Publicador de contenidos

BIM o la digitalización de la gestión de los riesgos laborales de activos
Cerrar
Artículo
BIM o la digitalización de la gestión de los riesgos laborales de activos
Alfonso Cortés Pérez · Antonia Cuevas Murillo
Doctor en técnicas avanzadas en construcción. Director de AC2 · Master internacional BIM Manager en ingeniería civil, infraestructuras y GIS. BIM Manager de AC2
02/11/2020
BIM o la digitalización de la gestión de los riesgos laborales de activos

El concepto industria 4.0, que surge en Alemania hace apenas una década, define la digitalización de procesos productivos buscando la mejora de su eficacia mediante sensores y sistemas de información. Con este nuevo contexto llegan al centro de trabajo tecnologías hasta entonces desconocidas, o no muy usadas, como IoT, cloud computing, big data, robótica, virtualización de procesos, inteligencia artificial, realidad virtual o realidad aumentada.

Estas nuevas herramientas generan un nuevo ecosistema laboral, un cambio radical en los procesos productivos y, por lo tanto, en los métodos de trabajo. Así, si influyen en el trabajo también lo hacen sobre el trabajador, generando nuevos riesgos, pero también eliminando los existentes o minimizándolos.

En el sector de la construcción, este contexto potencia el uso de las herramientas BIM, acrónimo de Building Information Modeling, empleadas en todas las fases de la construcción: proyecto, ejecución, operación y mantenimiento y demolición. El resultado de la aplicación de la metodología BIM es la generación de un modelo digital de la construcción formado por datos geométricos y paramétricos, básicamente una base de datos con una interfaz en 3D.

En el contexto 4.0 la metodología BIM se convierte en un habilitador tecnológico que, entre otros usos, puede emplearse para la gestión digital de los riesgos laborales de un activo a lo largo de su vida útil.


¿QUÉ ES BIM?

Building Information Modeling es una metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de un proyecto de construcción1.

Una de las características más importantes de la metodología BIM es que permite el trabajo colaborativo, es decir, que se desarrolle o use el modelo digital de una construcción por varios profesionales simultáneamente, lo cual mejora la calidad del producto resultante al eliminar errores de diseño debidos a falta de comunicación y/o control entre el equipo. Además, si el modelo está alojado en la nube, el acceso se podrá hacer desde cualquier lugar, abriendo la posibilidad del desarrollo o control de proyectos entre equipos de trabajo multinacionales incluso en modo síncrono.

El resultado final es el diseño de un modelo digital del activo que se va a construir y que se usará en la fase siguiente, la de construcción, adaptando o completando el modelo diseñado inicialmente y mejorándolo, de tal modo que al finalizar la obra el propietario pueda disponer de un modelo digital de su activo que incluya la geometría y los parámetros de explotación, un gemelo digital.

La visualización es una de las características más potentes que aporta un modelo BIM; no requiere conocimientos y experiencia del usuario en el manejo e interpretación de planos, sino que permite la consulta del modelo en 3D. No obstante, es considerablemente más importante el uso de los parámetros de explotación que servirán para optimizar la gestión del activo durante su vida útil.

Estudios realizados en el Reino Unido estiman que la gestión del mantenimiento de edificios con herramientas BIM permite ahorros de hasta un 80% a lo largo de su vida útil. De hecho, el ahorro para promotores que genera el uso de BIM es lo que motivó al Reino Unido a hacer obligatorio su uso en proyectos públicos desde 2016, que la Unión Europea lo recomendase en la Directiva 2014/24/UE sobre Contratación Pública2 o que en 2018 en España se aprobase el Real Decreto 1515/2018, por el que se crea la Comisión Interministerial para la incorporación de la metodología BIM en la contratación pública3.


APLICACIONES DE BIM EN LA GESTIÓN DE RIESGOS LABORALES

Como se ha expuesto, BIM se va a imponer a corto/medio plazo como metodología para la gestión de los procesos de diseño, construcción y operación y mantenimiento de activos. En este contexto la gestión de los riesgos laborales, que es un subproceso de éstos, debe integrarse necesariamente a la metodología BIM utilizando sus propias herramientas. En caso contrario, la prevención de riesgos laborales se convertirá en una disciplina ajena a la evolución de la gestión de los procesos del activo e impedirá la mejora de las condiciones de trabajo, cuando no las empeore. 

