL y una de las responsables del estudio "Ventajas de la formación en riesgo biológico al personal de centro asistencial de una mutua colaboradora con la Seguridad Social".
 

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado
Entrevista
Marta Guilà, de MC MUTUAL: "Las formaciones en riesgo biológico ayudaron a los trabajadores de los centros asistenciales a afrontar la pandemia con más seguridad"
Imagen impresion

Desde el 2016, el Servicio de Prevención Propio de MC MUTUAL imparte formaciones en riesgo biológico a todo el personal de los centros asistenciales. Con la aparición de la COVID-19, surgió la pregunta de si este tipo de formación previa había ayudado a disminuir el riesgo de contagio, dando seguridad al personal sanitario y aumentando así la calidad asistencial en los centros asistenciales de la mutua.

Para ello, se realizó un estudio mediante una encuesta al personal sanitario y administrativo de los centros asistenciales, y los resultados de los aspectos valorados, plasmados en el documento "Ventajas de la formación en riesgo biológico al personal de centro asistencial de una mutua colaboradora con la Seguridad Social", fueron muy positivos.

El estudio, llevado a cabo por Marta Guilà Mercader, Elsa Eroles Pérez, José Miguel Martínez Martínez, Elena Peregrín Casarejos y Norma Grau Balcells, todos de MC MUTUAL, fue reconocido a finales de noviembre en el XX Congreso SETLA, de la Sociedad Española de Traumatología Laboral, al ganar el premio al mejor póster de enfermería.

Hablamos con Marta Guilà, del Servicio de Medicina y Traumatología Ambulatoria de MC MUTUAL y una de las responsables del estudio, para que nos cuente un poco más sobre cómo y por qué lo realizaron, así como los resultados del mismo.



¿Qué ha significado para vosotros el reconocimiento en el Congreso SETLA?

Mucho. Obtener este premio es un reconocimiento al trabajo y esfuerzo de estos años.


¿Cuál es vuestra función en MC MUTUAL?

Mi compañera Elsa Eroles trabaja en el Departamento de Gestión de Inicio de Contingencia Común, y Elena Pelegrín y yo misma trabajamos en el Servicio de Medicina y Traumatología Ambulatoria. Por su parte, Norma Grau es responsable del Servicio de Enfermería Ambulatoria y Jose Miguel Martínez forma parte del Departamento Análisis y Planificación de Recursos Sanitarios.


¿En qué ha consistido el estudio que habéis llevado a cabo?

El objetivo principal del estudio fue demostrar si las formaciones en riesgo biológico que se realizan anualmente en MC MUTUAL han sido de ayuda al personal de los centros asistenciales y han disminuido la preocupación y la ansiedad durante la pandemia.

Y también nos sirvió para analizar si la formación había aumentado los conocimientos y habilidades en técnicas de lavado de manos del personal sanitario y administrativo, así como la puesta y retirada de EPI en personal sanitario.

Para dar respuesta a los dos objetivos, hicimos cinco preguntas relativas a la calidad de la formación y percepción de preocupación durante la pandemia.


Realizáis formación al personal sanitario anualmente. ¿Por qué precisamente ahora este estudio?

Ahora nosotras ya no realizamos las formaciones, pero como ex-formadoras creemos que estas pueden ser de gran ayuda de cara a afrontar la pandemia, al haber dado al personal más seguridad en muchos sentidos.

Por desgracia, la COVID-19 ha sido el escenario perfecto para poner en práctica todo lo aprendido. Era un momento muy específico que requería una formación también muy específica, por lo que consideramos que era importante poder obtener resultados para valorar si se habían alcanzado todos los objetivos planteados. Y más teniendo en cuenta que unos buenos resultados corroboran la utilidad de las formaciones, las ponen en valor entre los trabajadores y, además, repercuten directamente en la calidad asistencial de nuestros centros.


¿Cuáles han sido las principales ventajas en referencia a la formación que habéis detectado con este estudio?

Ahora todo el mundo lo conoce, pero antes pocas personas sabían realizar un correcto lavado de manos o usar el gel hidroalcohólico correctamente, ni los sanitarios, tampoco ponerse o quitarse de forma adecuada un EPI.

Con las formaciones en los centros asistenciales, al haberse tratado estos ítems específicos, el personal tuvo conocimientos previos para afrontar la pandemia con más seguridad.


¿Cómo planteasteis este tipo de formaciones?

En general, durante la formación se visualizaban unos vídeos y después realizábamos, con todos, una práctica de lavado de manos. Después, solo con los sanitarios, practicábamos la colocación y retirada de EPI.

En referencia a la práctica de lavado de manos, es muy dinámica, divertida y, sobre todo, didáctica. Se pone un colorante transparente en el gel hidroalcohólico que solamente se ve con la luz ultravioleta. El primer paso es llevar a cabo el correcto lavado de manos con el gel para después, con la luz ultravioleta, comprobar si las manos han quedado totalmente teñidas o dónde no se ha llegado. Posteriormente, se realiza un lavado de manos con agua y jabón para retirar el colorante. Al volver a poner las manos en la luz ultravioleta podemos comprobar donde queda colorante, es decir, donde no se ha llegado con agua y jabón.


Para el personal con años de experiencia, ¿consideráis que también es importante que se haga esta u otras formaciones? ¿Por qué?

Evidentemente. El sector sanitario evoluciona muy rápido y se producen avances continuamente. Por eso, siempre es importante ir refrescando conceptos y actualizando los posibles cambios o novedades, así como adaptarse a los nuevos protocolos


Desde la prevención de riesgos laborales (PRL) siempre se aboga por la formación, y con este estudio se avala esta medida como importante y necesaria para aumentar el conocimiento en PRL, pero también para mejorar la actitud de los profesionales. ¿Creéis que somos conscientes de estos efectos de la formación?

Considero que en los centros asistenciales, mientras se reciben las formaciones, el personal no es consciente de lo importantes que pueden llegar a ser, quizás porque creen improbable que puedan encontrarte con casos de riesgo biológico.

Sin embargo, la aparición de la COVID-19 lo cambió todo y, de la noche a la mañana, se tuvo que poner en práctica todo lo que habían aprendido. Este hecho demostró que haber realizado estas formaciones les aportó los conocimientos necesarios para afrontar la pandemia en el ámbito laboral con más seguridad, tanto en el aspecto físico como mental. El estudio lo corrobora.


Licencia de Creative Commons