En AC2 llevamos desde 2016 trabajando en proyectos de I+D sobre la implementación de la gestión de los riesgos laborales en BIM. Se pueden destacar los siguientes aspectos de la relación entre BIM y la prevención de riesgos laborales:

  • En ningún país existe normativa legal que regule la implantación de la gestión de los riesgos laborales en BIM. 
  • Después de años de implantación obligatoria de BIM en países como Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca o Reino Unido, es destacable el débil abordaje en normas y directrices técnicas de la gestión de los riesgos laborales, con la excepción de la norma británica AS 1192-6:2018, health and safety BIM standard in construction4.
  • En los últimos años hay un incremento exponencial en la publicación de los resultados de trabajos de I+D en revistas científicas sobre BIM y gestión de riesgos laborales, cuyos autores representan a cualquiera de los cinco continentes.
  • Hay noticias de la implementación de BIM en inversiones privadas. Sin embargo, la información pública sobre los resultados de estas experiencias respecto de la gestión de los riesgos laborales es prácticamente nula.

Aplicaciones prácticas

Sobre aplicaciones prácticas a la gestión de riesgos laborales con BIM, cabe destacar el hecho de que el New York City Department of Buildings5 permite la entrega de planes de seguridad 3D con herramientas BIM. Sin embargo, también permite su entrega con herramientas CAD, lo que evidencia que solo utilizan el potencial de visualización, dejando atrás el uso paramétrico.

La parametrización de los riesgos laborales y su integración en el modelo BIM para realizar un análisis de riesgos en la fase de diseño de un proyecto, ajustando el proceso a los requisitos legales establecidos en la normativa española6, es el resultado del proyecto de I+D desarrollado por AC2 que se muestra en la imagen de portada y que nos hizo merecedores del Premio a la actividad investigadora, desarrollo y aplicación de proyectos innovadores en la mejora de la prevención de riesgos laborales en su edición de 2017, otorgado por la Junta de Extremadura.

Otro uso del modelo BIM de un activo relacionado con la seguridad y salud es su empleo para analizar el riesgo de atmósferas explosivas en un centro de trabajo. En la siguiente imagen se muestra una vista del uso del modelo BIM de una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) para realizar el análisis ATEX de la misma.
 

 

Debe tenerse en cuenta que los softwares BIM empleados para el diseño de una construcción tipo edificio (EDAR, planta industrial, edificio, etc.) están mucho más evolucionados que los empleados para el modelado de obras lineales, y que la interoperabilidad entre ellos de momento es muy deficiente. Sin embargo, también es posible implementar el análisis de los riesgos laborales en este tipo de obras, caracterizando los riesgos e integrándolos en el modelo BIM de la misma, como se muestra en la seguiente imagen:
 

 

LA DIGITALIZACIÓN DE LA GESTIÓN DE RIESGOS DE LOS ACTIVOS

La inevitable expansión del uso de la metodología BIM en los procesos de diseño y ejecución de las nuevas construcciones e infraestructuras pondrá a disposición de sus propietarios un importante parque de modelos digitales de los activos con información geométrica y paramétrica.

Como se ha expuesto, es factible caracterizar el riesgo laboral dentro del modelo BIM. Por lo tanto, es posible que la evaluación de riesgos y las medidas preventivas del activo estén integradas en el modelo BIM del mismo y que éste se convierta en la interfaz a través del cual se puedan monitorizar los riesgos para hacerles un control y seguimiento adecuado y al que, además, tengan acceso todos aquellos agentes que el propietario estime convenientes, así como gestores, trabajadores, representantes sindicales, subcontratas o suministradores, entre otros. Todo ello permite cumplir con los requisitos legales correspondientes a la información de riesgos, con los empleados o con terceros en la coordinación de actividades empresariales.

En el modelo BIM es posible recrear, por ejemplo, los ascensores y asociar a éstos su manual de instrucciones, el marcado CE, el personal autorizado para su manipulación, las medidas preventivas, los EPI, etc., lo cual se puede actualizar, cambiar, eliminar o ampliar. Es muy útil disponer del acceso a esa información a través del modelo BIM. Hoy la información para la gestión de la seguridad laboral se organiza en servidores con acceso a través de intranet o de la nube con estructura de árbol de directorios, subdirectorios y ficheros con su correspondiente codificación. Mediante el modelo BIM es posible organizar toda esa información asociándola a los elementos (suelo, muro, ventana, ascensores…), de manera que el modelo se convierte en la interfaz de la gestión. Además, es posible definir listados digitales de chequeo de control o de inspección y asociar los resultados de la inspección al elemento del modelo BIM, como puede ser el ascensor del ejemplo.

Disponer de resultados de inspecciones digitalizados es disponer de datos analizables electrónicamente, lo que abre la puerta al uso del big data y el machine learning en la gestión de riesgos laborales del centro de trabajo para, por ejemplo, caracterizar el riesgo de manera cuantitativa. Este factor supone una mejora ostensible para disponer de un nivel de riesgo muy próximo al real, en lugar de un nivel de riesgo estimado mediante una metodología cualitativa. 

Si en lugar de hacer una toma de datos manual se recurre a la sensorización del activo para la medición de un parámetro crítico, como puede ser la iluminación, la velocidad del viento, el contenido de oxígeno o cualquier otro gas en una zona de trabajo, a través del modelo BIM es posible filtrar la información y representar la peligrosidad en cualquier lugar del modelo, por ejemplo con un código de colores (rojo/peligro, verde/sin peligro). De ese modo, con solo una consulta visual al modelo antes de acceder a una zona de trabajo se puede obtener una información valiosísima para la seguridad de las operaciones.


CONCLUSIONES

Conforme a lo expuesto, es posible que surja la siguiente pregunta: ¿Qué información geométrica y paramétrica del modelo BIM llegará al propietario? Naturalmente, la que desee, la que negocie, la que exija a sus proveedores que le entreguen, en definitiva, la que necesite, y eso debe identificarlo y preverlo antes siquiera de comenzar el diseño e incluirlo en pliegos y contratos. 

El propietario, para disfrutar de la potencialidad que ofrece la metodología BIM en su activo de un modo organizado y sistemático, y para optimizar sus procesos, debe comenzar por identificar los procesos en los que BIM le va a generar valor y cómo lo va a hacer, caracterizar la información que va a requerir en los modelos as built de sus nuevas obras e implantarla en los diseños. Un proceso arduo, pero con justa recompensa, como ya se ha indicado.

Por último, hay que indicar que a través de técnicas como la fotogrametría o el láser escáner es posible digitalizar un activo existente y aprovechar la potencialidad ya expuesta de la metodología BIM, lo que ofrece al propietario del activo la posibilidad de plantearse la integración de BIM, no solo en los proyectos de nuevos activos, sino también en los activos ya existentes.

Nuevas oportunidades, nuevos retos, la industria 4.0 nos expone a cambiar. Tal vez la clave sea acertar cómo, cuándo y con qué tecnología, pero desde luego el error es no hacerlo.


AGRADECIMIENTO

Las soluciones presentadas en este artículo surgen del desarrollo de tres proyectos financiados por la Fundación Prevent a través de las Becas de I+D en prevención de riesgos laborales, a quien queremos agradecer el magnífico trabajo que vienen realizando desde hace años y su implicación en la mejora de las condiciones de trabajo y en la inclusión. 

Documentos relacionados

No hay documentos relacionados

Referencias

Icono referencia 4. PAS 1192-6:2018, Health and Safety BIM standard in construction.
Icono referencia 5. Building Information Modeling Site Safety Submission Guidelines and Standards (BIM MANUAL). (2013). New York City Department of Buildings. Nueva York.
Icono referencia 6. Cortés Pérez, A., Cortés Pérez, J.P., Prieto Muriel, P. (2017). Guía para la integración del subproceso Coordinación de Seguridad y Salud en fase de Diseño en el proceso de elaboración de un Proyecto de Edificación desarrollado con metodología BIM. Cáceres.

McPortletPortalprevencionValoracionView

Like positivo desactivado
Like negativo desactivado